Toda la actualidad de La Liga Santander

Cubrimos toda la actualidad de La Liga Santander 2018-2019

MotivaGoal y el Villarreal CF un año más en colaboración

Cubrimos toda la actualidad del Villarreal desde el Estadio de la Cerámica en todos los partidos de La Liga, Europa League y Copa del Rey

Biografía de Alfredo Di Stéfano

Repasamos la vida profesional de Alfredo Di Stéfano en esta completa biografía. Contiene sus inicios en River Plate y Millonarios, la historia de su fichaje, la tremenda influencia en el Real Madrid de las cinco Copas de Europa, su secuestro, su trayectoria como entrenador...

Reporte Especial: Diego Armando Maradona

Repasamos la carrera del crack argentino. Conoce sus inicios, sus éxitos y sus retos más difíciles a lo largo de su trayectoria profesional.

Villarreal 1-2 Real Sociedad. La Real se agarra a Europa



La Real Sociedad vuelve a los puestos europeos. Logró un importante triunfo a domicilio ante el Villarreal, un rival directo, y recupera la séptima plaza que le había arrebatado el Athletic. Los de Imanol fueron superiores al Villarreal, al que maniataron a balón parado, con goles de cabeza de William José y Llorente  tras sendos saques de esquina. El Villarreal, por su parte, acusó las bajas en la delantera y solo inquietó al final, tras el gol de Cazorla en el minuto 84. Con esta derrota, el submarino amarillo se despide de la Champions y pierde la opción de asegurar la Europa League en esta jornada.

1- Villarreal CF: Asenjo; Rubén Peña, Albiol, Pau, Alberto Moreno; Anguissa, Trigueros (Baena´75); Moi Gómez (Bruno´61), Cazorla, Ontiveros (Mario´88); y Fer Niño (Chukwueze´88).  

2- Real Sociedad: Moyá; Gorosabel, Llorente, Le Normand, Monreal (Aihen´85); Zubimendi, Merino; Oyarzabal (Zubeldia´64), Odegaard, Barrenetxea (Portu´52); e Isak (William José´46).

Goles: 0-1 William José min.60, 0-2 Llorente min.74, 1-2 Cazorla min.84.

Árbitro: Cuadra Fernández (Comité balear). Amonestó a Trigueros y Ontiveros por parte del Villarreal y a Merino y Le Normand por parte de la Real Sociedad.

Datos: Encuentro correspondiente a la jornada 36 de La Liga disputado en el Estadio de la Cerámica.

Después del confinamiento, la Real Sociedad no era la misma de antes del parón. Tanto es así que se quedó fuera de puestos europeos, pero ante el Villarreal volvió esa gran Real. La recompensa, un triunfo vital que le hace recuperar el terreno europeo y, lo que es más importante, la confianza. El Villarreal, por su parte, sí venía en línea ascendente; sin embargo, las bajas de Iborra, Gerard y Alcácer fueron demasiado lastre. Sobre todo en la delantera, con Gerard sancionado, con Alcácer con molestias y con Bacca lesionado. Fer Niño, canterano de 19 años, fue titular y solo jugó la primera parte. Al Villarreal, en definitiva, le faltó frescura y gol para asegurar Europa a dos jornadas del final, antes de la visita al Real Madrid, encuentro en que los blancos pueden cantar el alirón o el Villarreal la clasificación para la Europa League. 

La Real Sociedad perdonó en la primera parte, o lo que es lo mismo, Asenjo le frenó y mantuvo con vida al Villarreal. El portero palentino detuvo los acercamientos de Isak, Monreal y Barrenetxea. Imanol introdujo a Oyarzabal en la derecha y en la izquierda a Barrenetxea, lugar habitual de Oyarzabal. Funcionó bien.  En el Villarreal, a destacar Ontiveros, cuyo cañón le dio ciertos problemas a Moyá en varias ocasiones. De cara a la segunda parte, Calleja retiró a Fer Niño y puso a Chukwueze como falso nueve. Dicho movimiento empeoró a los groguets y la Real Sociedad abrió brecha con los goles de Wiliam José y Llorente de cabeza en los minutos 60 y 74. Cazorla, a seis minutos del final, puso emoción con el 1-2. Pero a la Real no se le fue la renta, una victoria que puede valer su peso en Europa. Las dos jornadas restantes decidirán.

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

Villarreal 1-4 Barcelona. Un gran Barça no pierde la esperanza



Cambió Quique Setién el sistema y apareció el mejor Barcelona, que respondió al triunfo del Real Madrid con una contundente y convincente goleada al Villarreal en La Cerámica. El conjunto azulgrana sigue a 4 puntos, con doce por disputarse en las cuatro jornadas restantes. Difícil, pero el Barça no arroja la toalla, polémica del VAR aparte. El Villarreal aguantó el chaparrón hasta que Griezmann, al borde del descanso, le sacó del partido. Alcacer y Bacca acabaron lesionados.

1- Villarreal: Asenjo; Mario, Albiol, Pau, Alberto Moreno; Chukwueze, Anguissa, Iborra (Bruno´46), Cazorla (Trigueros´55); Gerard Moreno (Moi Gómez´46) y Paco Alcácer (Bacca´35 [Fer Niño´69]).

4- FC Barcelona: Ter Stegen; Semedo (Rakitic´59), Piqué (Araújo´81), Lenglet, Jordi Alba; Sergi Roberto, Busquets (Braithwaite´61), Arturo Vidal; Messi, Luis Suárez (Riqui Puig´59) y Griezmann (Ansu Fati´71).

Goles: 0-1 Pau (pp) min.3, 1-1 Gerard Moreno min.14 ,1-2 Luis Suárez min.19, 1-3 Griezmann min.44, 1-4 Ansu Fati min.86.

Árbitro: Del Cerro Grande (Comité madrileño). Amonestó a Pau (17´).

Datos: Encuentro correspondiente a la jornada 34 de La Liga disputado en el Estadio de La Cerámica

Arrancó el Barcelona a 7 puntos del Real Madrid, que se fue de San Mamés con media Liga en el bolsillo. El Villarreal venía embalado, con cinco victorias y un empate tras la reanudación de la competición. Lo contrario que el cuadro blaugrana: los empates ante el Celta y el Atlético le alejaban de La Liga y, además, el amago de la marcha de Messi hacía temblar más el futuro que el incierto presente.

Pero el Barcelona cortó los interrogantes con uno de sus mejores partidos de la temporada, si no el mejor. La clave resultó el novedoso 4-3-1-2: Messi de mediapunta y Suárez y Griezmann en punta. Ahí este último sí rinde, lo demostró con creces ante el Villarreal. Setién ha dado con la tecla. Demasiado tarde seguramente, pero este es el dibujo y no el 4-3-3 que aleja a Griezmann del gol.

Al Villarreal le destrozó la nueva demarcación del francés y las apariciones de Messi entre líneas. No obstante, al submarino le faltó la suficiente contundencia defensiva para frenar tanta creatividad. Un Villarreal que tuvo la mala fortuna de encontrarse con un gol de propia puerta de Pau nada más empezar el choque. Pero se rehízo pronto con el tanto de Gerard, tras un rechace de Ter Stegen a disparo de Cazorla. Gerard sigue en racha y suma su gol 16 en La Liga en esta temporada. Gran curso del delantero groguet.

Tras el gol de Gerard parecía que había partido, pero el Barça reaccionó con rápidez mediante un golazo. Messi le hizo un roto a Anguissa, asistió a Luis Suárez y el uruguayo la clavó por la escuadra. Del posible 2-2 ( antes del tanto de Suárez, Ter Stegen evitó el gol de Bacca), se pasó al 1-3. Una delicatessen. Messi asistió de tacón a Griezmann y el ex del Atlético y Real Sociedad la picó por arriba, imposible para Asenjo. Dos goles repletos de calidad que decidieron el ida y vuelta que fue la primera parte.

Tras el descanso, Calleja quitó a Gerard e Iborra y medió a Moi Gómez y Bruno. Cemento en el medio que no frenó la superioridad interior culé. El Barcelona siguió campando a sus anchas y acumuló más llegadas. De no ser por Asenjo, el mejor del Villarreal, la goleada hubiera aún mayor. El cancerbero palentino evitó el  gol de Messi, de Braithwaite y de Vidal en dos ocasiones. El VAR le negó el cuarto a Messi, pero este lo anotó Ansu Fati en la recta final. El Barcelona aguanta el tipo y aviva el debate del VAR. El Villarreal, por su parte, sigue quinto y sufre las lesiones de Alcácer y Bacca. Una factura demasiado cara.

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

El Villarreal suspira por la Champions y complica Europa al Valencia



El Villarreal se llevó un atípico derbi ante el Valencia y da un golpe de autoridad en la pugna por Europa. Paco Alcácer y Gerard Moreno decidieron en la primera parte con sendos golazos y meten al Villarreal con todo a por la Champions. El Valencia completó un flojo partido, se queda 5 puntos del submarino y sigue fuera de Europa. Celades y los jugadores, tocados.

2- Villarreal CF: Asenjo; Mario, Albiol, Pau, Quintillá; Chukwueze (Ontiveros´88), Anguissa, Iborra (Bruno´64), Cazorla (Morlanes´88); Gerard (Moi Gómez´79) y Paco Alcácer (Bacca´88).

0- Valencia CF: Cillessen; Florenzi, Gabriel, Hugo Guillamón, Gayà (Jaume Costa´40); Ferran Torres (Guedes´46), Parejo (Kondogbia´64), Wass, Carlos Soler (Kang In Lee´79); Rodrigo (Gameiro´79) y Maxi Gómez.

Goles: 1-0 Paco Alcácer min.13, 2-0 Gerard Moreno min.44.

Árbitro: González González (Comité castellano-leonés). Amonestó a Hugo Guillamón (42´) y Jaume Costa (49´).

Datos: Encuentro correspondiente a la jornada 32 de La Liga disputado en el Estadio de la Cerámica.

El Villarreal escenificó su dulce momento y el Valencia su delicada situación. El conjunto groguet suma 13 puntos de 15 posibles tras el parón por la pandemia. Se hace fuerte en puestos europeos e irá con todo a por la cuarta plaza que defiende el Sevilla. El Villarreal es uno de los equipos más en forma de La Liga y lo demostró ante el Valencia. En esta ocasión controló todo el partido. El Valencia, todo lo contrario. Si la semana había sido complicada tras la derrota ante el Eibar, con la delicada situación de Celades, la derrota en el derbi agrava la situación. Europa aún está al alcance. Pero para lograrlo, las aguas deben bajar más calmadas por el Turia, algo que ahora parece complicado.

La hora del partido (17:00h), intempestiva, invitaba a ahorrar sobreesfuerzos y, aun así, al Villarreal le valió para someter al Valencia. Sobre todo, en la primera parte. Anguissa e Iborra sujetaron a Parejo y a Wass, Cazorla creó y Gerard y Alcácer desequilibraron. Los dos goles del Villarreal fueron golazos: dos voleas y jugadas de bellísima factura. El 1-0 nació de un servicio de Gerard al segundo palo y Alcácer, sin dejarla caer, se la cruzó a Cillessen. Remate de gran delantero. Al borde del descanso, el 2-0, que lo fabricaron entre Asenjo y Cazorla (espectacular control) y remachó Gerard. Dos pinceladas, dos golazos y partido sentenciado en 45 minutos.

Pudo ser peor para el Valencia, ya que los de Calleja tuvieron más ocasiones y estuvieron cerca del tercero. En todo caso, el Villarreal, en la segunda mitad, jugó con cabeza, dosificó esfuerzos y cerró espacios, a sabiendas de las exigencias del calendario. El Valencia acarició el balón, pero le quemó cuando llegó a tres cuartos, sin ideas. El conjunto blanquinegro también tuvo la mala fortuna de la lesión de Gayà poco antes del descanso. Jaume Costa le sustituyó y se enfrentó al Villarreal en el estadio que tengas veces jugó como local. Y sin gente. La afición se lo perdió, pero lo disfrutó en las pantallas. El Villarreal se llevó el derbi y va a tope. El Valencia se lamenta y agoniza.

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

Villarreal 2-2 Sevilla. Se mantiene la lucha por Europa en la vuelta de Bruno


La vuelta de Bruno Soriano eclipsó el partidazo que se vivió en La Cerámica. Después de más de tres años fuera por lesión, el de Artana disputó los minutos finales y volvió a sentirse futbolista. En lo que respecta al partido, el Villarreal se adelantó hasta dos veces, pero se encontró la respuesta de un Sevilla superior en la segunda parte. El empate deja, momentáneamente, al Sevilla tercero y al Villarreal sexto, a 4 puntos de la Champions.


2- Villarreal CF: Asenjo; Mario, Albiol, Pau, Alberto Moreno; Iborra (Bruno´87); Chukwueze (Ontiveros´71), Anguissa, Iborra, Cazorla (Moi Gómez´56); Gerard Moreno (Trigueros´71) y Paco Alcácer (Bacca´87).

2- Sevilla FC: Vaclik; Koundé, Sergio Gómez (Jesús Navas´46), Diego Carlos, Escudero; Joan Jordán (Mudo Vázquez´62), Fernando, Banega; Suso (O´Campos´46), En-Nesyri (De Jong´81) y Rony Lopes (Munir´46).

Goles: 1-0 Paco Alcácer min.17, 1-1 Escudero min.38, 2-1 Pau min.45+3, 2-2 Munir min.63.

Árbitro: Sánchez Martínez (Comité murciano). Amonestó a Alberto Moreno (26´), Sergi Gómez (46´), Fernando (45´), O´Campos (67´) y Bruno (90´).

Datos: Encuentro correspondiente a la jornada 31 de La Liga disputado en el Estadio de la Cerámica.

Lopetegui y Calleja presentaron una alineación con rotaciones. Los cambios beneficiaron al Villarreal en la primera parte, ya que el técnico groguet sacó a su once de gala y Lopetegui lo sacó en el anterior duelo ante el Barcelona. Al Villarreal le valió para irse con ventaja (2-1) al descanso. El submarino se adelantó pronto, con un tanto de Alcácer en el minuto 17. El de Torrent aprovechó un rechace de Vaclik, tras un potente remate de cabeza de Anguissa. El Sevilla no se desanimó, siguió atacando y empató por medio de Escudero en el minuto 38. El lateral izquierdo sorprendió a Asenjo mediante un tiro cruzado desde el pico del área. Cuando parecía que se llegaría 1-1 al descanso, apareció Pau y cabeceó al fondo de las mallas un servicio de Cazorla desde la esquina. El submarino se ponía con ventaja en el añadido del primer tiempo y, de esta manera, se marchó al descanso con un valioso botín que le acercaba a la Champions.  

La victoria momentánea del Villarreal suponía una amenaza para el Sevilla, en zona de Champions. Lopetegui, por lo tanto, sacó sus mejores fichas en la segunda parte para revertir la situación.  Empezando por tres cambios tras el descanso. Tres de cinco posibles. Entraron Jesús Navas, O´Campos y Munir, tres primeras espadas. Y, con ellos, mejoró el Sevilla, que fue a más y tuvo el dominio y las ocasiones. Asenjo evitó que Jordán estableciera el empate, pero poco pudo hacer ante Munir en el minuto 63. El ex del Barça enganchó una volea tras un centro de Jesús Navas. Golazo y el Sevilla de nuevo en el partido. Y, de ahí al final, pudo llevarse los tres puntos, pero Asenjo evitó que De Jong pusiera el 2-3 en una gran intervención. 

Y, por último, en el minuto 87, una de las imágenes de la temporada. 1.128 días después volvió Bruno. Con el brazalete de capitán, que se lo cedió Mario. Igual que cuando se fue. Lástima que no hubiese público para aclamarle con la ovación que se merecía. El de Artana, en todo caso, no pareció afectarle el estadio vacío. Volvió intenso. En los pocos minutos que jugó realizó dos faltas, una le valió la amarilla. Bruno ha vuelto y Calleja gana un activo más de cara al objetivo de acabar la temporada en los puestos europeos. Tras la pandemia, el Villarreal ha obtenido 10 puntos de 12 y el domingo recibe el Valencia. Otro partido clave.  El Sevilla, por su parte, aunque no acumula un bagaje tan brillante, también ha demostrado que está en forma. Tendrá en el Atlético un rival duro por la tercera plaza, sin descuidar la cuarta plaza y otros rivales fuertes que vienen por detrás, como, por ejemplo, el Villarreal. 

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

Villarreal 1-0 Mallorca. Bacca apunta a Europa



Un solitario gol de Bacca acerca al Villarreal a Europa y mantiene al Mallorca en el descenso. El submarino amarillo se adelantó pronto, no cerró el partido y sufrió hasta el final. El Mallorca apretó y estuvo cerca de llevarse algo positivo. El poste le negó el gol a Baba en dos disparos lejanos magistrales.

1- Villarreal CF: Asenjo; Mario, Albiol, Pau, Alberto Moreno (Quintillà´69); Chukwueze, Anguissa, Trigueros (Rubén Peña´84), Cazorla (Moi Gómez´46); Bacca (Gerard Moreno´59) y Paco Alcácer (Morlanes´69).

0- RCD Mallorca: Manolo Reina; Fran Gámez, Valjent (Trajkowski´66), Raillo, Sedlar; Pozo, Baba, Febas (Salva Sevilla´66), Lago Júnior (Chavarría´84); Cucho Hernández y Kubo (Budimir´58). 

Goles: 1-0 Bacca min.15.

Árbitro: Estrada Fernández (Comité catalán). Amonestó a Sedlar (5´), Alberto Moreno (18´), Fran Gámez (26´), Albiol (44´), Pau (45´), Febas (61´) y Raillo (64´). 

Datos: Partido correspondiente a la jornada 29 de Primera División disputado en el Estadio de la Cerámica. Se guardó un minuto de silencio en respeto por los fallecidos de la pandemia del Covid-19 y por Alfonso Roig Alfonso, hermano del presidente del Villarreal CF. 

El Estadio de la Cerámica volvió a sentir el fútbol. Sin gente, con la difícil realidad actual, y con los abonados presentes en cartón en los asientos. Calleja sorprendió con la inclusión de Bacca y este le dio el triunfo al Villarreal. Más de medio gol de Chukwueze. Arrancada del nigeriano en la derecha en diagonal y, en el segundo palo, Bacca remató a placer. Antes del 1-0 pudo llegar el 0-1. Baba, desde fuera del área, disparó con potencia y el larguero evitó un golazo.

El Villarreal se dedicó a ordenar las líneas en torno a un 4-4-2 y el Mallorca no lograba profundizar. Así transcurrió el choque, con un sesteo peligroso para el Villarreal, hasta que los cambios lo convirtieron en una montaña rusa. Con la entrada de Budimir, el conjunto bermellón ganó mordiente. Budimir estuvo en la mejor ocasión del Mallorca, que sacaron entre Asenjo y Peña. Y, otra vez, el larguero evitó que la folha seca de Baba entrara. Sin fortuna, el Mallorca.

El Villarreal, por su parte, también mejoró con la entrada de Moi Gómez y Gerard. De hecho, ambos tuvieron en sus botas la sentencia, pero Manolo Reina mantuvo a flote al Mallorca. El Villarreal, al final, acusó el cansancio después de tantos meses. Debe mejorar en el próximo duelo ante el Granada, pero estos 6 puntos ante el Celta y el Mallorca le refuerzan en la séptima plaza, con Europa entre ceja y ceja. Por contra, el cuadro balear suma su segunda derrota consecutiva. Sin embargo, con mejores sensaciones que ante el Barcelona. Tocará refrendarlo, eso sí, ante el Leganés. Duelo directísimo por la permanencia.

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort



La primera gran noche de Zidane en Europa



Girondins de Burdeos y AC Milan se enfrentaron en los cuartos de la Copa de la UEFA de la temporada 1995/96. El Milan ganó 2-0 en San Siro y encarriló la eliminatoria. Sin embargo, en la vuelta, los de Burdeos, heroicos, remontaron. Vencieron 3-0, con dos goles de Dugarry y otro de Tholot. Gesta inmensa, por ser ante el equipo más temido de la competición, el que más números reunía para ganar la UEFA.

Esa campaña, el Milan, ganó la Serie A con suficiencia (8 puntos respecto a la Juventus, segunda); pero en Europa fue superado por un Girondins en el que brillaba una joven figura que daría que hablar. Zinedine Zidane. La sola presencia del marsellés hacía de los de Burdeos un equipo atractivo, con gusto por el balón. Zidane era la estrella y Gernot Rohr, el entrenador, le rodeó de buenos jugadores. Lizarazu empezaba a despuntar como un prometedor lateral, Dugarry vivía sus mejores momentos de cara al gol y Witschge aportaba su calidad en forma de asistencias.

Dugarry, que marcó los dos goles ante el Milan, se llevó los focos. Pero, en ambos, le asistió Zidane, que fue el que movió los hilos, dirigió la orquesta y la remontada. Zizou se exhibió y vivió su primera gran noche en Europa. No obstante, en esa Copa de la UEFA, Zizou puede presumir de más actuaciones destacadas, como la obra de arte que dejó ante el Betis en el Villamarín en la vuelta de los octavos. Zidane recibió un pase elevado a unos 40 metros de la meta de Jaro y, con la zurda, enganchó una volea que sorprendió por arriba al portero. Una parabola perfecta. 

Zidane guió al Girondins hasta la final. Fue ante el Bayern y venció el gigante alemán los dos partidos (la final era a ida y vuelta). El Girondins no realizó otro milagro, sin embargo, ya había hecho historia llegando hasta tan lejos. Zidane acabó la temporada elegido mejor jugador del año en Francia y con un nuevo contrato y reto. La Juventus. El fútbol italiano nunca le enamoró, pero le maduró y le hizo más fuerte. Sin embargo, en el Girondins-Milan, Zidane vio lo lejos que podía llegar. Y llegó.

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

¿Menottismo o Bilardismo?



La Selección de Argentina cuenta con dos Copas del Mundo en sus vitrinas: César Luis Menotti ganó la de 1978 y Carlos Bilardo la de 1986. Ambos técnicos, reputados y contrastados en el país del tango, llevaron a la Albiceleste a lo más alto con dos ideas opuestas. 

La escuela de Menotti se asocia al ataque y la posesión. Bilardo, por su parte, prefiere el orden defensivo y el contraataque. Para Menotti “el gol es un pase a la red”. Para Bilardo “solo vale ganar, la manera de hacerlo no es tan distinta”. Dos afirmaciones que dejan constancia de su forma particular de ver el fútbol. 

Dos ejemplos actuales de DT de estas escuelas son Pep Guardiola y el Cholo Simeone; menottista y bilardista, respectivamente. Hay muchos más, pero el del Manchester City y el del Atlético de Madrid son de los más conocidos.

Dos conceptos, en definitiva, tan válidos como distintos para un único fin. Ganar. El eterno dilema del fútbol: ¿Menotti o Bilardo?

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

Revolución checa en la Euro 96 de Inglaterra


Se presentó a la Eurocopa de 1996 como uno de uno de los combinados más débiles y acabó como la gran sensación. Contra todo pronóstico, superó a rivales más potentes (sobre el papel) y se plantó en la final, donde rozó el título ante Alemania. Solo este privó de la gloria a la República Checa, que, entonces, solo llevaba tres años y medio como país independiente, tras la disolución de Checoslovaquia (el 1 de enero de 1993 se dividió en dos naciones: República Checa y Eslovaquia). 

Por lo tanto, para la República Checa, estar en un torneo internacional ya era un logro absoluto. Además, al caer en el grupo de la muerte (con Alemania, Italia y Rusia) su papel se presentaba, en teoría, residual. Por otro lado, no había referencias del potencial de este plantel joven que jugaba, casi todo, en la liga checa. Pero Pavel Nedved, Karel Poborsky y Patrik Berger, los tres jugadores de mayor nivel, mostraron a Inglaterra y a Europa el talento del emergente fútbol checo.

Los nervios del debut y Alemania

En el debut ante la potente Alemania, no se sospechaba lo que la República Checa haría. Alemania le superó 2-0 en en el mítico estadio de Old Trafford, en Manchester. Los checos jugaron agarrotados, pagaron los nervios del estreno y no exhibieron su verdadero potencial. Dusah Uhrin, el seleccionador, lo detectó y rebajó la tensión a los jugadores. Funcionó a la perfección, tal y como se comprobó en el siguiente partido ante Italia, que venía de ser la subcampeona del Mundial de 1994. 

Primera sorpresa ante Italia y clasificación ante Rusia

Italia se vio superada por una sorprendente República Checa, que dio la primera de sus campanadas. Nedved y Bejbl dieron un triunfo clave, que permitió ir con todo a la última jornada ante Rusia en Anfield. Un encuentro que fue una montaña rusa de emociones. En los primeros minutos, Suchoparek y Kuka adelantaron a los de Uhrin. Pero Rusia remontó y de que manera: a cinco minutos del final ganaba 3-2. Todo parecía perdido, hasta que Smicer puso el 3-3 y dio la clasificación en el 88. El pase a cuartos, con rivales tan duros, fue una hazaña. De ahí la estampa final de jugadores tendidos sobre el verde de Anfield, llorando de emoción. No sabían que iban a superarlo. Y con creces.

Un golazo de Poborsky eliminó a Portugal y dio el pase a semifinales

Después llegaron las eliminatorias. Primero, cuartos de final. El rival, Portugal. El combinado luso contaba con un conjunto reconocible liderado por Luis Figo y Rui Costa. La República Checa les sorprendió con un golazo de vaselina de Poborsky, que superó a Vitor Baia, el meta luso. Poborsky, de hecho, fue el mejor jugador checo del torneo (el de más nivel era Nedved, como se vio en los años posteriores en la Juventus, sobre todo) y dio la clasificación a semifinales ante el asombro de Europa.

Kouba llevó a la final a la República Checa

En las semifinales tocaba Francia. Aimé Jacquet, el técnico francés, presentó un once con Zidane, Djorkaeff, Desailly, Thuram, Blanc…, la base que se proclamó campeona del Mundo en 1998. Sin embargo, la República Checa maniató a Zidane y Djorkaeff. Francia, pese a dominar, no estuvo cómoda y el partido acabó sin goles en los 90 minutos y la prórroga. Se decidió en los penaltis y Kouba, el portero checo, fue el héroe: debutvo el lanzamiento decisivo a Pedrós y dio el pase a la final. Increíble pero cierto: el combinado que celebraba estar en una Eurocopa, en la final. Los checos, mientras tanto, eufóricos, llenaron las calles de sus ciudades. Praga, Brno, Olomouc, Pilsen.., todos los puntos del país, derramaron litros y litros de cerveza en honor de sus héroes.

Final cruel para la gran triunfadora 

Así, hazaña tras hazaña, la República Checa se plantó en final. Y, de nuevo, Alemania. Todo acabaría donde había empezado. No obstante, en esta ocasión, la República Checa no fue la selección tímida del debut y sí la que superó a Italia, Portugal y Francia. Berger, de penalti, en el minuto 59, adelantó a la República Checa. El título estaba más cerca, pero, en esta ocasión, Alemania fue demasiado. Bierhoff salió desde el banquillo y decidió con dos goles que le dieron el título a la maanschaft. El último, un gol de oro (consistía en que el que marcaba primero en la prórroga ganaba), que acabó de un plumazo con el sueño checo. Un final cruel para la gran triunfadora de ese torneo. La desolación por la derrota se transformó después en alegría a la vuelta a la República Checa. Los jugadores fueron recibidos como si hubieran ganado el título. En realidad, lo que hicieron valió más que eso.

Tras la Eurocopa, fichajes por los grandes clubes

Su magnífico papel permitió a buena parte de la plantilla salir del fútbol checo y desembocar en las principales ligas de Europa. Poborsky pasó del Slavia de Praga al Manchester United, donde no brilló y solo duró una temporada. Patrik Berger fichó en el Liverpool, donde hizo una carrera exitosa. Nedved cambió el Sparta de Praga por el Lazio y empezó a demostrar un potencial tremendo; en 2003 ganaría el Balón de Oro. También hubo casos de llegadas a la liga española. Kouba y Bejbl ficharon por el Deportivo y el Atlético de Madrid, respectivamente. Ambos no dejaron la huella que sí mostraron en la Selección, donde su recuerdo aún perdura, al igual que el de Nedved, Poborsky, Berger, Smicer, Kuka... Aquellos jovenes checos que revolucionaron Inglaterra en el verano de 1996.

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

Llorente profana Anfield; el PSG rompe el gafe de octavos



San Oblak, prórroga y 2-0… El Liverpool mostró su potencial y sus innumerables recursos. Probó una y otra vez a Oblak, que mostró por qué es el portero más trascendental del planeta. El meta esloveno provocó diversos uys en Anfield, pero nada pudo hacer en los goles de Wijnaldum y Firmino. El holandés marcó antes del descanso, tanto que le sirvió a los red para forzar la prórroga; Firmino marcó al inicio del tiempo extra. El Liverpool estaba siendo claramente superior, pero entonces se mostró el orgullo rojiblanco, bajo el aura de Llorente.

Llorente entra en el santoral del Atleti. Llegó este verano. Con pasado madridista, con sangre madridista de alcurnia, pero también con ADN rojiblanco por parte de padre (Paco Llorente jugó en el Atlético y después en el Real Madrid). Esa parte rojiblanca eclosionó en el día más indicado, en el más importante de la temporada hasta la fecha. Un doblete, dos goles a un desafortunado Adrián en la prórroga que rescataron al Atleti del infierno de Anfield. Llorente, que salió desde el banquillo por un cabreado Diego Costa, fue el inesperado héroe.

Morata estableció una victoria enorme en Anfield. El Atlético quiso redondearlo más y Morata, en el final de la prórroga, le dio la victoria. Superó a Adrián San Miguel y puso un 2-3 que perdurará como uno de los días grandes del Atlético de Simeone. Ya lo hizo en la ida, pero repetirlo en la vuelta, remontando un 2-0 además, formará parte como una nueva gesta en la Champions. El Atlético sigue vivo, pero veremos como se presenta el futuro por el coronavirus. El brote, ya declarado pandemia, paraliza el deporte y Madrid es uno de los epicentros.

Se quita un peso. El PSG venció 2-0 al Dortmund y remontó el 2-1 de la ida. Un triunfo de valor para un proyecto maltrecho por los fracasos anteriores en esta competición. El PSG venía de sufrir tres eliminaciones consecutivas en octavos. Y una cuarta, en una plantilla diseñada a base de millones, hubiera supuesto, quizás, el adiós de las estrellas, de Tuchel y hasta habría tambaleado a Al-Khelaïfi, el jeque. El PSG, sin embargo, demostró su calidad ante el Dortmund y sigue vive, en cuartos, con ganas de seguir adelante y hacer de esta su temporada.

Deciden Neymar y la conexión española. Con un Parque de los Príncipes vacío, sin público, el PSG empezó frío, incómodo. El Dortmund le sujetó. Hasta que el mano a mano que Burki le ganó a Cavani despertó a la bestia. Tanto fue así que a la siguiente jugada llegó el gol. De Neymar (14 goles en los últimos 15 partidos) de cabeza tras un córner. Y, justo antes del descanso, llegó el segundo. Marcó Sarabia tras asistencia de Bernat: gol con sello español. Con este resultado, el PSG ganó confianza y aguantó el segundo tiempo sin sobresaltos.

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

Leizpig 3-0 Tottenham. Los de Nagelsmann van en serio



En cuartos por primera vez. El Leizpig ha superado con gran autoridad al Tottenham en la eliminatoria. Ha sido superior los 180 minutos: ganó con más juego que goles en White Hart Lane y arrolló a los spurs en el Red Bull Arena. Con esta solvencia se planta en los cuartos de final, ronda a la que accede por primera vez en su historia. Y quiere más. Ojo a este equipo.

Los toros atropellaron al subcampeón en 20 minutos. El Tottenham fue un juguete roto en manos del Leizpig, que le dejó empequeñecido con su fútbol veloz, intenso y físico. Sin Kane y Son, el Tottenham no es el mismo, como ya se vio en la ida. Pero se esperaba más de los de Mourinho; al menos, respuesta y orgullo tras el 0-1 de Londres. La clave estuvo en el inicio tan arrollador del Leizpig. Sabitzer, a los 20 minutos, ya había puesto el 2-0 y a Werner se le anuló un gol por fuera de juego. El Leizpig neutralizó cualquier atisbo de reacción por la vía rápida. Luego controló sin problema hasta el final, cuando llegó el definitivo 3-0, obra de Forsberg.

De finalista a caer en octavos. El Tottenham alcanzó la final de la Champions la pasada temporada por primera vez en su historia. El Liverpool le privó de la gloria absoluta, pero todo el bloque que había llegado tan lejos se mantuvo esta campaña. Y de un curso exitoso a uno decepcionante en menos de un año. Las causas: las lesiones de hombres importantes, la falta de fichajes de lustre, la destitución de Pochettino… Y, de momento, la apuesta de Mourinho no está dando los frutos esperados. The Special One tampoco levanta cabeza…

El ocaso de Mourinho. El técnico portugués acumula unas estadísticas negativas que constatan su cruda realidad. Vive el momento más complicado de su carrera como técnico. Ha caído en octavos de la Champions en cuatro de sus últimas participaciones. Además, arrastra seis partidos sin conseguir la victoria con el Tottenham, la peor marca de su carrera. Ahora, sin más competiciones que la Premier, el portugués tiene la misión de enderezar el rumbo y meter a los Spurs en competición europea.

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

Nueva derrota del Valencia y adiós a Europa en un Mestalla vacío



Sin público y sin defensa. Cuando el Valencia precisaba de remontada, Mestalla marcaba el primero. Sin este calor y con las gradas vacías por el Coronavirus, los jugadores se contagiaron de la frialdad del ambiente. Sobre todo Diakhaby. El central firmó la sentencia del Valencia con dos penaltis innecesarios antes del descanso. Los errores de Diakhaby ponen de manifiesto los problemas defensivos de los de Celades. En menos de una temporada, el conjunto ché ha dilapidado el armazón que tenía con Marcelino. Y sin un eficiente sistema defensivo, no le da para competir en la Champions. 

Mejoría sin premio. Aunque cayó 3-4, el Valencia llegó a ponerse 3-2. Coincidió con la entrada de Guedes por Diakhaby, que movió a Kondogbia junto a Coquelin al centro de la defensa. Dos medios defensivos de centrales y mejoró el Valencia. Fueron sus mejores minutos, plasmados con los goles de Gameiro y Ferrán Torres que le pusieron por delante. Sin embargo, al final, al Valencia le falló la gasolina y el Atalanta, más entero, le dio la vuelta y se regaló una victoria. Con el 4-1 de la ida imposible de remontar, el Valencia quería, al menos, despedirse con una victoria honrosa. Se escapó en la recta final. 

Póker de Ilicic. Ilicic marcó los cuatro goles (dos de ellos de penalti) de los gli orobici. El esloveno puso la pólvora de un equipo sobrado de pegada, que juega y deja jugar. El 3-4-2-1 de Gasperini ofrece tantas variantes ofensivas, como carencias defensivas. En todo caso, el Atalanta homenajea al gol y, como tal, por algo es uno de los más goleadores de Europa. Ante el Valencia, ocho goles: cuatro en San Siro y cuatro en Mestalla. 

Entre los ocho mejores de Europa. En su primera comparecencia en la Champions, figura entre los ocho mejores de Europa y ya espera rival para cuartos. Una enorme alegría, también para su región, Bérgamo (Lombardía), de las más mermadas en Italia por el brote vírico. 

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

Villarreal 1-2 Leganés. Óscar sí cree en la permanencia


Óscar Rodríguez le dio al Leganés un triunfo vital en La Cerámica –el primero a domicilio en esta temporada que deja la salvación a 3 puntos. El Villarreal, pese a que se adelantó con un gol de Gerard, fue superado y remontado en la segunda parte. Una derrota, la tercera consecutiva, que le aleja de Europa.

1- Villarreal CF (4-4-2): Asenjo; Rubén Peña (Anguissa´87), Albiol, Pau Torres, Alberto Moreno; Cazorla, Iborra, Trigueros (Chukwueze´65), Moi Gómez (Ontiveros´57); Gerard Moreno, Alcácer.

2- CD Leganés (4-4-2): Cuéllar; Rosales (Bustinza´75), Awawiem, Siovas (Omeruo´67), Jonathan Silva; Aitor Ruibal (Assale´64), Amadou, Roque Mesa, Rodrigues; Óscar, Guido Carrillo.

Goles: 1-0 Gerard Moreno min.4, 1-1 Óscar Rodríguez min.47, 1-2 Óscar Rodríguez (p) min.70.

Árbitro: Soto Grado (Comité riojano). Amonestó a Alberto Moreno (41´), Rubén Peña (79´), Alcácer (79´), Rodrigues (79´), Iborra (80´), Awaziem (90´) y Jonathan Silva (90´).

Datos: Encuentro correspondiente a la jornada 27 de La Liga 2019/20 disputado en el Estadio de la Cerámica. 16.143 espectadores. Villarreal y Leganés conmemoraron el Día Internacional de la Mujer: ambos salieron al terreno de juego acompañados por niñas. Pablo Torrijos, atleta castellonense, hizo el saque de honor.

Tras sobrevivir en los años anteriores a Primera, esta campaña la permanencia se está poniendo carísima. El Leganés estaba a 6 puntos de la salvación, antes de que Óscar Rodríguez metiera dos pepinazos; un golazo de volea y otro de penalti dejan al Lega a 3 puntos de la permanencia. A falta de los añorados goles de En-Nesyri y Braihtwaite, Óscar hizo de goleador y tiró del carro. Un triunfo que trae esperanza, un nuevo halo para el que agarrarse para seguir en Primera.

La fe del Legañés choca con la decepción del Villarreal. Tras las derrotas del Metropolitano y San Mamés, una nueva decepción. Esta inesperada. Y eso que el Villarreal empezó bien y marcó muy pronto, pero perdió la cara al partido tras el tanto del empate al inicio del segundo tiempo. Con Calleja en la grada, sancionado, el Villarreal careció de control y terminó sin ideas y presa de la ansiedad.

El gol de Gerard Moreno estuvo cocinado primero por Cazorla, con un certero centro con la zurda en la banda izquierda que cabeceó Gerard. Sin oposición. Corría el minuto 4. Y lo que parecía una ventaja, no lo fue porque el Villarreal no la administró como tal. El Leganés, obligado por las circunstancias, se fue al ataque y descubrió las costuras defensivas del Villarreal. Una doble ocasión de Carrillo, desbaratada primero por Asenjo y luego por el palo, pusieron en jaque al Villarreal. El submarino replicó poco antes del descanso con otra doble ocasión: Cuéllar se lució primero ante Gerard y Moi falló en boca de gol.

El Leganés, como hizo el Villarreal en la primera parte, marcó nada más salir de los vestuarios. Un golazo de Óscar Rodríguez, de volea por la escuadra. Era el minuto 47 y la segunda parte presentaba una escenario nuevo. A partir del 1-1, los nervios se apoderaron del Villarreal y el Leganés, animado, se lanzó a por el gol de la victoria y lo consiguió. Pau derribó a Assalé y Óscar, de penalti, anotó el segundo en su cuenta particular. El penalti fue decretado a instancias del VAR, tras no señalarlo Soto Grado en primera instancia.

Al Villarreal le quedaban 20 minutos para reaccionar. El Leganés, con la ventaja favorable, retrocedió y defendió con todo en un 5-4-1. Lo más cerca que el Villarreal estuvo del gol fue en un tanto anulado a Gerard por fuera de juego. Acertó el linier. El submarino insistió con centros laterales que en varias ocasiones encontraron rematador, pero no aciert: Iborra y Gerard cabecearon desviado. Las últimas balas. Europa se esfuma. Salió reforzado el Leganés, esperanzando. Con Óscar tiene una baza favorable.

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

El arreón final del Real Madrid decide el Clásico


Victoria del Real Madrid y cambio de líder. El Real Madrid venció 2-0 al Barcelona y le arrebató el liderato. Decidió la gran recta final del Madrid, en la que Vinicius y Mariano acabaron con el Barcelona. Este perdonó en la primera parte y acabó superado por completo en la segunda mitad. 

La oportunidad desperdiciada del Barcelona. Fue mejor en la primera parte y desaprovechó la oportunidad de sentenciar La Liga. El Real Madrid empezó con ganas, pero su fuerte ritmo decayó hasta nada. Le desanimó su desacierto en las últimas jugadas. El Barcelona, entonces, jugó sus mejores minutos. Acumuló largas posesiones, encerró a los de Zidane y dispuso de claras ocasiones. Griezmann tuvo la primera; Arthur, en un mano a mano con Courtois, la más clara; Messi, otra. El portero belga, decisivo, salvó al Madrid y dejó a cero al Barça en el Bernabéu, algo que no ocurría desde hace 12 años.

La jugada que cambió el partido. La segunda mitad empezó como acabó la primera parte. Con el Barcelona dueño del balón y el Real Madrid, a merced de este. Sin embargo, con el paso de los minutos, los blancos se sacudieron el dominio y dieron un paso adelante. La mejoría se confirmó con una rosca de Isco perfecta que buscaba la escuadra y, por ende, el golazo. Este no llegó gracias a la magnífica intervención de Ter Stegen. No llegó el gol, pero esta acción dio el impulso definitivo a los de Zidane. Les hizo creer y, así, emergió su versión arrolladora.

Las peligrosas pérdidas del Barcelona. Los de Setién evidenciaron problemas a la hora de sacar el balón jugado y favorecieron las recuperaciones del Real Madrid cerca del área de Ter Stegen, factor que fue determinante en la derrota. Busquets y Arthur no encontraron en De Jong (partido para olvidar) el socio que esperaban para profundizar. En la segunda parte, Casemiro, Valverde y Kroos impusieron su ritmo y barrieron a la medular azulgrana. El Real Madrid siguió oliendo el gol y, al final, lo encontró.

Vinicius y Mariano, actores inesperados. En el minuto 71, Kroos encontró a Vinicius. El alemán trazó un espectacular pase a la espalda de Braithwaite que dejó a Vinicius en ventaja. El brasileño avanzó en diagonal y remató a gol, con ayuda de Piqué, que desvió el disparo al fondo de las mallas.Vinicius fue el principal agitador del Real Madrid y tuvo su recompensa con el gol, su faceta más reñida. El 1-0 aumentó la autoestima del Madrid, que controló hasta el final. El Barcelona, con Messi anulado por Casemiro, no reaccionó. La sentencia llegó en el añadido, obra de Mariano, el goleador más inesperado. El ariete (solo 47 minutos en tres partidos) demostró que merece más oportunidades en un equipo que pide a gritos un goleador.

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

El Lyon avisa a la Juventus



Otro favorito que se complica. La Juventus, uno de los principales candidatos para ganar la Champions, tropezó en la ida de octavos de final, al igual que otros tantos favoritos. El Lyon, que no arranca en la Ligue 1, rompió los pronósticos y se llevó un valioso 1-0 que obliga a la vecchia signora a la remontada.

Sin remates a puerta. La Juventus tuvo la posesión, pero fue un dominio del todo estéril. Tanto que no tiró ni una sola vez entre los tres palos. 14 remates y ni uno solo a puerta…

Fin a la racha de Cristiano. Llegaba el portugués en su mejor momento de la temporada: marcando en once partidos consecutivos. El Lyon interrumpió su racha. Cristiano lideró los ataques de la Juventus, pero ni sus compañeros lo encontraron, ni él logró romper una línea defensiva ordenada que no concedió. 

El 3-4-3 le funcionó a Rudi García. El técnico de Lyon maniató a la Juventus con esta variante táctica que introdujo hace pocos partidos. El Lyon salió tímido, muy atrás, pero con el paso de los minutos ganó confianza. El gol de Tousart a la media hora le dio el espaldarazo definitivo. En la segunda parte, el Lyon aguantó el asedio juventino, reforzado en la línea de tres centrales. Excelente trabajo de Dubois, en el carril diestro, y de Bruno Guimaraes junto a Tousart en el medio del campo.

Otra remontada. Aunque la Juve tiene potencial de sobra para remontar, el 1-0 es un resultado peligroso. Si bien, existe un precedente favorable para la Juventus de la pasada temporada. También en octavos. En la ida, cayó 2-0 ante el Atlético en el Wanda. En la vuelta, tres goles de Cristiano valieron el 3-0 y acabaron con la Juve en cuartos y con el Atlético eliminado. Ante el Lyon, la empresa no reviste de tanta dificultad. Sin embargo, todo lo que no sea voltear la eliminatoria sería un fracaso. Más para una Juventus forjada para luchar por todo.

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

El City de Guardiola pone cara la Champions al Real Madrid



Jaque mate.  El Manchester City golpeó al Real Madrid en el corazón. Su triunfo por 1-2 en el Santiago Bernabéu pone la Champions carísima para los de Zidane. El brillo del técnico francés se apaga incluso en su competición fetiche, al igual que el del Bernabéu, que ha dejado de insuflar el miedo escénico de antaño. El Manchester City lo tomó, madurando el partido bajo la batuta de un Pep Guardiola que mutó en distintos estilos. El City exigió más a Courtois que el Madrid a Ederson. Pero Isco dio primero y dejó al Real Madrid en una posición idónea. Hasta que todo se fue al traste en la recta final. Y de que manera. Gabriel Jesús y Sterling le dieron la vuelta y Ramos vio la tarjeta roja y se perderá la vuelta. Más difícil todavía. 

Golpe de efecto de Guardiola. El técnico catalán está viviendo una de sus temporadas más complicadas. A 22 puntos del intratable Liverpool, su idiosincrasia futbolística ha sido puesta en tela de juicio y ha despertado críticas tan feroces como injustas. Con la Premier imposible, la Champions se presenta como el único salvoconducto posible y, de momento, Pep se agarra a él con firmeza. 

Febrero negro. El Real Madrid no olvidará este mes. Primero, la eliminación ante la Real Sociedad en la Copa; segundo, la pérdida del liderato en La Liga; y, por último, la derrota ante el City que complica y mucho la Champions. En resumen, el Madrid se ha quedado sin un título, peligra otro y ha perdido la cabeza de La Liga. Un febrero para olvidar que ha tirado, en buena parte, el buen trabajo de los anteriores meses y que condiciona, además, la temporada.

Y ahora el Barcelona. Sin tiempo para lamerse las heridas, este domingo espera el Barcelona en el Bernabéu. Un Clásico donde ninguno ofrece plenas garantías. El Barcelona viene de empatar y jugar un partido gris en Nápoles. Sin embargo, el Real Madrid llega más tocado a este duelo decisivo por La Liga. Los de Zidane, en todo caso, están obligados a levantarse para recuperar el liderato y mejorar la autoestima. Si el Real Madrid quiere creer en la remontada ante el City, el primer paso pasa por recuperar las sensaciones. Un triunfo ante el Barcelona levantaría el ánimo de la decaída parroquia blanca.

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

Gnabry y Lewandowski destrozan al Chelsea


Rodillo alemán. El Bayern refrendó que es uno de los candidatos más firmes para ganar la Champions. Pasó por encima del Chelsea, al que le endosó un 0-3, y lo hizo con un gran fútbol.  El gigante bávaro arrolló a los de Lampard con un fútbol ofensivo y de presión asfixiante tras perdida. Demasiado Bayern para un Chelsea en construcción, al que el encuentro le quedó grande.

Tal para cual. Lewandowski y Gnabry decidieron en la segunda mitad. Gnabry, con dos goles en cinco minutos, inclinó la balanza. Lewandowski –asistente en los dos goles Gnabry– cerró la cuenta tras una fantástica carrera de Davies en el carril zurdo.

Nueva exhibición en Inglaterra. La Premier League tiene motivos para temer al Bayern. En esta edición de la Champions, además del 0-3 al Chelsea, quedará para la posteridad el 2-7 al Tottenham en la fase de grupos. Stamford Brige y White Hart Lane sufrieron la tremenda pegada de los de Múnich, con Lewandowski y Gnabry goleando en ambos encuentros.

El ostracismo de Kepa. Quinto partido consecutivo de Kepa en el banquillo. Lampard, una vez más, optó por Willy Caballero en la portería. Y lo cierto es que el veterano portero argentino, en la primera parte, sostuvo al Chelsea con dos buenas intervenciones a Lewandowski. Para Kepa, por lo tanto, el panorama se presenta complicado. Su presencia en la Eurocopa podría peligrar si su situación no varía.

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort


Griezmann saca al Barcelona de un apuro



Griezmann da vida al Barcelona. El delantero francés permitió al Barcelona obtener un 1-1 de San Paolo, a expensas de la vuelta en el Camp Nou. Partido gris del Barcelona, que acumuló tanta posesión como profundidad y remate le faltó. En la primera mitad, el Nápoles, cerrado atrás, le maniató y Mertens, con su golazo por la escuadra, le puso contra las cuerdas. Se esperaba otra actuación brillante de Messi en el templo de Maradona, pero quien apareció fue Griezmann para sacar al Barcelona de un lío.

La factura de San Paolo. Arturo Vidal, expulsado, y Busquets, que estaba apercibido, vio la amarilla. Ambos no estarán a disposición de Setién para la vuelta. Además, Piqué, en los instantes finales, se torció el tobillo y no acabó el partido. A falta de pruebas y evolución, queda en el aire la presencia del central en el Clásico del Bernabéu del próximo domingo. 

Mertens iguala a Hamsik. Su gol le sitúa como el máximo goleador del Nápoles, empatado a 121 tantos con Marek Hamsik. Mertens, sin embargo, no acabó el partido. Se retiró lesionado en la segunda mitad, aciaga para el conjunto de Genaro Gattuso, que encajó el gol de Griezmann y perdió a su mejor hombre. Pese a dicho contratiempo, Mertens dejó su huella e hizo historia con el Nápoles. 

Estrenos en los banquillos. La inestabilidad institucional (más que la deportiva) dejó a Ancelotti y Valverde fuera del Nápoles y el Barcelona, respectivamente. Gattuso y Quique Setién, sus sustitutos, no habían dirigido un partido de Champions hasta la fecha. Setién dijo que quería que su debut fuera recordado. No será como querría. Ni tampoco Gattuso. Tablas. El Camp Nou decidirá. 

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

El Atalanta le pone al Valencia la Champions cuesta arriba


Efectividad. Atalanta y Valencia intercambiaron ocasiones y errores defensivos. Sin embargo, este descontrol supuso un precio altísimo para el Valencia. El 4-1, más allá del juego, se explica a partir del acierto de cada uno. El Atalanta disparó cinco veces entre los tres palos y marcó cuatro goles. Hateboer, en dos ocasiones, Ilicic y Freuler batieron a Jaume. El Valencia, en cambio, marcó un gol en cinco tiros a puerta y falló goles cantados. Solo Cheryshev logró perforar la meta de Gollini. 

El tercer equipo más goleador de Europa. Antes del choque, se conocía un dato que explica los cuatro goles del Atalanta: es el tercer equipo más goleador de Europa. Solo le supera el Manchester City y el PSG, ambos formados a base de petrodólares. El Atalanta, en cambio, con el presupuesto más bajo de los octavos de la Champions, ha demostrado que se puede atesorar tanta pegada como los grandes. El sello de fútbol ofensivo instaurado por Gian Piero Gasperini, técnico italiano alejado del catenaccio, casa a la perfección con la calidad que el Atalanta atesora en la línea ofensiva. No obstante, a falta de un killer, el gol se reparte entre Ilicic, Muriel, Zapata, Papu Gómez, Gosens, Pasalic.

Goleado a domicilio. Cuando el sorteo emparejó a Atalanta y Valencia, los ché tenían el cartel de favorito. Venían de liderar un grupo con el Chelsea y el Ajax, al que mandaron a la Europa League, y contaba con más experiencia en Europa; el Atalanta, por su parte, era un debutante que había emergido en los octavos tras perder los tres primeros partidos. Pero, en los últimos meses, la balanza se desniveló a favor del Atalanta. La mejoría de juego y resultados, con sonoras goleadas, le ascendieron hasta la cuarta plaza en la Serie A. En cambio, el Valencia, este último mes, ha sufrido desgarradores resultados a domicilio (4-1 ante el Mallorca y 3-0 frente al Getafe), con nefastos errores en defensa que le ponían en preaviso. Al final, esta doble tendencia se manifestó en San Siro. El Atalanta goleó y el Valencia fue goleado.

Mestalla, último hilo de esperanza. El Valencia iba perdiendo 4-0 y ya daba la eliminatoria por perdida. Hasta que Cheryshev le insufló un halo de vida. El ruso, con su gol, apela a la remontada en Mestalla, donde el Valencia se siente más fuerte. Allí, recientemente, ganó al Barcelona y empató ante el Atléticode Madrid. Ante estos dos conjuntos, los de Celades dieron una buena imagen, que es la que el Valencia debe transmitir ante el Atalanta. El conjunto del Bérgamo le dejará jugar, pero el contraataque puede resultar dañiño para un Valencia obligado a mejorar en defensa. En definitiva, gesta o adiós.

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @ManuelMonfort

La superioridad del Leizpig se impone en White Hart Lane



Al ataque. El Leizpig se llevó de White Hart Lane un buen resultado. Ganó 0-1 al Tottenham de Mourinho y lo hizo con una clara superioridad. La propuesta ofensiva de Julian Nagelsmann se manifestó en diversidad de ocasiones sobre la meta spur y, de no ser por las intervenciones de Hugo Lloris, el Leizpig habría logrado una renta incluso más favorable. Pero solo Timo Werner, de penalti, logró batir el portero francés. El subcampeón de Europa, a merced del Leizpig, también tuvo sus opciones, pero se encontró con el meta Gulacsi. Pese al buen trabajo de Bergwijn, el Tottenham acusó las bajas de Kane y Son.

Lloris y Gulacsi. Si solo se vio un gol fue, ante todo, por las actuaciones de los porteros. Lloris negó el gol a Angeliño, Schick y a Werner en dos ocasiones. Pero también el Tottenham se estrelló en Péter Gulácsi. El cancerbero húngaro se lució ante Bergwijn, Moura y Lo Celso. Gulacsi sostuvo el triunfo del Leizpig y Lloris, por su parte, dejó al Tottenham con opciones para la vuelta. 

Juventud, divino tesoro. El Leizpig destila juventud desde el banquillo hasta el terreno de juego. Empezando por su técnico. Con tan solo 32 años, Nagelsmann es uno de los entrenadores de moda. Su propuesta al ataque y vistosa está llevando a los toros a realizar una excelente Champions y a luchar por la Bundesliga. Y sobre el tapete, aunque hay veteranos como Gulacsi (29 años) o Halstenberg (28 años), la base se asienta sobre jóvenes con una tremenda proyección: Werner (23 años), Sabitzer (25 años), Klostermann (23 años), Nkunku (22 años),  Dani Olmo (21 años), Mukiele (23 años), Laimer (22 años)… Esta apuesta logró en White Hart Lane un salto cualitativo y de prestigio. Europa vigila al Leizpig. 

El gafe de Mourinho en la Champions. El de Setúbal ha protagonizado grandes capítulos en la Champions. Las gestas en el Oporto y el Inter le llevaron a colocarse dos medallas de campeón. Sin embargo, en los últimos años, está negado en la competición. En concreto, en las eliminatorias. La última que superó Mourinho data del 8 de abril de 2014, cuando eliminó al PSG con el Chelsea. Aunque ha empezado con mal pie en octavos con el Tottenham, aún tiene la posibilidad de revertir esta racha negativa en el Red Bull Arena.

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

Esperanza para Anfield



El Atlético de Simeone de siempre. Cuanto más difícil, más se motiva. Ante este Liverpool –mejor incluso que el que fue campeón de la Champions en la pasada temporada– volvió el Atlético de las grandes noches europeas. El plan le salió perfecto al Cholo. Salió a morder y lo consiguió. Luego se defendió con todo del asedio del Liverpool y salió con peligro a la contra. Se quedó en 1-0, que le da una vida que muchos creían inexistente, por el rival y por las decepciones recientes. Había ganas de reivindicarse y esta ha sido la demostración de que el Atleti sigue presente. 

El Liverpool no es invencible. La maquinaria perfecta de Klopp se interrumpió en el mismo escenario en el que ganó su sexta Copa de Europa en el pasado curso. La derrota en el Metropolitano es la tercera de esta temporada, tras caer ante el Nápoles en la fase de grupos de la Champions y ante el Aston Villa en la EFL Cup. Invencible en la Premier, la que lidera de forma arrolladora. Le saca 25 puntos al City, el segundo. Suma 25 victorias en 26 partidos y solo ha cedido un empate. Con estos impresionantes números, se engrandece el despliegue colectivo del Atlético. Maniató al tridente formado por Firmino, Mané y Salah. Solo este último hizo resoplar a un Metropolitano que latió como nunca. 

Saúl, para las grandes ocasiones. El canterano se ha especializado en aparecer en los momentos importantes. En la memoria, los goles al Bayern, al Real Madrid, al Leicester…, y, ahora, el que anotó al Liverpool. Saúl apareció y no fue el único. Felipe anuló a Salah y Firmino, Thomas sobresalió en el centro del campo y Lodi creó mucho peligro con sus subidas. Volvió Diego Costa en la recta final, toda vez que Morata no atinó para el 2-0. Por su parte, Lemar y Vrsajlko fueron las novedades del once. Lemar, una vez más, desapercibido. El francés, un año y medio después, sigue sin explotar y demostrar su calidad. 

El más difícil todavía en Anfield. El Liverpool es especialista en gestas y remontadas en Anfield, que crea una atmósfera única e inigualable. Sin ir más lejos, el Barcelona desperdició un 3-0 y se quedó sin la final del Metropolitano. Del mismo modo, los de Simeone también tienen en la retina el fracaso del Juventus Stadium. Tras vencer a los bianconeri 2-0 en la ida, un hat-trick de Cristiano acabó con el Atleti. En Anfield resultará inevitable no sufrir, pero lo bueno es que un gol obliga al conjunto red a doblar la apuesta. Y de defender sabe lo suyo el Atleti, pero como no salga de las inmediaciones de Oblak será difícil que salga vivo del templo inglés.

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

Haaland complica la Champions al PSG



Una nueva estrella. Erling Braut Haaland está viviendo una temporada inolvidable. De revelación en el Salzburgo a consagrarse en el Dortmund. Y todo en una misma campaña. Difícil crecer tanto y tan rápido, pero lo que resulta evidente es que, a sus 19 años, el noruego es uno de los nueves del momento. Dos goles suyos vuelven a poner en entredicho al PSG en octavos. Un doblete que engrosa sus estratosféricas cifras: 10 goles en la Champions en siete partidos y 11 goles con el Dortmund en siete partidos. Con tanta productividad, los 20 millones que el Dortmund pagó al Salzburgo en el pasado mercado invernal le convierten en una ganga.

De nuevo los octavos. Dentro de lo malo, el 2-1 es un resultado remontable en el Parque de los Príncipes. Sin embargo, planean de nuevo las tres eliminaciones anteriores en octavos. Un cuarto KO dejaría el proyecto de Al-Khelaïfi en entredicho y el futuro de Mbappé y Neymar más fuera de lo que ya pinta. En todo caso, el PSG puede solucionar la papeleta en su feudo y superar la barrera de los octavos. 

Regreso amargo de Tuchel.  El técnico alemán del PSG volvió a la que fue casa durante dos años. Se enfrentó a su ex y sufrió la primera derrota en la presente Champions. En parte, por su racanería. Deshizo el tridente, prescindió de Icardi y puso a tres centrales. El 3-4-2-1 no le funcionó. El PSG, además, se mostró demasiado contemplativo y no arriesgó hasta la segunda mitad, aunque lo pagó con las rápidas transiciones del Dortmund. El futuro de Tuchel en París va supeditado a superar esta eliminatoria.

Haaland eclipsó a Mbappé. La joven perla francesa se sintió incómodo como única referencia, con Neymar y Di María por detrás de él. Solo aportó una asistencia a Neymar. Este fue más incisivo: marcó el gol del PSG y rozó el 2-2 con un remate al poste. Al final, no fue la noche de Neymar ni Mbappé. Haaland les eclipsó y, con él, el Dortmund se presenta como un amenaza en París.

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

El Villarreal presenta su candidatura a la Champions


La pasada jornada resultó del todo propicia para el Villarreal. El triunfo ante el Levante y los tropiezos de los rivales directos, dejaron al submarino sexto, en puestos de la Europa League, y a 2 puntos y 4 puntos de la cuarta plaza y la tercera plaza que dan derecho a clasificarse para la Champions League.

Con permiso, eso sí, de la Real Sociedad, que no disputó el derbi ante el Eibar en Ipurúa por la contaminación del vertedero de Zaldibar. No obstante, el partido aplazado de la Real Sociedad, el empate entre el Valencia y el Atlético, las tablas del Sevilla ante el Espanyol, la derrota del Getafe en el Camp Nou; y, por supuesto, la victoria del Villarreal por 2-1 frente al Levante, supusieron la carambola perfecta.

El Villarreal no ocupaba puestos de competición europea desde hace un año y medio. En concreto, desde la última jornada de la temporada 2018/19, saldada con un 2-2 ante el Real Madrid. Desde entonces, en el pasado curso, salió indemne de un ejercicio de supervivencia y, esta campaña, había rondado los puestos europeos sin asaltarlos. Hasta ahora. Lo había logrado de forma provisional, pero no definitivamente como lo ha hecho en la jornada 24.  

Una vez alcanzado el objetivo, el Villarreal luchará por preservarlo, reforzarlo y pondrá toda la carne en el asador por el premio más preciado. Con la tercera plaza del Getafe y la cuarta del Atlético a 4 y 2 puntos, respectivamente, al submarino se le presenta una oportunidad magnífica. La Champions hacía tiempo que no estaba tan a tiro.

Como aval principal para asaltarla, el Villarreal se acoge a su magnífico momento en La Liga: seis victorias, un empate y una derrota en los últimas ocho jornadas. Todo empezó con la victoria (1-2) en el Pizjuán del pasado 15 de diciembre, el punto de inflexión que atajó una mala racha de seis jornadas sin ganar y supuso el inicio de dicha progresión hacia Europa.

En el horizonte inmediato se presentan dos salidas exigentes que marcarán la temporada. Esta jornada, visita al Atlético en el Metropolitano; la próxima, al Athletic en San Mamés. Por lo tanto, el Metropolitano y San Mamés, en las dos próximas jornadas, calibrarán si los de Calleja están capacitados y preparados para un reto semejante como el de la Champions.

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

Villarreal 2-1 Levante. El Villarreal se asoma a Europa


El Villarreal presenta su candidatura para luchar por Europa. El triunfo ante el Levante le permite situarse en la Europa League y quedarse a 2 puntos de la Champions. El Levante, hasta el 2-1, se lo puso difícil al Villarreal. Mayoral, al inicio del segundo tiempo, igualó el tanto inicial de Gerard Moreno. Sin embargo, poco le duró la alegría a los de Paco López. Moi Gómez, cinco minutos después del empate, hizo el definitivo 2-1 y ahí acabó el toma y daca. El Villarreal controló y neutralizó al Levante hasta el final.

2- Villarreal CF (4-4-2): Asenjo; Mario, Albiol, Funes Mori, Rubén Peña; Cazorla (Pau Torres´92), Iborra (Anguissa´46), Trigueros, Moi Gómez; Gerard Moreno, Paco Alcácer (Chukwueze´76).

1- Levante UD (4-4-2): Aitor Fernández; Miramón, Vezo, Postigo, Clerc (Toño García´88); Rochina, Campaña, Vukcevic (Sergio León´80), Bardhi; Roger, Borja Mayoral (Morales´70).

Goles: 1-0 Gerard Moreno min.8, 1-1 Borja Mayoral min.55, 2-1 Moi Gómez min.60.

Árbitro: Melero López (Comité andaluz). Amonestó a Iborra (22´), Trigueros (53´), Rubén Peña (68´) y Postigo (89´).

Datos: Encuentro correspondiente a la jornada 24 de La Liga 2019/20 disputado en el Estadio de la Cerámica. 12.053 espectadores. 

Los tropiezos de los rivales dejaron en bandeja la sexta plaza y el Villarreal lo aprovechó. El submarino se deshizo del Levante, no sin sufrimiento, y obtiene un triunfo de valor incalculable por lo que supone. Sostenido sobre Gerard, Cazorla y Moi, los mejores, el Villarreal fue mejor en la ruleta rusa. El Levante, valiente y ofensivo, como siempre es con Paco López, plantó cara. Y aunque inquietó más que asustó, hizo sudar a un Villarreal que solo respiró tras el segundo tanto. Ahí se acabó la gasolina del Levante.

Un Levante, que ya desde el inicio, salió sin contemplaciones. Vertical y al ataque. Así rondó las inmediaciones de Asenjo con ataques veloces en forma de centros que rozaron el remate. El Levante olía la sangre, el Villarreal también. Este respondió al asedio inicial granota de la forma más contundente: con el gol. Entre Cazorla y Alcácer lo fabricaron y Gerard lo ejecutó. El delantero catalán, desde el vértice derecho, burló el marcaje de Clerc y la cruzó por el palo largo. El Villarreal anotó en su primera ocasión.

Poco después del gol, Moi Gómez tuvo el segundo y Roger, el empate. El centrocampista del Villarreal se topó con Aitor Fernández y el delantero granota no atinó en la mejor ocasión del Levante en el primer tiempo. A partir de ahí y hasta el descanso, el ritmo decayó y las defensas se adueñaron de la situación. Asenjo y Aitor, después de un inicio exigente, no tuvieron trabajo hasta la segunda parte. Ni Villarreal ni Levante controlaron, con un toma y daca que dejó el partido a merced del que tuviera mayor acierto.

Y, al final, se impuso lo lógica: se impuso la mayor calidad del Villarreal, pese a que Borja Mayoral le puso emoción en el inicio del segundo tiepmo. El delantero madrileño remachó en el segundo palo un centro tenso de Clerc y dio esperanza al Levante. Antes del 1-1, Cazorla tuvo el segundo, pero Aitor, con una gran parada, evitó lo que hubiera sido la sentencia. Sin embargo, el mazazo definitivo para el Levante resultó el gol de Moi Gómez, tan solo cinco minutos del tanto de Mayoral. El del Villarreal definió con calidad, de tiro ajustadísimo al palo. La larga revisión por parte del VAR puso picante. Al final, se dio el gol por válido.

Después del 2-1 y hasta el final, el Villarreal cortó de raíz el ida y vuelta. Aseguró la línea defensiva y creció en el juego ofensivo. El tercero, el gol de la tranquilidad, rondó las inmediaciones de Aitor. Pero el meta demostró por qué es el portero que más paradas realiza de La Liga. Aitor, que en su día jugó en el Villarreal B, mantuvo vivo a su equipo hasta el final sin que sirviera de algo. El Villarreal, al final, celebró su nueva condición de equipo de Europa League y ya sueña con la Champions. Hasta volvió Pau Torres en el añadido. La lesión que le ha mantenido alejado desde finales de enero ya es historia.

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

Twitter Delicious Digg Stumbleupon Favorites More