Biografía de Alfredo Di Stéfano

Repasamos la vida profesional de Alfredo Di Stéfano en esta completa biografía. Contiene sus inicios en River Plate y Millonarios, la historia de su fichaje, la tremenda influencia en el Real Madrid de las cinco Copas de Europa, su secuestro, su trayectoria como entrenador...

Reporte Especial: Diego Armando Maradona

Repasamos la carrera del crack argentino. Conoce sus inicios, sus éxitos y sus retos más difíciles a lo largo de su trayectoria profesional.

Villarreal 1-0 Granada: Bruno siempre está ahí


Bruno, de penalti, desniveló la balanza ante el Granada y da al Villarreal tres puntos importantes para afianzarse en la cuarta plaza. El partido tuvo dos partes claramente diferenciadas. La primera, un toma y daca, con un goteo de claras ocasiones en ambas porterías. Areola y Andrés Fernández mantuvieron la puerta a cero. La segunda parte fue más sosa. Tras el descanso salió mejor el Villarreal, que lo aprovechó para ponerse por delante. De ahí al final, con el Villarreal replegado, el Granada no encontró ni espacios ni ocasiones para salvar al menos un punto. El Villarreal refuerza su puesto Champions y se codea con los grandes. El Granada, al borde de los puestos de descenso a la espera de lo que hagan sus rivales.
1- Villarreal CF (4-4-2): Areola; Mario, Musacchio, Víctor Ruiz, Jaume Costa; Jonathan Dos Santos (Castillejo´86), Trigueros, Bruno, Denis Suárez (Nahuel´78); Soldado, Bakambu (Baptistao´73).
0- Granada CF (4-2-3-1): Andrés Fernández; Foulquier, Babin, Lombán, Birarghi; Rubén Pérez (Krhin´77), Fran Rico; Success, Rochina, Robert (Barral´70); El Arabi.

Goles: 1-0 Bruno (p) min.55.

Árbitro: Del Cerro Grande (Comité madrileño). Enseñó la tarjeta amarilla a Jaume Costa (7´), Fran Rico (19´), Lombán (15´), Babin (54´), Mario (85´)

Datos: Encuentro de la jornada 22 de la Liga BBVA 2015/16 disputado en El Madrigal ante 18.000 espectadores.

El Villarreal sigue a lo suyo. Juegue mejor o peor, lo indiscutible es la eficacia de la que hace gala. No destaca por la productiva goleadora, así que lo basa en la solidez defensiva (quinto partido consecutivo de Liga sin encajar en El Madrigal). Las paradas de Areola le sostuvieron en una primera parte, en la que el 'submarino' hizo daño pero se encontró con un gran Granada. El combinado nazarí si juega así se salvará. Mejor en la primera parte que en la segunda, es decir, mejor con espacios para aprovechar la velocidad de sus atacantes, especialmente Success. Defensivamente mejoró, cortando la sangría de goles de los últimos choques. Solo de penalti el Villarreal pudo batirle.
La primera parte fue un constante ida y vuelta. Ni Villarreal ni Granada controlaron la situación. Más bien se descontroló, lo que se tornó en un espectáculo entretenido, ideal para el espectador neutral y sufrido para los aficionados del Villarreal y Granada. A Marcelino y Sandoval tampoco les gustaría este panorama. Los técnicos no son amigos de esta clase de juego. En su plan, el control, ya sea atacando o contragolpeando, ocupa un lugar preferencial.
Pero Villarreal y Granada aparcaron la especulación. Tuvieron la portería entre ceja y ceja, el camino más rápido a consumar sus respectivos objetivos. La primera parte tuvo un buen número de ocasiones. La ausencia de goles, extraña a raíz de las opciones de ambos. Si el marcador no se movió fue en buena medida por el acierto de los porteros. Areola mantuvo a raya a Success y lo mismo Andrés con Soldado. Soldado y Success fueron los más incisivos. Partidazo de Success en la primera parte, arrancando desde la derecha y apareciendo en todas partes. En la derecha desquició con su velocidad y desborde a Jaume Costa, que cometió algún error en la marca que pudo costar caro. Jaume Costa brilló más en tareas ofensivas, con centros y pases en profundidad que aportaron peligro. Mejor Soldado que Bakambu. Bien Denis Suárez y Jonathan, al igual que Rochina y Robert en el Granada.

En cambio, la segunda parte se tornó gris. Fruto de ello hubo escasas ocasiones, al contrario que en la primera mitad. Otra diferencia respecto a los primeros 45 minutos reside en que sí hubo un contendiente que controló. Fue el Villarreal, pese a que el Granada tuvo mayor posesión. Una de las claves para desnivelar la balanza residió en que el Villarreal salió mejor que el Granada tras el descanso. Principalmente destacó su claridad en ataque, lo que se tradujo en peligro para Andrés Fernández. Soldado y Bakambu avisaron. Soldado cabeceó cerca de la portería un centro de Jonathan. Posteriormente Andrés evitó, con un paradón a bocajarro, que el remate de cabeza mordido de Bakambu rompiera la igualdad. El partido se desequilibró a raíz del penalti señalado en el 54´. Babin agarró a Soldado y Del Cerro Grande decretó la pena máxima. Bruno la transformó, sumando su quinto tanto en Liga. Un gol que vale afianzarse en la cuarta plaza. Bruno Soriano lo es todo en el Villarreal. Distribuye, equilibra y golea. Con los años se ha vuelto un todocampista muy completo.
El Villarreal defendió la renta dando un paso atrás: repliegue y contraataque. Le salió bien, ya que Success, El Arabi, Rochina y Barral no encontraron espacios. Barral, que salió en la segunda mitad por Robert,  debutó con la casaca nazarí tras incorporarse esta misma semana a la disciplina nazarí. De esta forma, Sandoval metió a toda la carne en el asador con tal de no irse de vacío, pero ni con esas. El Villarreal rectificó lo de la primera parte y no dio metros para que los veloces atacantes del Granada hicieran de las suyas. Y tampoco el 'submarino' inquietó demasiado a la contra. Después del gol, no se vio ninguna clara ocasión, fruto de que el Granada no encontró la forma de deshacer el repliegue del Villarreal y que el ‘submarino’ arriesgó lo justo, más centrado en defender el 1-0.

Manuel Monfort Marzá
Redactor - MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort 

Nuevo examen para Sandoval. El Villarreal, a reencontrarse con la victoria


Después de dos jornadas sin ganar, el Villarreal busca reencontrarse con la victoria ante el Granada. Los tres puntos son sinónimo de mantener el paso firme a la Champions. El Granada (2 ptos. por encima del descenso) y Sandoval, a dar la campanada en El Madrigal. El técnico, que salvó el cuello ganando al Getafe, necesita sumar en Villarreal para aumentar su crédito.

Villarreal CF (4-4-2): Areola; Mario, Musacchio, Víctor Ruiz, Jaume Costa; Jonathan Dos Santos, Trigueros, Bruno, Denis Suárez; Soldado, Bakambu.

Granada CF (4-2-3-1): Andrés Fernández; Lopes, Babin, Lombán, Foulquier; Fran Rico, Rubén Pérez; Robert, Rochina, Success; El Arabi.

Árbitro: Del Cerro Grande (Comité madrileño).

Datos: Encuentro correspondiente a la jornada 22 de la Liga BBVA 2015/16 disputado en El Madrigal. Retransmitido por Canal + Liga.

De un tiempo a este parte, da la sensación que el Villarreal no controla los partidos. Le cuesta superar al rival, produciéndose una especie de atasco en el fútbol ofensivo. Aunque en el 2-2 ante el Espanyol se mejoró en pegada por los dos goles marcados, la asignatura pendiente no es otra  que mejorar el juego y crear más ocasiones. Pese a ello, la situación en la tabla sigue siendo privilegiada, con esa cuarta plaza de Champions y teniendo a los rivales a una buena distancia. Además, el ‘submarino’ acumula 8 jornadas sin perder (6 victorias y 2 empates).

El Villarreal es consciente de que no hay que bajar el pistón, además de sumar de tres para mantener a raya a los rivales (o distanciarse si estos pinchan). Por supuesto, no se fía del Granada, teniendo en cuenta que más de un equipo de la zona baja le ha dado problemas. Jonathan, Trigueros, Bruno y Denis Suárez tendrán la responsabilidad de la creatividad, parte esencial para recuperar la fluidez. Bruno siempre está. Falta que el resto de mediocampistas recupere el brío. Bakambu y Soldado deberán aprovechar las situaciones de gol. Entre tanto, la solidez defensiva en El Madrigal es un hecho. En los últimos cuatro partidos de Liga en El Madrigal, Areola ha dejado su portería a cero. Seguir sin encajar, fundamental para sumar.

En más de una ocasión, Sandoval ha estado más fuera que dentro del Granada. Hace dos jornadas, tras sufrir una manita ante el Eibar, estuvo cerca de ser destituido. Finalmente, se le mantuvo a expensas del duelo ante el Getafe. El Granada ganó 3-2 y Sandoval salvó el cuello. Ahora llega otra final para el técnico, que dependiendo de lo que acontezca puede salir reforzado o debilitado. No parece El Madrigal el escenario propicio. El Granada cuenta por derrotas sus tres visitas al escenario amarillo en Primera. La escuadra nazarí deberá invertir esta tendencia y, por supuesto, mejorar sus números lejos de Los Cármenes (solo dos triunfos a domicilio). Si lo consigue el premio es más que jugoso: alejarse de los puestos de descenso.

El mayor problema del Granada reside en el agujero que tiene en defensa. Así lo manifiesta el saco de goles acumulado en los últimos choques. Dos tantos le marcó el Getafe, cinco el Eibar, cuatro el Barcelona y siete el Valencia en los dos duelos de Copa. Si el combinado nazarí no corrige sus problemas defensivos, difícilmente saldrá vivo  frente los de Marcelino. Por el contrario, en ataque la situación pinta mejor. Las llegadas en segunda línea de Rochina y la velocidad de Success pueden causarle problemas a Musacchio y Víctor Ruiz. Por su parte, El Arabi repite titularidad en el frente ofensivo. Barral, que se estrena en la convocatoria, tendrá minutos en la segunda mitad. Sandoval no podrá contar por lesión con Peñaranda y Edgar. Este último, titular ante el Getafe, será reemplazado por Robert en la banda derecha del ataque nazarí. No entran en la lista por decisión técnica Jesús Fernández, Neuton, Piti y Mainz. Vuelve Birarghi tras no estar ante el Getafe por acumulación de amonestaciones. 

Manuel Monfort Marzá
Redactor - MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

SD Eibar, la gran revelación de Primera


Aunque desde dentro se vende que la permanencia es el objetivo, por su situación y las sensaciones que desprende, puede optar a cotas más altas. Sexto clasificado, instalado en plaza de Europa League, el Eibar es la gran revelación del presente campeonato de Liga.

Cabe recordar que la temporada pasada, la del debut en Primera, el Eibar descendió a Segunda. Al igual que el presente ejercicio, realizó una gran primera vuelta. Le condenó una nefasta segunda vuelta. ¿Le puede suceder lo mismo? Todo hace indicar que no. Este curso tiene mejor equipo y a nadie se le escapa que lo de la temporada pasada aún está presente para no repetirlo. Evidentemente, un bajón que descienda el rendimiento entra dentro de la lógica. Pero lo de terminar abocado al descenso no es un escenario que se contempla. De hecho, con 33 puntos, con 4 o 5 victorias más la permanencia matemática será una realidad. Luego, a pensar en consumar la machada europea. 

El Eibar se mantuvo en Primera por el descenso administrativo del Elche. El verano fue movidito. Los recursos presentados por el Elche no prosperaron y el Eibar ocupó la plaza del combinado franjiverde. Mientras tanto, Fran Garagarza, el director deportivo, trabajó a destajo y optó por una renovación profunda. El conjunto armero fue el que más fichajes realizó (15) sin tener en cuenta la llegada de Mendilibar. La salida de Garitano fue polémica. El anterior técnico fue el que realizó el milagro (dos ascensos consecutivos de Segunda B a Primera) y por ello, pese a descender, desde el entorno se consideraba que merecía seguir. Pero Alex Aranzabal, el presidente, apostó por José Luis Mendilibar y el tiempo le está dando la razón.

Mendilibar, que ya militó anteriormente en el Eibar y estuvo a punto de subirlo a Primera, está sacando un rendimiento altísimo. Se trata de un técnico que ha evolucionado su idea futbolística. Los valores de Mendilibar (garra y sacrificio) coinciden con los del Eibar y, además, ha añadido el buen trato al balón como seña de identidad. El Eibar si se tiene que cerrar lo hace sin problemas. Replegarse y salir rápido a la contra no le incomoda. Pero lo normal es verle proponer a partir del toque. Salir con el balón jugado desde atrás y buscando la verticalidad para llegar al arco rival. Al tener jugadores con talento, este estilo le está dando sus frutos.

La columna vertebral está compuesta por los fichajes de este verano. El tener el menor presupuesto de la categoría no ha impedido al Eibar acertar. La mayoría han llegado a coste cero. El más caro, Inui, 300.000 euros. Éxito total de Fran Garagarza traer a los Keko, Borja Bastón, Inui, Escalante, Sergi Enrich, Saúl Berjón y Riesgo… Estos jugadores han dado un salto de calidad que se ve reflejado en la actual clasificación. Vamos a desmenuzar el rendimiento colectivo a partir del rendimiento de cada uno de los hombres del once tipo armero.

LOS ONCE JUGONES

Mendilibar suele apostar por un 4-4-2. A veces, 4-2-3-1. En la portería, Asier Riesgo ha sentado a Xabi Irureta. Mendilibar, que ya coincidió con Riesgo en Osasuna, ha optado por la mayor experiencia del meta de Deva para defender la meta armera. Ander Capa ofrece amplitud desde el lateral derecho. Dos Santos es fijo en el centro de la zaga. Ramis o Pantic suelen ser sus acompañantes. El ex del Girona, David Juncà, se muestra como un lateral izquierdo rocoso. El centro del campo y la delantera son lo mejor del Eibar. En el doble pivote, Escalante y Dani García se combinan a la perfección. Escalante es un centrocampista mixto que, aparte de trabajo, da buena salida. Keko es una de las sensaciones de la Liga. Su explosión ha sido tardía, pero esta temporada ha sacado lo que se presuponía de él. Talento y desborde en la banda derecha. En las últimas jornadas, el japonés Inui ha entrado más que Saúl Berjón en la izquierda. Mendilibar se ha decantado por el talento y el golpeo del japonés. Y en punta Borja Bastón y Sergi Enrich, una de las parejas de moda de Primera. Sergi Enrich hace las funciones de segunda punta, mientras que Borja Bastón actúa como punta de lanza. Este último suma 12 goles, demostrando que es una de los delanteros de mayor proyección de nuestro fútbol.

Que el Eibar esté donde esté no es casualidad ni un milagro. Es el resultado de sacarle partido a una buena plantilla compuesta con escasos recursos económicos. El Eibar, además, cuenta con recambios interesantes. Arruabarrena, Luna, Verdi y Adrián González pueden responder perfectamente si falta alguna pieza por lesión o sanción. Por su parte, en el mercado invernal ha llegado un refuerzo de lujo. Jota Peleteiro, el héroe del ascenso a Primera, vuelve a Ipúrua cedido por el Brentford. Más madera para Mendilibar.

El mayor temor, sin embargo, reside en que algún club se lleve a alguna de las piezas clave. Por ejemplo Keko, pretendido por Sevilla, Málaga y la Premier. Todos los clubes de la Premier tienen potencial económico para pagar su cláusula de 10 millones. Por lo tanto, hasta que no se cierre esta ventana del mercado, existe el riesgo de que alguna perla vuele de Ipúrua.

Entre tanto, en Eibar disfrutan y gozan de un equipo que les hace soñar. ¿Europa es posible?

Manuel Monfort Marzá
Redactor - MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

Villarreal y Betis se quedan helados de cara a gol


El Betis arañó un valioso punto de El Madrigal que le permite respirar tras los últimos malos resultados. Aunque sigue sin ganar, el Betis evidenció una clara mejoría e incluso pudo llevarse el partido de haber tenido mayor acierto rematador. El Villarreal se mostró espeso y no sacó a relucir su fútbol, lo que se tradujo en pocas ocasiones más allá del remate al palo de Soldado en el inicio. El 'submarino' sigue cuarto, a 6 puntos del Celta, quinto clasificado. El Betis se queda a 6 puntos del descenso a la espera de lo que hagan sus rivales directos.
0- Villarreal CF (4-4-2): Areola; Mario, Musacchio, Víctor Ruiz, Adrián Marín; Jonathan Dos Santos, Trigueros, Bruno, Denis Suárez (Castillejo´73); Soldado, Bakambu (Baptistao´68).
0- Real Betis Balompié (4-2-3-1): Adán; Piccini (Molinero´83), Pezzela, Bruno, Vargas; Petros, N´Diaye; Kadir, Fabián (Portillo´80), Cejudo; Rubén Castro (Jorge Molina´75).

Goles:

Árbitro: González González (Comité castellano-leonés). Enseñó la tarjeta amarilla a Víctor Ruiz (23´) y Petros (79´).

Datos: Encuentro correspondiente a la jornada 20 de la Liga BBVA 2015/16 disputado en El Madrigal ante 18.000 espectadores. Terreno de juego en perfectas condiciones. Noche muy fría.


Por ocasiones, el partido pudo decantarse de cualquier lado. Por juego, mejor el Betis que el Villarreal. El Betis se mostró cómodo durante muchos minutos, con las líneas adelantadas y encerrando al Villarreal en su propia área. Merino sorprendió con la inclusión de Kadir y Fabián en el once. Los sacrificados, Joaquín y Dani Ceballos (ausencia destacada de la convocatoria por decisión técnica). Kadir y Fabián le dieron la razón al técnico, puesto que cuajaron una buena actuación. Fabián facilitó las transiciones de tres cuartos hacia delante. Kadir creó peligro desde la derecha, de hecho rondó el gol en varias ocasiones. Sin embargo, el más destacado fue Rubén Castro, una pesadilla para Musacchio y Víctor Ruiz. El Betis necesita los goles del delantero canario, que aunque hoy no llegaron da la sensación que llegarán.
La primera parte fue más vistosa que la segunda. Más que nada porque el Villarreal estuvo mejor en los primeros 45 minutos. No realizó un gran partido, pero en esta fase creó más peligro. De hecho, nada más iniciarse el choque, Soldado tuvo la mejor ocasión del Villarreal y del partido. La jugada nació de un excelente pase al hueco de Trigueros a la espalda de los centrales que dejó solo a Soldado ante Adán. El delantero valenciano la cruzó y se encontró con la oposición del palo. En el 23´, Bakambu probó suerte. Remató con la zurda desde la frontal y su remate salió cerca del palo largo. Por parte del Betis, Rubén Castro tuvo la mejor ocasión en el 23´. Aprovechó un grave error de Víctor Ruiz en el pase para plantarse ante Areola. El francés le ganó el mano a mano y salvó a su equipo. También Areola se mostró acertado para evitar que cerca del descanso, Kadir pusiera al Betis en bandeja.

En la segunda parte el Betis intensificó su dominio, excepto en la recta final que apretó el Villarreal y encerró a los de Heliopolis. El Betis, espoleado por Kadir y Rubén Castro, hizo trabajar a la defensa amarilla, que se multiplicó sacando balones. Kadir se sacó de la manga un centro chut desde la derecha que se paseó por el área chica sin encontrar rematador. N´Diaye lo intentó desde larga distancia, su obús se fue alto. El Villarreal de la segunda parte fue como el tiempo, frío. Bruno, Trigueros y Denis Suárez no brillaron, lo que provocó un déficit creativo. Bakambu no se mostró acertado y Soldado, siempre peleón y fajándose con todos, no tuvo fortuna de cara a puerta en ese remate al palo. Adrián Marín fue de lo mejor del Villarreal, creando peligro con sus subidas constantes. De hecho, suya fue la última esperanza del Villarreal. Tras una buena internada, alcanzó la línea de fondo, buscó portería y Adán se la sacó. El Villarreal terminó volcado y el Betis encerrando, dando ya por bueno el punto. Al final, reparto de puntos que no sabe igual.

Punto amargo para el Villarreal, que trunca la racha de seis victorias consecutivas. El Betis respira. Debe mejorar la efectividad, puesto que sigue sin ver puerta. La permanencia pasan por los goles.
Manuel Monfort Marzá
Redactor - MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

El Villarreal completa una primera vuelta de Champions


El Villarreal CF ha cerrado la primera vuelta con la cuarta plaza bien amarrada, dejando a los competidores directos a una distancia considerable.

Cuenta con 8 puntos de colchón respecto a su más inmediato perseguidor, el Celta, quinto clasificado. Más lejos están los demás rivales por la pugna europea: Sevilla (7º clasificado, 10 ptos), Athletic (8º, 11 ptos), Deportivo (9º, 12 ptos) y Valencia (11º, 16 ptos).

El Villarreal ha abierto tal brecha en las últimas jornadas, cuando ha encadenado seis victorias consecutivas ante Rayo Vallecano, Real Madrid, Real Sociedad, Valencia, Deportivo y Sporting. Esta notable racha, unido a los puntos que se han ido dejando los rivales, han colocado al Villarreal en una situación privilegiada.

Dos rachas buenas y una mala

El momento actual del Villarreal se puede equiparar al del inicio de campeonato. Empezó con un empate ante el Betis. Luego encadenó cinco triunfos seguidos (Espanyol, Granada, Athletic, Málaga y Atlético) que desembocaron en un histórico liderato que duró dos jornadas.

Después de esa victoria ante el Atlético que dio el primer puesto, llegó un bache de resultados y juego. En siete jornadas, solo una alegría ante el Sevilla. El resto, cuatro derrotas (Levante, Celta, Barcelona y Getafe) y dos empates (Las Palmas y Eibar).

Los malos presagios fueron olvidados con las consabidas seis victorias consecutivas que han cerrado la primera parte del campeonato. Una primera vuelta con tres rachas. Dos buenas, una al principio y otra al final. Y una mala entre medias. El saldo más que satisfactorio brillante.

Iguala su mejor primera vuelta

Con la victoria al Sporting de la última jornada se alcanzaron los 39 puntos, lo que supone que este Villarreal pase a la historia del club. Los 39 puntos (12 victorias, 3 empates y 4 derrotas) se traducen en la mejor primera vuelta del Villarreal, igualando los 39 puntos de la 2010/11.

Las dos principales puntos fuertes

El buen hacer del Villarreal se ha asentado a partir de dos cimientos: los grandes números en El Madrigal y la solidez defensiva.

25 de los 39 puntos se han cosechado en El Madrigal, lo que deja a las claras el fortín que ha hecho el Villarreal de su propio feudo. 8 de los 10 partidos se han saldado con un 1. Las víctimas: Espanyol, Athletic, Atlético, Sevilla, Rayo, Real Madrid, Valencia y Sporting. Tan solo Celta y Eibar –victoria y empate, respectivamente– han sido capaces de sacar algo positivo.

Destacar el excelente registro del Villarreal como local ante los grandes. En la primera vuelta, excepto el Barcelona, todos han visitado el feudo amarillo y todos han caído. Real Madrid, Atlético, Sevilla, Valencia y Athletic han sido víctimas de El Madrigal. Con un peligroso ataque de verticalidad y un eficiente sistema defensivo, el Villarreal ha superado a estos temibles enemigos.

El sistema defensivo ha sido otro factor diferencial. El Villarreal es el tercero menos goleado de Primera con 16 tantos. Solo le superan Atlético (8 goles en contra) y Barcelona (15). La media de goles en contra por partido no llega a un tanto, lo que facilita sobremanera puntuar.

Marcelino busca y encuentra el equilibrio defensivo-ofensivo. Sin ser un equipo demasiado goleador (1,37 tantos por encuentro), el Villarreal da prioridad a la fiabilidad sin renunciar, claro está, al buen trato al balón. No encajar es casi tan prioritario como marcar.

Sin tiempo para felicitarse por los magníficos números, el Villarreal afronta la segunda vuelta con otras metas en el camino. La más importante, clasificarse para la Champions…

Manuel Monfort Marzá
Redactor - MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

El Villarreal gana al Valencia y despide 2015 en puestos de Champions


El Villarreal se lleva el derbi ante el Valencia y acaba el año cuarto, instalado en Champions. Decidió un golazo de falta de Bruno en la segunda parte. El Valencia, que salió con Alcacer y Negredo juntos, puso el ‘catenaccio’ en una primera parte dominada claramente por el Villarreal. Tras el descanso, se nivelaron las fuerzas. El Valencia estiró las líneas y se fue a por el partido. El gol de Bruno coincidió con los mejores minutos del Valencia. Pero después del gol, el cuadro cheya no generó ocasiones claras y cayó derrotado. El combinado de Gary Neville se queda décimo, a 5 puntos de los puestos de Europa League.
1- Villarreal CF (4-4-2): Areola; Mario, Musacchio, Víctor Ruiz, Adrián Marín; Jonathan Dos Santos (Nahuel´66), Trigueros (Pina´73), Bruno, Denis Suárez; Bakambu (Baptistao´79), Soldado.
0- Valencia CF (5-3-2): Jaume Doménech; Barragán (Santi Mina´69), Vezo, Aderlan Santos, Abdennour, Cancelo; Danilo, Parejo (Fran Villalba´86), André Gomes; Negredo, Paco Alcacer.

Goles: 1-0 Bruno min.63

Árbitro: Álvarez Izquierdo (Comité catalán). Enseñó la tarjeta amarilla a André Gomes (16´), Danilo (44´), Soldado (69´) y Fran Villalba (92´).

Datos: Encuentro de la jornada 17 de la Liga BBVA 2015/16 disputado en El Madrigal ante 20.000 espectadores.
Gary Neville estrenó sistema táctico, un 5-3-2 con Paco Alcacer y Negredo en la delantera. Juntar a ambos delanteros fue la nota más destacada del once blanquinegro. Pero no la única. También destacar la presencia de tres centrales (Vezo, Abdennour y Aderlan Santos), tres mediocentros (Parejo, Danilo y André Gomes), además de los dos carrileros (Barragán en la derecha y Joao Cancelo en la izquierda). El cambio de Neville no tuvo influencia más allá de la estrategia, que fue lo que realmente tuvo influencia. En la primera parte, se vio un Valencia excesivamente reservón. El de la segunda, pese a que caer derrotado, ofreció una versión más acorde a la esperada, llegando y creando opciones de gol.
El Villarreal dominó con claridad la primera parte. Tuvo el balón en sus dominios y atacó buscando abrir el marcador. Dispuso de tres ocasiones no materializadas en las botas de Jonathan, Soldado y Bruno. Fue una primera parte de pocas ocasiones, realmente. Tanto que el Valencia no tuvo ninguna. Replegado demasiado atrás, defendió acumulando hombres detrás. Cuando recuperó y salió, careció de precisión para hacer daño a la contra. Abusó del balón largo buscando a Negredo y Alcacer, que no pudieron cazar ninguna en condiciones. Por su parte, Bruno reinó en el centro del campo y, bien respaldado por Denis Suárez, movió los hilos buscando a los delanteros. Soldado no marcó ante su ex, pero se fajó buscando huecos que no encontró ante los tres centrales valencianistas. Bakambu, por su parte, no tuvo su día.
Tras la reanudación, el Valencia despertó y tuvo la opción de adelantarse. Hay dos claves para explicar la mejoría che: las líneas estuvieron más adelantadas y aumentó la presión en campo contrario. En la primera parte, el Valencia no presionó la salida del Villarreal, por lo que los amarillos alcanzaban con facilidad el campo contrario. Algo que no sucedió en la segunda parte por la mayor presión y presencia arriba del Valencia. En diez minutos, el Valencia tuvo tres ocasiones. André Gomes y Parejo se toparon con Areola. Alcacer, en el primer palo, remató desviado un centro de Barragán. Pero cuando mejor estaba el Valencia y peor el Villarreal, llegó el gol de los de casa. Un golazo de falta de Bruno. En el 63´, el de Artana buscó la escuadra y la encontró ante el júbilo de la grada. En la primera parte, a Bruno una falta ya se le marchó cerca de la escuadra. A la segunda, la intención se hizo realidad y decantó el derbi.
Tras el gol del Villarreal, el partido tuvo sus minutos más emocionantes. Se convirtió en un toma y daca, con ambos equipos buscando el gol. El Valencia siguió siendo protagonista, pero no gozó de la profundidad que sí tuvo tras el descanso. Neville puso toda la carne en el asador dando entrada a Santi Mina, pero ni con esas. El Villarreal, con la ventaja favorable, apostó por el repliegue, cerrando las vías de entrada para el Valencia. Cuando salió a la contra creó peligro en las botas de Denis Suárez. El jugador pretendido por el Barcelona tuvo la sentencia, pero se cruzó con Jaume Doménech. El marcador ya no se movió y el Villarreal acaba 2015 en la cuarta plaza, en puestos de Champions. El Valencia, a 5 puntos de la zona de Europa League, y el próximo domingo recibe al Real Madrid en Mestalla. 

Manuel Monfort Marzá
Redactor - MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

Trigueros y Soldado meten al Villarreal en octavos


El Villarreal no dio opción a la sorpresa y ganó 2-0 al Huesca, remontado el 3-2 en contra de la ida. Trigueros abrió el marcador cerca de la media hora. Soldado, en la recta final, firmó el gol de la tranquilidad poco después de fallar un penalti. Whalley, el portero oscense, cuajó destacada actuación y sujetó al Huesca, que dispuso de alguna opción de meterse en la eliminatoria. No consiguió dar la campanada y ya podrá centrarse en lo suyo, salvar la categoría. El Villarreal ya espera rival en el bombo de octavos.

2- Villarreal CF (4-4-2): Barbosa; Rukavina, Musacchio (Víctor Ruiz´79), Pablo Iñiguez, Adrián Marín; Nahuel (Denis Suárez´66), Rodri, Trigueros, Castillejo; Samu, Bakambu (Soldado´60).
0- SD Huesca (5-4-1): Whalley; Aythami, Iñigo López, Jesús, Carlos David, Morillas; Tyronne, Manolo Sánchez (Samu Saiz´77), Ros, Carlos Calvo (Figueroa´46); Moya.

Goles: 1-0 Trigueros min.27, 2-0 Soldado min.78

Árbitro: De Burgos Bengoetxea (Comité vasco). Enseñó la tarjeta amarilla a Morillas (63´).

Datos: Encuentro de vuelta de dieciseisavos de final de la Copa del Rey disputado en El Madrigal ante 11.000 espectadores. Terreno de juego en perfectas condiciones. Se guardó un minuto de silencio en memoria de los dos policías españoles fallecidos en Afganistán.

Como es previsible en este tipo de partidos, Marcelino tiró de bastantes rotaciones en el once. El técnico asturiano le dio la titularidad a Pablo Iñiguez, Adrián Marín y Rodri, del filial. Los tres cumplieron bien. También entraron los menos habituales (Rukavina, Nahuel, Castillejo y Samu) del primer equipo dispuestos a reivindicarse. El mejor parado Nahuel, el más destacado del Villarreal hoy junto a Trigueros y Soldado. Los 'samus' siguen sin ubicarse. Especialmente, Samu García. 

Como era de esperar, el Villarreal controló con claridad el partido. En la primera mitad, el Villarreal optó por cocer a fuego lento, sin prisa pero sin pausa. El Huesca, con una defensa compuesta por cinco hombres, defendió atrás, dando prioridad a neutralizar ofensivamente al Villarreal. La primera parte fue de poco ritmo y contadas ocasiones. El Huesca lo intentó desde larga distancia sin puntería. Los disparos de Tyronne y Manolo Sánchez se fueron arriba. Por parte del Villarreal, Nahuel dio el primer aviso en el 10´. Whalley evitó el gol en una buena demostración de reflejos. A la siguiente ocasión, llegó el 1-0. Vino precedido de una doble ocasión, neutralizada entre el palo y Whalley. Trigueros, desde fuera del área, remató y, tras tocar en Iñigo López, descolocó a Whalley y el balón acabó entrando. Trigueros no solo marcó y asistió, también lideró el centro del campo. Una actuación completa. 

Si la primera parte pecó de aburrida, la segunda fue otra cosa a raíz de que ambos equipos fueron a buscar la eliminatoria. Cada uno con sus respectivas armas; el Villarreal, con posesión e iniciativa, el Huesca, con contraataque y juego directo. Tras el descanso, Anquela ya hizo una declaración de intenciones de que quería la eliminatoria. Quitó a un medio, Carlos Calvo, y dio entrada a Figueroa, un punta, por lo que el Huesca pasó a jugar con dos delanteros (Moya y Figueroa). Pese a ello, el Villarreal pudo ponerse 2-0 nada más iniciarse el segundo tiempo. Nahuel disparó a la escuadra y Whalley, con una gran parada, evitó el tanto del hispano-argentino por segunda vez. Pese a que siguió dominando el Villarreal, el Huesca contraatacó con mayor peligro al subir con más efectivos. Tyronne lideró las contras oscenses y mostró su calidad, exhibiendo regate y visión de juego. Una internada de Tyrone desde la izquierda finalizó con un remate de Aythami que salió paseándose por el largo de la meta defendida por Barbosa.

Los siguientes minutos fueron del Villarreal, los mejores del ‘submarino’ durante del partido. Imprimiendo un ritmo alto, disfrutó de buenas ocasiones, casi todas en las botas de Soldado. Soldado, que entró por Bakambu en el segundo tiempo, dispuso de un penalti por manos de Morillas. El ariete valenciano lo falló, estrellándose su disparo en el larguero. Acto seguido, Whalley (gran actuación del portero del Huesca) evitó el tanto de Soldado. A la tercera llegó la vencida. Denis Suárez habilitó a Trigueros y este dejó solo a Soldado ante Whalley, que esta vez no perdonó y puso el segundo, un gol que le daba al Villarreal la tranquilidad de sentirse clasificado. En el gol, el Huesca reclamó fuera de juego de Soldado. El linier no lo apreció como tal. Justo antes del gol de Soldado, Iñigo Ros desperdició la mejor ocasión del Huesca, rematando alto posición franca para marcar. El partido ya no tuvo historia y el Villarreal eliminó al Huesca de la Copa.

Manuel Monfort Marzá
Redactor - MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

Soldado aleja al Real Madrid de la Liga


Un gran Villarreal superó al Real Madrid, que cayó derrotado en El Madrigal y se aleja de la Liga, quedándose a 5 puntos de Barcelona y Atlético. El Villarreal completó un gran partido. En la primera parte tuvo el control y las mejores ocasiones. Soldado firmó el único tanto en el 8´. El Real Madrid realizó una penosa primera parte. Sin profundidad, no generó prácticamente ocasiones claras. Eso cambió en la segunda parte, dominada con claridad por los merengues. Pero no fue el día de la BBC de cara a puerta y los tres puntos se quedaron en casa, dejando al Villarreal a tiro de la Champions.

1- Villarreal CF (4-4-2): Areola; Eric Bailly (Rukavina´84), Musacchio, Víctor Ruiz, Jaume Costa; Jonathan Dos Santos, Trigueros (Pina´93), Bruno, Denis Suárez; Soldado (Nahuel´82), Bakambu.
0- Real Madrid CF (4-2-3-1): Keylor Navas; Danilo, Pepe, Sergio Ramos, Marcelo (Jesé´89); Modric (Isco´78), Casemiro (Kovacic´78); James, Bale, Cristiano Ronaldo; Benzema.

Goles: 1-0 Soldado min.8

Árbitro: Undiano Mallenco (Comité navarro). Enseñó la tarjeta amarilla a Marcelo (30´), Sergio Ramos (65´), Bailly (70´) y Denis Suárez (87´).

Datos: Encuentro de la jornada 15 de la Liga BBVA 2015/16 disputado en El Madrigal ante 23.000 espectadores. Terreno de juego en perfectas condiciones.

El único tanto se marcó pronto y fue por una clara consecuencia: el Villarreal salió enchufadísimo y el Real Madrid, a verlas venir. Mientras que el conjunto blanco sesteaba, el Villarreal salió imprimiendo una alta intensidad, encerrando a los de Rafa Benítez y creando claras opciones para adelantarse. Jonathan Dos Santos avisó en el minuto 3 con un magnifico disparo cruzado desde el vértice derecho. El poste evitó el tanto del mexicano. El submarino no paró hasta marcar y lo consiguió por medio de Soldado. El 1-0 vino precedido de una perdida de Modric ante Bruno. El de Artana se la cedió a Bakambu y este a Soldado que batió a Keylor por debajo de las piernas.

Repaso del Villarreal en la primera parte

Con el gol en la saca, el Villarreal jugó con cabeza. Cedió terreno y, cuando recuperó, creó peligro trenzando preciosas jugadas de toque. Con Modric ahogado, el Real Madrid no tuvo profundidad. Tuvo tan poca que no generó prácticamente ninguna ocasión clara en la primera parte, más allá de un remate desviado de Bale. Bagaje paupérrimo para un combinado con tal potencial ofensivo en sus filas. El Real Madrid, en la primera parte, fue el del 0-4; sin intensidad, ideas ni fútbol. Bruno y Trigueros, apoyados por Denis y Jonathan, mandaron en el centro del campo. Bailly, de lateral derecho, se fajó con todo el que se le puso por delante. Prueba de ello es que terminó sustituido y dolorido. Es lo que les pasa a los 'pit-bulls', esos jugadores tan básicos como necesarios. Destacar también el partido de Bakambu. Su punta de velocidad le permitió ganar la partida a Ramos y Pepe. Tuvo la sentencia en dos buenas ocasiones, pero no obtuvo la recompensa. Hubiera sido la guinda para la gran primera parte del Villarreal. El Real Madrid pudo irse al descanso con una mayor desventaja.

Dominio sin goles del Real Madrid

El conjunto blanco perdió 45 minutos preciosos. Acechar la cabeza pasaba por remontar y ganar en El Madrigal. Tomó nota en el descanso y salió en la segunda parte con otra cara. Al menos, en los primeros diez minutos, los mejores del conjunto blanco ante el Villarreal. Modric y James se reactivaron, lo que se tradujo en claras ocasiones para la BBC. Benzema erró tres goles de los que no suele fallar. Cristiano y Bale se toparon con Areola. Cristiano no estuvo cómodo y se notó. Mejor Benzema y también Bale, que hizo un papel solidario, más asistente que rematador. Por su parte, el Villarreal sufrió de lo lindo en la segunda parte, encerrado y defendiendo como gato panza arriba la valiosa renta favorable. Pero no solo se dedicó a nadar y guardar la ropa. Cuando salió creó peligro. Soldado y Bakambu tuvieron sus opciones. Keylor Navas las atajó, dispuesto a no encajar otro gol que ya hubiera puesto el partido imposible para su equipo tal y como estaban las cosas.

El control del Real Madrid en la segunda parte fue incontestable. Aunque no fue como esa avalancha de los primeros compases del primer tiempo. Insistió siempre desde la misma modalidad, colgar balones al área desde las bandas. Los centros de James y Marcelo no dieron los frutos deseados. Bailly, Musacchio, Víctor Ruiz y Jaume Costa se multiplicaron sacando agua. Rafa Benítez no estuvo lucido. Reaccionó tarde con los cambios. Sacó al faro, Modric, y terminó poniendo a Bale ¡de lateral izquierdo! Con Modric en el banco y Bale alejado del área, el Real Madrid terminó naufragando y no precisamente nadando para morir en la orilla. Con sufrimiento, sudor y pundonor, el Villarreal acabó haciendo la renta buena y el Real Madrid terminó desolado, consciente de la oportunidad desaprovechada tras el empate del Barcelona ante el Deportivo. Será una semana difícil para los de Benítez, sin Copa del Rey y terceros, a 5 puntos de Barcelona y Atlético. El Villarreal se reafirma en la quinta plaza y se queda a punto de la cuarta plaza de Champions que ocupa el Celta de Vigo.

Manuel Monfort Marzá
Redactor - MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort



Bakambu alivia al Villarreal


Victoria necesaria del Villarreal sobre el Rayo Vallecano con remontada incluida. Se adelantó el conjunto franjirrojo cerca del descanso, mediante un golazo de Jozabed por la escuadra. En la primera parte, el Villarreal tuvo el control, pero falló las claras ocasiones que tuvo. Se rehizo de ello y no perdonó en la segunda mitad. Un doblete de Bakambu permitió dejar atrás la mala racha de resultados. El Rayo, que dominó en la segunda parte, pudo sentenciar antes de llegar el empate mediante un cabezazo de Llorente que sacó Areola. El Rayo se queda decimosexto, a 3 puntos del descenso. El 'submarino amarillo' sube a la quinta plaza, a 1 punto de los puestos de Champions.
2- Villarreal CF (4-4-2): Areola; Jaume Costa (Castillejo´46), Eric Bailly, Víctor Ruiz, Adrián Marín; Jonathan Dos Santos (Musacchio´78), Pina (Trigueros´46), Bruno, Denis Suárez; Soldado, Bakambu.
1- Rayo Vallecano (4-2-3-1): Yoel; Tito, Zé Castro, Llorente, Quini; Baena, Jozabed; Ebert (Embarba´20), Pablo Hernández (Miku´74), Bebé (Manucho´82); Javi Guerra.

Goles: 0-1 Jozabed min.41, 1-1 Bakambu min.69, 2-1 Bakambu min.86

Árbitro: Estrada Fernández (Comité catalán). Enseñó la tarjeta amarilla a Baena (33´), Jonathan Dos Santos (35´), Zé Castro (60´), Miku (80´) y Quini (88´).

Datos: Encuentro de la jornada 14 de la Liga BBVA 2015/16 disputado en El Madrigal ante 19.000 espectadores. Terreno de juego en perfectas condiciones. 

El Rayo Vallecano se fue al descanso con ventaja gracias a un golazo de Jozabed en el 41´. El tanto nació de un saque de banda largo desde la izquierda que pilló despistada a la defensa local. Jozabed, desde la frontal, la cruzó magistralmente por la escuadra, haciendo inútil la estirada de Areola. Fue prácticamente la ocasión más clara del Rayo, que si bien tuvo algunos acercamientos más, ninguno como tan claro como el del gol. El Rayo empezó discutiendo la manija al Villarreal. Con el paso de los minutos, se replegó y le cedió la iniciativa al ‘submarino’. El combinado franjirrojo mostró un buen nivel defensivo y concedió pocas ocasiones. Llorente, como viene siendo habitual, cuajó un buen partido en el eje de la zaga, demostrando porque es una de las revelaciones de la presente temporada. 

Pese a ganar, el Villarreal no brilló en el juego. Lo importante era sacar los tres puntos, pero debe de mejorar el juego. Tampoco ayuda que sigan cayendo lesionados. Esta vez fueron dos, Jonathan y Jaume Costa. Lo del mexicano se quedó solo en un susto, el lateral izquierdo con una fuerte sobrecarga sí es más grave. Peor parado salió Ebert, del Rayo, que se retiró aquejado con una rotura del tendón de Aquiles (suele ser de 6 a 8 meses de baja). Volviendo al partido, al Villarreal se le denotó inseguridad, así como un ritmo lento y poca profundidad. Pero aún sin jugar al nivel esperado, dispuso de buenas opciones de gol en la primera parte como para haberse ido al descanso con otro resultado. Soldado remató alto desde la frontal, mientras que Yoel sacó una mano providencial ante Bakambu. Los delanteros del Villarreal no tuvieron el punto de mira afinado en la primera parte. En la segunda fue bien distinto. 
Tras el descanso, Marcelino realizó una doble sustitución. Trigueros salió por Pina y Castillejo por el lesionado Jaume Costa. Se esperaba con ello una reacción por parte del Villarreal. Pero ocurrió justo lo contrario. El Rayo estiró líneas y se fue arriba dispuesto a sentenciar. Por poco lo consigue. Víctor Ruiz sacó en línea de gol un centro de Embarba que se envenenó tras rechazarlo Areola hacia atrás. Acto seguido, el meta francés evitó el 0-2. Llorente cabeceo en el primer palo un corner y Areola, haciendo gala de reflejos, salvó los muebles. El control del Rayo en los primeros compases de la segunda parte fue indiscutible, aunque no se correspondió con el segundo tanto, lo que le hubiera dejado con el botín de los tres puntos. El Villarreal se recuperó del empuje del Rayo una vez superó la fuerte presión de los de Paco Jémez. A partir de ahí, se reencontró con la posesión y ganó metros. Esta vez sí, la próxima ocasión clara terminó al fondo de las mallas. La materializó Bakambu, al que asistió Soldado dejándolo solo ante Yoel. El franco-congoleño no perdonó y dio esperanzas de remontada.

El Rayo no se conformó con el empate. Quería más con tal de alejarse del descenso. Se volvió a hacer con la posesión y buscó la portería de Areola, dispuesto a volver a ponerse por delante. El Villarreal se replegó y apostó por el contraataque como vía para firmar la remontada. Según lo acontecido en esta fase del duelo, parecía que reinaría el empate al final del choque. El Rayo dominaba, pero no llegaba claro. El Villarreal estaba cerrado, pero no concretaba peligro a la contra. Entonces, entre Denis Suárez y Bakambu rompieron los pronósticos. Denis asistió desde la derecha y Bakambu, en el primer palo, superó la marca de la zaga y batió a Yoel por segunda vez. Finalmente, se rubricó la remontada que llegó en el 86´. El segundo gol de Bakambu cayó como agua del cielo. Llegó cuando el Villarreal no estaba bien y supuso tres puntos importantísimos para la recuperación y, lo más importante, en la lucha por Europa. El Rayo lo intentó hasta el final, jugó un buen partido, pero no se correspondió con un mejor resultado. Cuando tuvo la sentencia, Llorente se topó con Areola. Dejó con vida al Villarreal que no perdonó en sus dos ocasiones claras del segundo tiempo. El Villarreal se reafirma en Europa, mientras que el Rayo se queda cerca de los puestos fatídicos. 

Manuel Monfort Marzá
Redactor - MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort



Bruno pone líder al Villarreal


El Villarreal, ya clasificado antes de jugar por la derrota del Viktoria Plzen, ganó al Rapid de Viena y se sitúa líder (empatado a puntos con el Rapid) a falta de una jornada para el final de la fase de grupos de la Europa League. Después de una mala primera parte, el Villarreal se rehizo y mereció el triunfo. Tuvo ocasiones claras, pero no fue hasta la recta final cuando Bruno estableció el definitivo 1-0. Después del gol, el Rapid de Viena pudo empatar y el Villarreal sentenciar, pero el electrónico ya no se movió. El ‘submarino amarillo’ ha conseguido lo que quería, colocarse primero. Ahora le tocará defender la renta ante el Viktoria Plzen.

1- Villarreal CF (4-4-2): Barbosa; Rukavina, Mario, Víctor Ruiz, Jaume Costa; Castillejo (Nahuel´83), Jonathan Dos Santos (Trigueros´73), Bruno, Denis Suárez; Soldado, Bakambu (Samu García´51).
0- SK Rapid de Viena (4-2-3-1): Novota (Strebinger´60); Pavelic, Sonnleitner, Dibon (Hofmann´5), Stangl; Petsos, Schwab; Schobesberger, Hofmann, Kainz; Prosenik (Jelic´86).

Goles: 1-0 Bruno min.78.

Árbitro: Pawel Raczkowski (Polonia). Enseñó la tarjeta amarilla a Jaume Costa (21´), Hofmann (47´), Sonnleitner (67´), Bruno (84´) y Vïctor Ruiz (95´).

Datos: Encuentro de la quinta jornada de la fase de grupos de la UEFA Europa League disputado en El Madrigal ante 17.000 espectadores. Terreno de juego en perfectas condiciones.

En los primeros compases, el Villarreal se hizo con el balón y encerró al conjunto austriaco. El ‘submarino’, sin embargo, no rubricó sus acercamientos en ocasiones claras. El Rapid de Viena aguantó la embestida inicial y, poco a poco, ganó terreno hasta hacerse con la batuta. Avisó con dos acercamientos de Hofmann y Kainz que se toparon con las intervenciones de Mariano Barbosa. El buen inicio del Villarreal fue un espejismo de acuerdo a lo que vino después, un ‘submarino’ flojo y sin ideas. No presionó arriba, abusó del repliegue y le faltó intensidad. De peligro, tan solo un buen remate de Bakambu al final del primer tiempo que salió fuera por poco. El Rapid de Viena jugó demasiado cómodo y dominó, aunque sin morder. Fue una primera parte de pobre bagaje en cuanto a ocasiones, reflejo de los pocos méritos ofensivos. 

Mejor en la segunda parte

El Villarreal no podía ofrecer esa cara si quería el primer puesto. Eso entendió en la caseta, ya que tras el descanso salió con otro aire bien distinto. Una versión mejorada, plasmada en un dominio claro y sin especular como hiciera anteriormente. El Rapid de Viena se vio obligado a encerrarse ante el mayor empuje del Villarreal, buscando el juego directo como vía para cazar alguna contra que pillase desprevenida la espalda de la defensa amarilla. Con Bakambu sustituido por molestias físicas, Soldado se echó el equipo a sus espaldas. El delantero valenciano fue el que más leña echó al fuego. Tuvo dos ocasiones claras: en una remató alto por poco y en la otra la madera evitó el gol. También Samu García, que salió por Bakambu, hizo el intento de echar abajo la puerta austriaca, pero no tuvo en éxito con un remate ligeramente cruzado. Samu se mostró incisivo que no efectivo de cara a gol. 

Bruno acabó con el Rapid

El gol tardó, pero al final cayó por inercia. Llegó en el 78´ mediante un corner. Lo botó Denis Suárez y Bruno lo finiquitó. El capitán puso al ‘submarino’ en el rumbo correcto. Lo más difícil había llegado, pero los tres puntos no estaban ni mucho menos asegurados. Ese tanto enfureció a un Rapid de Viena que veía el empate como un manjar en el que bañarse. El Rapid, dormido ofensivamente en la segunda parte, despertó con una clarísima ocasión que hizo temblar a El Madrigal. Stangl recibió en una posición franca para marcar e, incomprensiblemente, remató desviado. También Stangl tuvo otra opción en la última jugada del partido, una falta lateral. El jugador austriaco remató de cabeza, demasiado centrado, sin problemas para Barbosa. Se salvó el Villarreal que, jugando al contraataque tras el gol, también dispuso de claras opciones para sentenciar. Todas en las botas de Samu García. La más clara, un mano a mano en el que Strebinger le ganó la partida. Eligió el lucimiento personal, queriendo el gol. Regateó al portero, que le quitó el balón, y tenía a Soldado solo esperando el pase para matar el partido. Al final no hubo que lamentar esta ocasión.

El Villarreal desbancó al Rapid y acaba con su imbatibilidad en esta fase de grupos. Ahora tocará jugarse el primer puesto en la República Checa, ante el Viktoria Plzen que ya está eliminado. El Rapid de Viena recibirá en casa al Dinamo de Minsk, también ya fuera de la competición.

Manuel Monfort Marzá
Redactor - MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

Villarreal 1-1 Eibar: Partidazo y reparto de puntos


Villarreal y Eibar ofrecieron un partido tremendo, un correcalles con ocasiones claras en ambas porterías. El partido terminó en tablas, aunque bien pudo ser para cualquiera. El Villarreal empezó bien, dominando. Acusó el gol de Sergi Enrich en el 27´. Una vez se sobrepuso, reaccionó con rabia y el partido se volvió loco. Hubo lesiones, penaltis, expulsiones, intercambio de golpes. De todo un poco. Que el Villarreal no fuera capaz de ganar no se puede achacar a que estuviera mal. Cierto es que durante fases del partido estuvo apagado, pero en fase ofensiva fabricó ocasiones de sobra. Algo que también hizo un gran Eibar. El conjunto armero no se cerró ni mucho menos. Supo sufrir en labores de repliegue y se soltó en ataque. Parecía que los tres puntos iban a volar a Eibar. Jaume Costa lo impidió a cinco minutos del final, con un tanto que permitió al Villarreal rascar un punto en un duelo en el que ambos buscaron la victoria. Al final, el punto le permite al ‘submarino’ ser cuarto. El Eibar se queda sexto, un punto por detrás del Villarreal.

1- Villarreal CF (4-4-2): Areola; Mario, Eric Bailly (Bonera´34), Víctor Ruiz, Jaume Costa; Castillejo, Trigueros (Jonathan Dos Santos´54), Bruno, Denis Suárez; Soldado, Bakambu (Samu García´63).
1- SD Eibar (4-4-2): Riesgo; Ekiza, Pantic, Dos Santos, Juncá; Keko, Escalante, Dani García, Saúl Berjón; Sergi Enrich, Borja Bastón.

Goles: 0-1 Sergi Enrich min.27, 1-1 Jaume Costa min.85

Árbitro: Prieto Iglesias (Comité navarro). Expulsó a Keko por doble amonestación (74´ y 76´). Enseñó la tarjeta amarilla a Jaume Costa (41´), Soldado (43´), Dani García (94´).

Datos: Encuentro de la jornada 12 de la Liga BBVA 2015/16 disputado en El Madrigal ante 19.000 espectadores. Sentido minuto de silencio por los atentados de Francia, sonando el himno nacional francés, ‘la marsellesa’.

El buen inicio del Villarreal hacía presagiar un guión más previsible, con el Villarreal llevando la iniciativa y el Eibar contraatacando. Bruno, Trigueros, Denis Suárez y Castillejo empezaron a funcionar. Conectaron bien con Soldado y Bakambu. Este último se mostró como el más incisivo en el inicio del choque. De hecho, suya fue la primera ocasión clara del Villarreal fruto de una bella jugada colectiva. Bruno, tras deshacerse de Saúl Berjón con un precioso sombrero, la puso al corazón del área. Soldado se hizo con el cuero y rompió la marca de los centrales con un pase al hueco para Bakambu. Cédric, solo ante Riesgo, la mandó desviada. Con el paso de los minutos el Villarreal se durmió, lo que propició que el Eibar se adueñara de la situación. El conjunto armero, que ya dispuso de alguna ocasión previamente, no perdonó en el 27´.  Sergi Enrich finalizó una buena jugada iniciada en la banda derecha para poner por delante al combinado de Mendilibar en El Madrigal. Crucial fue el pase de Borja Bastón, con el que rompió a la defensa del Villarreal para dejar a Borja Bastón en una posición franca para el remate.

El gol dejó tocado al ‘submarino’ y el Eibar estuvo cerca de aprovecharlo. Acto seguido del 0-1, un derechazo de Keko desde fuera del área rozó el larguero de la meta de Areola. En esta fase llegó, además, la lesión de Bailly. El central de Costa de Marfil chocó cabeza con cabeza con Sergi Enrich en un pugna área y tuvo que ser retirado en camilla. Le reemplazó Bonera. El Eibar, viendo que el Villarreal estaba tocado, siguió a la carga y dispuso de una ocasión inmejorable para el 0-2. Un penalti cometido por Jaume Costa sobre Borja Bastón. Areola salvó al Villarreal. Le adivinó la intención a Dani García en el lanzamiento de la pena máxima y dejó la desventaja en mínima. A raíz de ello, el Villarreal se reactivó y asedió sin cuartel al Eibar. Riesgo salvó una ocasión clarísima de Soldado. Pantic sacó bajo palos un remate de cabeza de Víctor Ruiz. Antes de irse al descanso se pidió un penalti de Pantic sobre Soldado que no fue tal. Así terminó una primera parte movidita. En definitiva, una primera mitad mayúscula.

La reanudación empezó tal y como terminó la primera parte, con el Villarreal poniendo el cerco sobre la meta armera. Denis Suárez y Bruno dispusieron de dos buenas ocasiones, pero ambos no estuvieron atinados en la finalización. El conjunto armero se rehizo del dominio del Villarreal y, a base de hacerse con el balón, volvió a llevar la situación a su favor. Hubo otra circunstancia que le vino de cara. Otra lesión en el Villarreal. Esta vez de Bonera, que salió en la primera mitad por el también lesionado Bailly. La lesión del central italiano se produjo con los tres cambios ya realizados, por lo que el Villarreal jugó con diez el último cuarto. El Villarreal acusó la inferioridad y no fue capaz de poner en aprietos al Eibar. El combinado armero controló la situación y buscó la tranquilidad con el segundo. Saúl Berjón y Borja Bastón lo tuvieron, pero Areola lo evitó. Tanto Areola como Riesgo estuvieron muy acertados.

No parecía que el Villarreal fuera a reaccionar. Sin embargo, Keko le dio un hilo de esperanza. En dos minutos, vio dos amarillas, dejando con diez al Eibar, por lo que las fuerzas se igualaron. El Villarreal, con más corazón que cabeza, acusando también el esfuerzo físico, realizó el último intento con tal de no irse de vacío. El premio tardó, pero llegó. A cinco minutos del final, Jaume Costa la pegó al poste ante la salida de Riesgo. Castillejo le asistió con un buen pase al espacio que superó a la retaguardia vasca. Jaume Costa se equivocó cometiendo un penalti absurdo. Lo compensó con el tanto del empate. El Villarreal, lejos de conformarse con el empate, puso toda la carne en el asador, deseando alcanzar la remontada. El Eibar defendió como gato panza arriba y, al final, se fue con un punto. De haber mantenido ese 0-1 se hubiera instalado en Champions, algo que consiguió el Villarreal tras lograr empatar. 

Manuel Monfort Marzá
Redactor - MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

El Villarreal aleja al Sevilla


El Villarreal logró más que una victoria. Derrocó a la bestia negra de la pasada temporada, recuperó las buenas sensaciones dejando atrás una mala racha de tres partidos sin ganar. Y lo más importante, se afianza en Europa y deja al Sevilla a 8 puntos. Quitando el último cuarto, el 'submarino' fue superior y lo plasmó con una ventaja de 2-0 (goles de Mario y Bakambu) que parecería dejar el partido sentenciado. Pero con el gol de Llorente apareció el orgullo del Sevilla que, jugando con diez por la lesión de Gameiro, pudo empatar. 

2- Villarreal CF (4-4-2): Areola; Mario, Eric Bailly (Bonera´82), Víctor Ruiz, Jaume Costa; Jonathan Dos Santos, Trigueros (Pina´64), Bruno, Denis Suárez; Soldado, Bakambu (Nahuel´72).
1- Sevilla FC (4-2-3-1): Sergio Rico; Coke (Mariano´60), Kolo, Rami, Trémoulinas; Krychowiak, Krohn-Dehli (N´Zonzi´60); Vitolo, Iborra (Llorente´69), Konoplyanka; Gameiro.

Goles: 1-0 Mario min.25, 2-0 Bakambu min.60, 2-1 Llorente min.75.

Árbitro: Sánchez Martínez (Comité murciano). Enseñó la tarjeta amarilla a Bailly (10´), Iborra (29´), Bakambu (32´), Soldado (50´), Rami (62´), Jaume Costa (86´), Konoplyanka (88´) y Jaume Costa (89´).

Datos: Encuentro correspondiente a la jornada 10 de la Liga BBVA 2015/16 disputado en El Madrigal ante 21.000 espectadores.

El Villarreal tuvo un arranque prometedor, mandando con claridad y llegando con peligro sobre las inmediaciones del área sevillista. Bruno buscó el gol en el primer minuto con un remate cruzado al que respondió Sergio Rico. El Sevilla lo pasó mal en los primeros minutos, dominado, y con problemas para salir desde atrás. Una vez superó la fuerte presión del Villarreal, tuvo una pequeña tregua que le permitió respirar y ganar terreno. Avisó en una de las modalidades que mejor se le dan, el balón parado. Krohn-Dehli botó con criterio una falta al corazón del área. Falló Krychowiak al conectar el remate, muy arriba de la portería amarilla. Esta acción fue la única de peligro en la primera parte de un Sevilla que pecó, sobre todo, de profundidad. La lesión de Banega, el mayor generador de fútbol hispalense, que además estaba en un gran momento, supuso un déficit a la hora de encontrar pases precisos para Gameiro, Vitolo y Konoplyanka.

Mario y Bakambu hicieron justicia a la superioridad del Villarreal

En el ecuador del primer tiempo, llegó el segundo arreón del Villarreal. Esta vez, eso sí, traducido con premio. Llegó en un corner botado por Denis Suárez y materializado por Mario. El lateral derecho internacional le robó la cartera a la zaga hispalense en un toma y daca en el área chica. Encontró una optima posición para el remate y la cruzó al palo largo, haciendo inútil la estirada de Sergio Rico. Antes del 1-0, Bakambu y el propio Mario ya avisaron, pero no estuvieron atinados en sendos remates. A partir del gol, el Villarreal se replegó, haciéndose fuerte atrás tratando de dejar la portería a cero. El Sevilla dio un pase adelante, tuvo mayor posesión, pero fue totalmente estática. Gameiro estuvo desasistido y Konoplyanka, desaparecido, lo que mermó al Sevilla considerablemente. El doble pivote Krohn-Dehli y Krychowiak va sobrado de consistencia, pero no de clarividencia. Iborra, en posición más adelantada, no tuvo tampoco su día y no aportó llegada. 

En la segunda parte, más de lo mismo. El Villarreal siguió controlando la situación. Primero replegado, impidiendo que el Sevilla encontrase huecos con los que generar ocasiones. El Sevilla reclamó un penalti de Víctor Ruiz sobre Gameiro, pero Sánchez Martínez no señaló nada. Posteriormente, cuando el ‘submarino’ se estiró, llegó el segundo tanto en el 61´. Mario aprovechó un pase al espacio para ganar la espalda de Trémoulinas, la puso al segundo palo, donde Denis Suárez se la sirvió en bandeja a Bakambu. El ‘cocodrilo’ definió con un disparo potente que superó a Sergio Rico.

El Sevilla reaccionó demasiado tarde

Emery, viendo que la zona de Champions se le escapaba, movió banquillo. Entraron N´Zonzi, Mariano y Llorente. Este último, que salió en la recta final por Iborra, mejoró considerablemente al Sevilla. Aportó llegada y, sobre todo, creó mucho peligro en el juego aéreo. De hecho, suyo fue el gol del Sevilla, de cabeza, aprovechando un centro de Konoplyanka desde la izquierda. Le hacía falta marcar a Llorente y ganó enteros, ya que su inicio con el Sevilla no está siendo el esperado. Tal vez, el gol de hoy suponga un punto de inflexión ante la dura competencia con Gameiro (Immobile se ha quedado atrás).

Al haber realizado ya los tres cambios, el Sevilla tuvo que jugar los últimos minutos con un hombre menos al retirarse lesionado Gameiro. Paradojas del fútbol, pero el Sevilla jugó mejor con diez que con once. Ya sea porque le va la heroica o porque solo le valía salir vivo, lo cierto es que se envalentonó y estrechó el cerco de lo lindo. El Villarreal defendió como gato panza arriba los balones colgados que le llegaban. Konoplyanka se echó al equipo a sus espaldas y casi le vale al Sevilla para sacar algo positivo al final. El ucraniano aportó una asistencia y se fabricó una clara ocasión. Konoplyanka y Llorente pudieron rescatar al Sevilla de El Madrigal, pero Areola se mostró muy acertado y salvó los muebles. Denis Suárez, que cuajó un gran partido frente a su ex equipo, pudo ahorrar la agonía de haber tenido mayor fortuna. La madera evitó que marcara un golazo en un gran disparo desde la frontal. Al final, con el 2-1, respiró el Villarreal que ganó con justicia al ser mejor durante casi todo el partido. El Sevilla reaccionó demasiado tarde y se fue de vacío de El Madrigal.

Manuel Monfort Marzá
Redactor - MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

Villarreal - Sevilla: Cruce de aspiraciones europeas


Villarreal y Sevilla se miden en El Madrigal con Europa en el punto de mira. Separados por 5 puntos (Villarreal, 5º, 17 puntos; Sevilla, 8º, 12) el triunfo supone un más que jugoso botín. Si los tres puntos se quedan en casa, el Villarreal dejará al Sevilla a 8 puntos. Si el Sevilla vence, se quedará a 2 puntos del Villarreal y acrecentará la lucha por los puestos europeos.

Villarreal CF (4-4-2): Areola; Mario, Bailly, Víctor Ruiz, Jaume Costa; Samu García, Pina, Bruno, Castillejo; Soldado o Denis Suárez, Bakambu.

Sevilla FC (4-2-3-1): Sergio Rico; Coke, Rami, Kolo, Trémoulinas; Krychowiak, Krohn-Dehli; Vitolo, Iborra, Konoplyanka; Gameiro.

Árbitro: Campos Salinas (Comité murciano).

Datos: Encuentro correspondiente a la jornada 10 de la temporada 2015/16 disputado en El Madrigal el 31 de octubre de 2015.

Ambos equipos han tenido trayectorias dispares. El Villarreal empezó como un tiro. Encadenó una gran racha (16 puntos de 18 posibles en las seis primeras jornadas) y se situó líder durante dos jornadas. Lo contrario que el Sevilla. Una paupérrima serie de resultados le dejó colista.

En las últimas jornadas, la tendencia se ha invertido. El Sevilla ha ido a más (3 victorias y 1 empate en las cuatro últimas jornadas) y ya acaricia el objetivo marcado. El ‘submarino amarillo’ ha entrado en un bache (2 derrotas y 1 empate en las tres últimas jornadas) que le ha dejado fuera de la cabeza, incluso fuera de los puestos de Champions League.

Para el Villarreal, nada mejor que ganar al Sevilla para recuperar las buenas sensaciones, alejar a un rival directo y, si se cumplen los resultados adecuados, volver a la zona de Champions. El Sevilla, por su parte, ante la oportunidad de dar un paso más en su crecimiento. Para ello debe hacer frente a un hándicap: no conoce el triunfo a domicilio (3 empates y 1 derrota fuera de casa). El combinado de Nervión ha asentado su recuperación a partir de los buenos resultados en el Pizjuán. Fuera de casa, sin embargo, no está mostrando el nivel que últimamente ofrece ante su parroquia. El Sevilla es consciente de que, sin hacerse fuerte como visitante, clasificarse para la Champions será complicado. Firmar la primera victoria a domicilio, en la cancha de un rival directo, supondría una buena declaración de intenciones al respecto.

El Sevilla, sin Banega. El Villarreal, con problemas en la delantera

A las bajas por lesión de Beto, Carriço y Pareja, se ha unido la de Inmobile por decisión técnica y Banega por lesión. La de este último una ausencia sensible, puesto que el argentino era uno de los hombres más en forma del Sevilla. Todo hace indicar que Iborra adelantará la posición y Krohn-Dehli entrará en el doble pivote. No se puede descartar alguna sorpresa en forma de rotación visto el calendario: Villarreal, City y Real Madrid. El Villarreal cuenta con problemas en la delantera. Bakambu, el único sano. Baptistao y Adrián, descartados. Soldado, con problemas físicos, no ha podido entrenar con normalidad, pero ha entrado en la convocatoria. La duda es si entrará en el once al no estar al 100%. Si no lo hace, Denis Suárez (se mide a su ex equipo) podría adelantar su posición, acompañando a Bakambu. Por otra parte, vuelve al once Bailly después de cumplir sanción ante Las Palmas.

Los duelos de la pasada temporada se decidieron por la mayor efectividad sevillista. El Villarreal es consciente de que si no manda en las dos áreas la misión se pondrá fea. Las claves pasan por ser solido atrás, ser profundo y aprovechar las ocasiones. Precisamente, la cifra de goles ha descendido en las últimas semanas después de un inicio prometedor. No obstante, los números de Bakambu en relación a minutos-goles invitan a una necesaria mejoría en este aspecto. Aunque, es más un partido para un rematador nato (Soldado) que para un velocista (Bakambu) teniendo en cuenta que el Sevilla optará por el achique y dejará pocos espacios.

Al Sevilla no le importa ceder la posesión a cambio de cerrar filas. Los de Emery primero tratarán de robar lo más arriba posible ejerciendo una agresiva presión. Cuando falle el primer paso, plan B. Consiste en retrasar las líneas, replegarse y buscar el contraataque. Konoplyanka y Vitolo buscarán a Gameiro e Iborra. Ojo al excelente momento de Gameiro y Konoplyanka. Y, por supuesto, el balón parado, un arma arrojadiza a la que el Sevilla saca mucho rédito.

El Madrigal se le da bien al Sevilla. La última victoria del Villarreal ante el Sevilla como local data de la 2010/11. Desde entonces se han medido cinco veces entre Liga, Copa y Europa League: 2 empates y 3 victorias sevillistas. Los tres triunfos, en los tres últimos enfrentamientos. Sin ir más lejos, en la pasada temporada, el conjunto dirigido por Emery fue la bestia negra del Villarreal, con cuatro victorias en cuatro duelos (dos de Liga y dos de Europa League). Si tenemos en cuenta los duelos con rivales de la zona alta, el Villarreal ha ganado en casa al Athletic (3-1) y el Atlético (1-0) y perdió ante el Celta (1-2). Lo que es evidente es que siempre da guerra y compite ante los rivales directos. Veremos si se corta la mala racha ante el Sevilla o si los hispalenses siguen haciendo de El Madrigal un territorio propicio.

Manuel Monfort Marzá
Redactor - MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

Goleada plácida del Villarreal al Dinamo de Minsk


El Villarreal le endosó un 4-0 al Dinamo de Minsk y sigue la estela del Rapid de Viena. El duelo no tuvo color. El Villarreal, que se reencontró con el triunfo tras dos derrotas en Liga, fue muy superior al Dinamo de Minsk. Bakambu hizo doblete en una primera parte en la que el Villarreal jugó a medio gas. Mejoró en la segunda parte y llegaron dos nuevos goles de Soldado y Bailly que cerraron el marcador. Con 6 puntos, el Villarreal se sitúa segundo.
4- Villarreal CF (4-4-2): Barbosa; Rukavina, Bailly, Víctor Ruiz, Jokic; Samu García, Jonathan Dos Santos, Pina (Trigueros´62), Denis Suárez (Castillejo´67); Soldado, Bakambu (Nahuel´46).
0- FC Dinamo Minsk (4-3-3): Gutor; Begunov, Politevich, Bangura, Vitus; Korytko, Udoji (Voronkov´74), Korzun; Premudov, Rassadkin, Beciraj (El Monir´66).

Goles: 1-0 Bakambu min.16, 2-0 Bakambu min.31, 3-0 Soldado min.61, 4-0 Bailly min.71

Árbitro: Serhiy Boiko (Ucrania). Enseñó la tarjeta amarilla a Pina (20´) y Korzun (34´).

Datos: Encuentro de la tercera jornada de la fase de grupos de la UEFA Europa League disputado en El Madrigal ante 17.000 espectadores. Terreno de juego en perfectas condiciones.

A la media hora, el Villarreal ya ganaba 2-0 sin apretar demasiado el acelerador. Lógicamente, la diferencia de calidad entre ambos conjuntos se hizo latente. El Villarreal, imprimiendo un ritmo lento, se hizo con el balón y tuvo ocasiones más por inercia, ya que el juego no fue para tirar cohetes. El Dinamo de Minsk, pese a llegar con relativo peligro en dos ocasiones, no dio sensación de incomodar al Villarreal. Y, defensivamente, cometió errores que le allanaron el camino al Villarreal. Sobre todo en el segundo gol, con un fallo clamoroso en el despeje que propició la asistencia de Rukavina.
Bakambu, autor de los dos goles, se erigió como el más destacado de la primera parte. Dio el primer aviso, errando una ocasión clarísima tras un carrerón que mezcló velocidad y potencia desde el centro del campo. Disparó demasiado centrado, sin problemas para el portero Gutor. En el primer avisó le falló la definición, algo que sucedió en las dos siguientes ocasiones, las de los goles. Ambos tantos, por cierto, producto de jugadas elaboradas. En el 1-0, Samu García la puso al primer palo y Bakambu, de primeras, la cruzó por el palo largo. En el segundo tanto, Jonathan Dos Santos puso un pase elevado desde la frontal al vértice derecho del área chica. Vitus se la comió y Rukavina se la sirvió en bandeja a Bakambu. El franco-congoleño marcó el segundo lesionado, puesto que en el ecuador de la primera parte sufrió un golpe que le hizo retirarse en el descanso. No cesan los problemas físicos en la delantera del Villarreal.

En la segunda parte se vio una imagen mucho mejor del Villarreal, propiciada por una mayor movilidad y rapidez en la circulación. La intensificación del dominio del Villarreal coincidió con la renuncia definitiva del Dinamo de Minsk a atacar. El combinado dirigido por Rasovic puso el autobús y, con tal defensa, la cosa no podía acabar de otra forma que con goleada. El Villarreal jugó a placer los restantes 45 minutos. Denis Suárez completó un gran partido como director de orquesta. Samu García llegó con peligro. Rukavina y Jokic fueron extremos más que laterales. Era el partido propicio para que Soldado rompiera su sequía. No marcaba desde el pasado 28 de agosto, cuando un gol suyo supuso la remontada del Villarreal sobre el Espanyol. Soldado se reencontró con el gol, lo que seguro que le ayudará de cara a futuros envites. El valenciano recibió un excelente pase al hueco de Denis Suárez y batió a Gutor tras regatearlo en su salida. Bailly se unió a la fiesta del gol cerrando la cuenta, aprovechando un fantástico pase de Nahuel. Es el primer gol del defensa costamarfileño con la casaca amarilla. Jokic y Soldado dispusieron de más ocasiones para engrosar la renta, pero el marcador se quedó en ese 4-0 que le permite al Villarreal depender de sí mismo para acabar líder. 

Manuel Monfort Marzá
Redactor - MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

Twitter Delicious Digg Stumbleupon Favorites More