El Atlético gana la Europa League de la mano de Griezmann

Los rojiblancos derrotaron al Olympique de Marsella con un doblete del delantero francés

Biografía de Alfredo Di Stéfano

Repasamos la vida profesional de Alfredo Di Stéfano en esta completa biografía. Contiene sus inicios en River Plate y Millonarios, la historia de su fichaje, la tremenda influencia en el Real Madrid de las cinco Copas de Europa, su secuestro, su trayectoria como entrenador...

Reporte Especial: Diego Armando Maradona

Repasamos la carrera del crack argentino. Conoce sus inicios, sus éxitos y sus retos más difíciles a lo largo de su trayectoria profesional.

Villarreal 2-0 Granada: Victoria balsámica


El Villarreal recuperó las buenas sensaciones ante el Granada. Ganó 2-0 al combinado nazarí con goles de Bruno y un estelar Álvaro, que consiguió por primera vez en su carrera lograr un gol y una asistencia en un partido. El submarino amarillo fue claramente superior a un flojo Granada que no inquietó a Asenjo. Primera victoria en 2017 del Villarreal, que se queda a 2 puntos de la Champions. El Granada, colista. 

2- Villarreal CF (4-4-2): Asenjo; Mario, Bonera, Álvaro, José Ángel; Jonathan Dos Santos, Trigueros, Bruno, Castillejo (Leo Suárez´79); Soriano (Adrián´62), Sansone (Rodrigo´86).

0- Granada CF (5-4-1): Ochoa; Foulquier, Saunier (Kravets´73), Ingason, Gastón Silva, Isaac Cuenca; Aly Mallé (Atzili´80), Hongla, Samper, Ponce (Boga´59); Adrián Ramos.
Goles: 1-0 Bruno min.42, 2-0 Álvaro min.72

Árbitro: Álvarez Izquierdo (Comité catalán). Enseñó la tarjeta amarilla a Álvaro (37´), Soriano (38´), Samper (48´), Gastón Silva (73´) y José Ángel (88´)

Datos: Encuentro de la 20ª jornada de LaLiga Santander 2016/17 disputado en El Estadio de la Cerámica. 18.000 espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones.

Venía el Villarreal de arrancar 2017 con el pie izquierdo. Sin estrenar el casillero de victorias. Apretaba la necesidad de invertir la dinámica y el submarino era consciente de que no podía fallar más. Ante el Granada tocaba volver a ganar. Y lo hizo y con buena cara. Ya desde el inicio se vio a un Villarreal fresco, con chispa. Fran Escribá introdujo una variante táctica: cinco medios, con Soriano por detrás de Sansone. Le funcionó. Trigueros, Bruno, Castillejo, Jonathan y Soriano abrieron el tarro de las esencias y ahogaron el sistema defensivo nazarí.

Lucas Alcaraz también probó algo distinto. Utilizó la defensa de cinco, aunque igualmente hizo aguas. El Granada se mostró blando, incapaz de frenar la engrasada maquinaria ofensiva local. 'Memo' Ochoa fue el mejor del Granada. El cancerbero mexicano evitó la goleada. Sacó buenas manos ante Trigueros, Sansone y Soriano. Sansone se mostró tan voluntarioso como incisivo. Si no marcó fue por el buen hacer de Ochoa y por el palo, que evitó que marcara un golazo de falta. Volviendo al Granada, debutó Adrián Ramos. El colombiano no tuvo oportunidad de demostrar el olfato que ha adquirido en la Bundesliga. No le llegaron balones, más allá de un gol anulado por fuera de juego. Pero no fue por Adrián Ramos, sino por un concepto de llegada y verticalidad del que los que el Granada careció. Álvaro y Bonera, pareja inédita, neutralizaron al Granada. Y Asenjo intervino en escasas ocasiones.

Álvaro brilló en las jugadas de estrategia

Los goles del Villarreal era cuestión de inercia que llegaran. Ambos se hicieron de rogar, uno en la madurez de cada parte. En el 1-0, en el 41´, Trigueros lanzó una falta desde el vértice central hacia la derecha, donde Álvaro la puso y Bruno remachó en el área chica. En segundo, en el 72´, Álvaro remató un corner, poniendo el broche a un día que no olvidará. Asistencia y gol, el primero que logra con la casaca grogueta. El Villarreal sacó rédito a la estrategia, especialmente Álvaro, protagonista en ambos tantos.

Con 1-0 el partido estaba en el alambre. El Villarreal lo había adormilado excesivamente. Pero viendo que el Granada no mordía, no tuvo problemas para sentenciarlo. Incluso pudo haber goleado. Adrián, que salió en la segunda mitad, oxigenó al Villarreal; y casi marcó. La madera evitó un gol que hubiera firmado el día que redebutaba con el submarino. Lucas Alcaraz, tras el 2-0, desmontó la defensa de cinco y sacó a Kravets para jugársela con un 4-4-2. Pero nada cambió. El submarino recuperó sensaciones. El Granada, colista, muestra unos síntomas preocupantes.

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

El Valencia gana en Villarreal y confirma su recuperación


Voro trae de vuelta al Valencia. Tras ganar al Espanyol, el Valencia ha hecho lo propio en el Estadio de Cerámica, llevándose el derbi, certificando la recuperación y alejándose del descenso. El conjunto ché lo solucionó en la primera parte. Los goles de Carlos Soler y Santi Mina, aprovechando un error fatal de Asenjo, fueron una losa demasiado pesada para el Villarreal. El submarino amarillo, que se vio sorprendido por un serio Valencia, solo fue superior en la recta final. A base de coraje inquietó a Alves, pero el arquero valencianista no dio opción al submarino. El Villarreal, que sigue sin ganar en 2017, se aleja de los puestos de Champions y sigue sexto, en Europa League.

0- Villarreal CF (4-4-2): Asenjo; Mario, Álvaro, Víctor Ruiz, Jaume Costa; Jonathan Dos Santos (Santos Borré´83), Trigueros, Bruno, Soriano (Castillejo´60); Sansone, Pato.

2- Valencia CF (4-3-3): Diego Alves; Cancelo, Garay, Mangala, Gayá; Parejo, Enzo Pérez, Carlos Soler (Mario Suárez´77); Munir (Montoya´74), Santi Mina (Zaza´81), Nani.
Goles: 0-1 Carlos Soler min.34, 0-2 Santi Mina min.41.

Árbitro: González González (Comité castellano-leonés). Enseñó la tarjeta amarilla a Enzo Pérez (32´), Víctor Ruiz (48´), Garay (79´) y Jaume Costa (88´). 

Datos: Encuentro de la 19ª jornada de LaLiga Santander 2016/17 disputado en El Estadio de la Cerámica. 18.000 espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones pese a la gran cantidad de lluvia caída en las últimas horas. 

Tanto buscar fuera y la solución estaba en casa. Ni Neville, ni Ayestarán, ni Prandelli. Voro. El técnico valenciano ha curado al enfermo, que estaba crítico y con un porvenir negro. Solo se han logrado dos victorias. Pero no son solo dos victorias, son buenas sensaciones que toca mantener.

El Villarreal es la otra cara de la moneda. Ha entrado en un momento gris. O dicho de otro modo, ha entrado en 2017 con el pie izquierdo. No sabe lo que es ganar (3 empates y 2 derrotas) y lo preocupante no son los resultados únicamente. El Valencia le ganó en ganas y eso en un derbi se paga. Cuando se quiso, en el arreón final, ya era demasiado tarde. El juego también debe de mejorar o mantenerse a un buen nivel durante los 90 minutos, no por tramos.

La salida del Valencia ya fue una declaración de intenciones. El equipo blanquinegro salió valiente, discutiendo la manija al Villarreal. La alta presión en primera línea dio problemas al submarino, incomodo ante el empuje valencianista. Los buenos minutos del Valencia se correspondieron con sendos acercamientos. Parejo y Munir avisaron de que el Valencia tenía ganas de llevarse el derbi. El Villarreal realizó una floja primera parte. Trigueros y Bruno se vieron superados por superioridad numérica. El trío Parejo, Enzo Pérez y Carlos Soler maniataron el doble pivote del Villarreal. Sansone y Soriano, controlados por la retaguardia ché, no tuvieron su noche y el Villarreal lo notó. Solo Pato hizo algo distinto. En sus botas estuvo la mayor parte del peligro groguet.

Nani y Carlos Soler fueron de lo más destacado del combinado de Voro. Ambos fueron protagonistas en el primer gol. En el 41´ Nani realizó una gran jugada desde la izquierda, con bicicletas a Mario, y la puso al corazón del área. Carlos Soler, entrando desde atrás, remachó de primeras. Gran aparición la de Carlos Soler. Acaba de aterrizar en el primer equipo y ya irrumpe con un gran futuro. Hizo de todo y todo bien. Asenjo también suele ser de los que lo hacen todo bien, pero es humano. Cometió un error grave que propició el 0-2 al filo del descanso, un gol determinante. Víctor Ruiz se la cedió a Asenjo que, en el momento de sacarla jugada, se lió y Santi Mina le robó la cartera. El delantero del Valencia no perdonó ante la lamentación del portero palentino. Un error que no empaña la gran temporada del palentino. Sus paradones tantas veces le han dado frutos al submarino amarillo.

En la segunda mitad empezó mejor el Valencia, ofreciendo un cuarto (del 45 al 60) de gran fútbol. Fueron minutos en los que se gustó, monopolizando la posesión y pudiendo sentenciar. Sobre todo en una contra de Nani que Asenjo salvó. Asenjo realizó otra buena parada a Carlos Soler, dejando latente que había olvidado el error del segundo gol. Posteriormente, el Villarreal se desquitó y a base de coraje y fútbol amenazó la buena renta valencianista. Castillejo, que entró por Soriano, mejoró al Villarreal. Trigueros subió las prestaciones y Pato siguió insistiendo. La madera evitó que el brasileño marcara y Alves hizo lo propio ante Trigueros acto seguido, en una buena doble ocasión del Villarreal, la mejor del submarino junto a un remate de Mario que neutralizó Alves. El primer derbi del rebautizado Estadio de la Cerámica se fue a la capital del Turia. El Valencia respira. El Villarreal debe mejorar. 

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

Real Madrid, Sevilla y Barcelona, triple pulso por La Liga


El Sevilla acabó con la imbatibilidad del Real Madrid. Ganó 2-1 a los de Zidane en el Pizjuán y se queda a 1 punto del Real Madrid (tiene un partido menos). El Barcelona, que le endosó una manita a Las Palmas, se sitúa a 2 puntos. LaLiga se aprieta. La lucha por alcanzar la cima se pone al rojo vivo.

Definitivamente, el Real Madrid no es invencible. Su gran marca se quedó en 40 partidos sin perder. Ayer probó su medicina. Iba ganando 0-1, merced a un gol de Cristiano de penalti. Pero Sergio Ramos, en propia puerta en el 85´, y Jovetic, en el 92´, remontaron para el Sevilla. Peores partidos jugó el Real Madrid de los que no perdió en la gran racha de 40. Fue un Madrid sólido, serio. Tuvo la victoria en la mano. Por méritos, quizás no mereció perder. La defensa de tres dio solidez, aunque a cambio de perder mordiente al tener una pieza menos en ataque. Y ahora se abre un nuevo panorama para el Real Madrid, cuya renta se ha acortado. Cierto que le queda pendiente el partido de Mestalla, pero no debe de levantar el pie del acelerador ante el ímpetu de los perseguidores. El Real Madrid tiene en LaLiga (no la gana desde 2012) su foco principal de esta temporada. Tal y como ha demostrado, va muy en serio y no quiere dejar escapar la oportunidad.

Sin el ruido de los dos todopoderosos, el Sevilla está metido de lleno en la pelea. Por puntos (39) es el mejor Sevilla a estas alturas de LaLiga y eso son palabras mayores. Jorge Sampaoli ha elevado el nivel, superando un listón ya alto de por sí. El técnico argentino da mucha importancia al cómo. Por ello, el 'jogo bonito' se presenta innegociable. Con el buen trato de balón como vía, juega de tú a a tú, sea quien sea el rival. Otro mérito del técnico argentino reside en la innovación táctica, con el cambio de sistema constante dependiendo de lo que se necesite en cada momento concreto, lo que hace al Sevilla imprevisible. Y aparte de Sampaoli, por supuesto no falta la mano de Monchi. Los fichajes de Nasri, Mudo Vázquez y Jovetic han elevado el nivel competitivo. Mientras que se ha mantenido a Vitolo, Mariano, N´Zonzi, Iborra y Sergio Rico, cinco pilares fundamentales. Y ahora, la pregunta del millón. ¿Es realmente candidato el Sevilla? No será fácil aguantar la exigencia y el desgaste de una competición tan larga. Ya es meritorio acabar la primera vuelta a tiro del liderato. Dependerá de la capacidad de respuesta del propio Sevilla.

La derrota del Real Madrid coincidió con una buena versión azulgrana ante Las Palmas. Agarrarse a argumentos futbolísticos y no distrayéndose con los árbitros, la mejor manera de ir a por una Liga que hace solo una semana estaba complicada. Los de Luis Enrique no solo tienen que superar al Real Madrid, también al Sevilla, al que tienen por delante. Motivos para ser optimistas hay. El principal, Messi. El crack argentino ha empezado el año enchufado, con ganas de volver a ganar títulos y, de paso, recuperar el cetro que le ha arrebatado Cristiano Ronaldo. Pero Messi, por muy Messi que sea, necesita a Neymar y Luis Suárez. El uruguayo está recuperando el idilio con el gol y, el brasileño, parece recuperado para la causa. Con la MSN enchufada e Iniesta flotando el tarro de las esencias, el Barcelona tiene recursos ofensivos para dar y tomar. El talón de Aquiles está en la defensa y en el acompañante de Busquets e Iniesta. A nivel defensivo Piqué sostiene, pero Mascherano acusa el DNI. Umtiti pide galones, sobre todo en partidos importantes. Ter Stegen no es que no pare lo imparable, sino que muchas veces no para lo parable. Y André Gomes, de momento, no es el del Valencia. Rakitic, la mejor solución, ha perdido la confianza del Lucho. Potenciar las muchas virtudes y pulir los defectos, clave para conquistar una nueva Liga.

Y cuarto asoma el Atlético de Madrid, acechando a la sombra, a 6 puntos del Real Madrid. ¿Se puede considera a los del Cholo candidatos? A día de hoy no, pero no se les puede descartar. El Atlético empezó bien, pero a mitad de temporada se desinfló, alejándose incluso de los puestos de Champions. Parece haber recuperado terreno en las últimas jornadas. Por ello y, de acuerdo a su gran papel en las últimas temporadas, hay que tener en cuenta al Atleti. ¿Quién dice que no encadene una gran racha en la segunda vuelta? Algo incierto, también por otra parte. Da síntomas de estar en transición, como ya ocurriera en 2015 tras la final de Lisboa de 2014. Lo primero es recuperar del todo la identidad principal, la solidez defensiva, y potenciar el balón parado nuevamente. Los Koke, Griezmann, Godín, Carrasco y compañía no han dicho su última palabra.

Por lo tanto, a punto de finalizar la primera vuelta, nos queda una lucha por el título apasionante. El Real Madrid sigue siendo favorito, sí. Pero Sevilla y Barcelona no se lo pondrán fácil. Veremos si el Sevilla de Sampaoli aguanta la carrera o incluso es capaz de ponerse líder o, lo más difícil, conquistar LaLiga. O tal vez aparezca el Barça de Luis Enrique del triplete o veamos al Barcelona irregular de la primera vuelta. Todo depende del Real Madrid. De si lo del Pizjuán es un nuevo comienzo o se mantendrá ese Real Madrid que estaba por encima de los demás. Veremos a ver.

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

Copa del Rey: Otra ronda apasionante y exigente

RFEF
El sorteo de cuartos de la Copa ha dejado los siguientes emparejamientos: Real Sociedad - Barcelona, Alcorcón - Alavés, Atlético - Eibar y Real Madrid - Celta. Después de unos octavos vertiginosos, nos espera otra ronda emocionante y de lucha sin cuartel para alcanzar las semifinales.

No ha habido ningún emparejamiento de cocos. Ni Clásico, ni derbi madrileño, ni duelo colchonero azulgrana. Los tres principales favoritos no se enfrentarán entre sí. Pero tendrán que hacer frente a rivales correosos y de buen trato al balón, que exigirán un nivel alto a Real Madrid, Barça y Atleti. Mientras, para Alavés o Alcorcón se presenta como la gran oportunidad de colarse en semifinales. Barcelona, Alavés, Atlético y Real Madrid son favoritos para alcanzar el penúltimo peldaño.

El Barcelona ante la maldición de Anoeta

Si hay un campo maldito para el Barcelona ese es Anoeta. No gana en el feudo donostiarra desde 2007. Esta temporada en LaLiga, la Real Sociedad arrolló al peor Barcelona. Pese a ello, se tuvo que conformar con el empate. Eusebio repetirá planteamiento: quitar el balón al Barcelona y poblar la zona central, dejando libres las bandas. Dicen que es la manera más difícil de jugar al Barcelona, pero a Eusebio le funcionó. Solo que ahora el empate no le valdría, necesita ganar, mas siendo la ida en Anoeta. El Barcelona, que sufrió para eliminar al Athletic tras perder en San Mamés, no quiere volver ir a remolque. Romper la maldición de Anoeta equivale a tenerlo encarrilado. Con Messi tan enchufado es más fácil. Depende de que Luis Suárez y Neymar le sigan el ritmo.

La gran oportunidad de Alavés y Alcorcón

Sorteo benévolo para ambos. Especialmente el Alcorcón, en octavos ya fue agraciado cruzándose con el otro Segunda, el Córdoba. Ello no le resta méritos al equipo alfarero, que ya sabe lo que es eliminar a un Primera, el Espanyol. Le va la Copa, su famoso 'alcorconazo' ha quedado para la historia. Alcorcón y Alavés tienen en común que a domicilio funcionan mejor. El Alcorcón resolvió ante el Espanyol y el Córdoba lejos de Santo Domingo. El Alavés, capaz de ganar en el Camp Nou, tratará de asestar el zarpazo en la ida en Alcorcón. El Glorioso, ante una gran oportunidad de llegar a semifinales y luego soñar con volver a una final, rememorando aquella histórica contra el Liverpool de la Copa de la UEFA.

El Eibar amenaza las dos caras del Atlético

El Atlético de Madrid resumió ante Las Palmas su temporada, mostrando dos caras bien distintas. En la ida enseñó la buena. Ganó 0-2, con solvencia, dejando la eliminatoria sentenciada. En apariencia, porque en la vuelta se complicó incomprensiblemente. Las Palmas ganó 2-3, con dos goles canarios en los últimos minutos que dejaron a la Unión Deportiva a un gol de la hazaña. Si vemos al Atlético bueno ante el Eibar todo hace indicar que los de Simeone estarán en semifinales. Pero si no sucede así, no hay que descartar la campanada del Eibar. El conjunto armero no se arruga nunca, juega bien al fútbol y ya se sabe que Ipurúa nunca es fácil para los grandes.

El Celta, otro reto para el Real Madrid de Zidane

El Real Madrid de Zidane firmó en Sevilla la friolera de 40 partidos sin perder. Parecía que la racha iba a terminar en 39. A falta de diez minutos perdía 3-1, con el Sevilla a dos goles de pasar. Pero los tantos de Sergio Ramos y Benzema mantuvieron viva la racha. Al Real Madrid ahora le espera otro duro rival, idéntico al Sevilla de Sampaoli en cuanto a tratar bien al balón y la alta intensidad. La ida marcará la eliminatoria. El Real Madrid está exigido en el Bernabéu a lograr un resultado abultado o a sentenciar, como ya hiciera ante el Sevilla. El Celta tratará de salir vivo pensando en Balaídos. Todo hace indicar que seguirán las rotaciones masivas de Zidane. ¿Seguirá descansando Cristiano Ronaldo?

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

Villarreal 1-1 Real Sociedad: Sin remontada y sin Copa, la Real clasificada


La Real Sociedad se clasificó a cuartos tras empatar 1-1 en El Estadio de la Cerámica. El Villarreal se quedó sin remontada. Le pesó el 3-1 de Anoeta y el gol tempranero de Oyarzabal en el 15´. Pese a ello, realizó una buena primera parte, en la que tuvo ocasiones. Un remate al palo de Santos Borré, un gol mal anulado a Castillejo y, al filo del descanso, el tanto de Soriano daba esperanza. La fe amarilla se fue al traste en una floja segunda parte, en la que el submarino tan siquiera probó a Rulli. La Real, bien replegada, aguantó sin apuros.

1- Villarreal CF (4-4-2): Asenjo; Rukavina, Álvaro, Víctor Ruiz, Jaume Costa; Castillejo (Jonathan Dos Santos´68), Rodrigo, Bruno, Soriano (Trigueros´78); Santos Borré (Pato´60), Sansone.

1- Real Sociedad (4-3-3): Rulli; Zaldua, Aritz Elustondo, Iñigo Martínez, Yuri; Canales (Granero´71), Illarramendi, Zurutuza (Gaztañaga´83); Xabi Prieto, William José (Juanmi´46), Oyarzabal.
Goles: 0-1 Oyarzabal min.15, 1-1 Soriano min.45

Árbitro: Fernández Borbalán (Comité andaluz). Expulsó a Sansone (89´). Enseñó la tarjeta amarilla a William José (17´), Castillejo (21´), Santos Borré (34´), Juanmi (69´), Víctor Ruiz (70´), Illarramendi (85´) y Gaztañaga (92´).

Datos: Encuentro de vuelta de la Copa del Rey disputado en el Estadio de la Cerámica. 16.000 espectadores. Terreno de juego en perfectas condiciones.

Por el 3-1 en contra de la ida, se esperaba que el Villarreal fuera a por el partido, como así fue. Había una duda de si la Real Sociedad saldría a discutir la manija o, si por el contrario, esperaría. Hizo lo primero, tal y como Eusebio avisó en la previa. Esta Real Sociedad se maneja mejor mandando y teniendo el balón. Salió fuerte, dispuesto a buscar la portería del Villarreal y la encontró. Oyarzabal, en el 15´, frenó el ímpetu de remontada del Villarreal. Zaldúa la puso desde la derecha, Oyarzabal controló y, ante el marcaje estéril de Álvaro, la cruzó por el palo largo de Asenjo. Un tanto que resultó crucial para cerrar la eliminatoria. 

El cuadro txuri-urdin cedió terreno tras marcar. Se protegió mediante el repliegue y posesiones largas. Sin morder, dejando pasar los minutos. Al Villarreal, el gol en contra no le desconcertó. Siguió a lo suyo: atacando y buscando goles. Castillejo marcó dos minutos después de adelantarse la Real Sociedad, pero no subió al marcador porque el linier lo anuló por fuera de juego. Se equivocó, Castillejo estaba en posición correcta, por lo que debió de haber subido al marcador. El Villarreal siguió generando peligro: un remate al palo de Santos Borré y un buen disparo de Bruno que paró Rulli. Al final llegó el premio. Sansone lanzó al palo un libre directo. Soriano cazó el rechace e hizo soñar con la remontada. El gol hacía justicia a una buena primera parte amarilla.

La segunda parte parecía que iba a ser emocionante, pero la predicción no fue la prevista. Más bien rozó el tostón. Basta decir que no hubo ocasiones claras. Ni Asenjo ni Rulli intervinieron. El Villarreal tuvo el balón, pero fue un dominio totalmente estático. El combinado donostiarra, bien plantado, no pasó apuros. Había incertidumbre sobre el desempeño de Aritz Elustondo, prácticamente inédito. Hizo un partido sin complicaciones, neutralizando a los atacantes del Villarreal e incluso buscando el gol en la segunda parte.

Los cambios de Fran Escribá no reactivaron al submarino, sin ideas y creatividad en la segunda parte. Pato no encontró vías de entrada, ni tampoco le llegaron balones en condiciones. Trigueros, de los pocos que podía solucionarlo, salió tarde. El Villarreal acabó como Sansone, desquiciado. El italiano vio la roja en el 88´ por una fea entrada por detrás a Aritz Elustondo. Tras decir adiós a la Copa, el submarino se agarra a LaLiga y la Europa League. La Real Sociedad quiere la Copa y ya espera rival para cuartos. 

Manuel  Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

El Villarreal se queda con la miel en los labios. El Barcelona, más lejos de LaLiga


El Barcelona sufrió un nuevo revés en sus aspiraciones al título con el empate en el recién bautizado Estadio de la Cerámica. Y pudo ser peor. Un golazo de falta de Messi en el 89´ evitó la derrota, pero no evitó el distanciamiento del Real Madrid. El cuadro azulgrana se queda tercero, a 5 puntos de los merengues (con un partido pendiente ante el Valencia). El Villarreal rozó el triunfo. Tuvo menos ocasiones, pero aprovechó una contra mortífera finalizada magistralmente por Sansone. Defendió como gato panza arriba ante un Barcelona que no marcó hasta el final, pese a disponer de diversas y claras ocasiones. El combinado de Luis Enrique terminó quejándose del árbitro por un penalti no señalado a Bruno. Y también hubo uno de Mascherano no pitado.

1- Villarreal CF (4-4-2): Asenjo; Mario, Musacchio (Álvaro´86), Víctor Ruiz, Jaume Costa; Jonathan Dos Santos, Trigueros, Bruno, Soriano (Rodrigo´83); Sansone, Pato (Castillejo´75).

1- FC Barcelona (4-3-3): Ter Stegen; Sergi Roberto, Piqué, Mascherano, Digne (Arda Turan´70); André Gomes (Denis Suárez´67) Busquets, Iniesta; Messi, Luis Suárez, Neymar.

Goles: 1-0 Sansone min.49, 1-1 Messi min.89.

Árbitro: Iglesias Villanueva (Comité gallego). Expulsó por doble tarjeta amarilla a Jaume Costa (69´y 93´). Enseñó la tarjeta amarilla a Sansone (77´), Sergi Roberto (78´) y Piqué (82´)

Datos: Encuentro de la 17ª jornada de LaLiga Santander 2016/17 disputado en El Estadio de la Cerámica. 22.893 espectadores. Terreno de juego en perfectas condiciones. Horas antes del partido, se presentó la nueva denominación del estadio del Villarreal CF, ‘Estadio de la Cerámica’, que se estrenó en este partido ante el FC Barcelona.

El Estadio de la Cerámica se estrenó con un partidazo de alto voltaje, de los mejores de esta temporada. El Barcelona ofreció una versión que en condiciones normales le haría ganar el 80% de los partidos. No este porque se topó con un equipo que demostró porque es el menos goleado de Primera. A este Villarreal no es fácil marcarle (amén de los tres que le marcó la Real en Copa) y menos a Asenjo. El Zamora realizó intervenciones de mérito. Sobre todo a Neymar, que sigue negado de cara al gol. El brasileño desborda, asiste, pero se le ha olvidado marcar. Y cuando Asenjo no apareció, lo hizo el poste para salvarle un lanzamiento cruzado de Messi envenenado.

Messi fue de menos a más, con un final de partido desatado, echándose el equipo a su espalda. Como queriendo decir esto solo puedo solucionarlo yo y más con Neymar fallón y con Luis Suárez menos participativo. El mencionado lanzamiento a la madera fue el penúltimo aviso del argentino. El último estaba destinado a ser su mejor pincelada, la cual transformó en una obra de arte: por la escuadra, en el mismo vértice exacto. Estará entre los golazos del año. A buen seguro que Castillejo lamentará haberle hecho esa falta en la frontal al propio Messi, en un lugar ideal para el lanzador zurdo. Y tratándose de Messi, consumado especialista en el golpe franco, es un pecado. Con ese gol Messi evitó el mal mayor, pero el mal ya estaba hecho. El punto no evita que LaLiga esté más complicada, más difícil, mientras el Real Madrid está que no falla.

El Villarreal se quedó tan cerca de la victoria que el punto le supo extraño. Resistió en una primera parte en la que el Barcelona empezó asediando, con un mano a mano que Asenjo ganó a Neymar. Jonathan Dos Santos respondió en la mejor ocasión del Villarreal junto a la del gol. El mexicano, al que Digne había dejado solo, remató a la grada. Poco acertado por parte de Luis Enrique la inclusión de Digne por Jordi Alba en un partido de tanta exigencia. De hecho, el gol del Villarreal, al poco de iniciarse la segunda mitad, llegó fruto de una perdida del lateral izquierdo francés. Pato, un peligro por su velocidad, inició la contra y se sacó un preciso pase al hueco hacia el desmarque de Sansone. El italiano, en el vértice derecho, la cruzó y, con ayuda del poste, la coló en la jaula. El Villarreal se puso por delante y obligó al Barcelona a ir al remolque hasta el final. 

El gol del Villarreal no hizo sino aumentar la emoción, con un final de infarto. El Barcelona asedió sin cuartel al Villarreal, buscando revertir una situación que le ponía la Liga en forma de Everest. El Villarreal cedió el terreno a cambio de parapetarse sobre Asenjo, defendiendo una valiosísima renta. Asenjo volvió a agigantarse sobre Neymar. Mario, Musacchio, Víctor Ruiz y Jaume Costa se crecieron achicando agua. El nerviosismo se hizo latente en el Barcelona, que empezó a pedir penaltis. Reclamó dos de Bruno por manos, uno claro. Y el Villarreal reclamó otro claro de Mascherano también por manos. Entre tanto desquiciamiento y tensión se lesionó Musacchio (fractura en la muñeca), reemplazado por Álvaro. Tras avisar con el remate al poste, al final Messi firmó las tablas ante un Villarreal que acabó con diez por la expulsión de Jaume Costa en el tiempo añadido. El Barcelona hizo méritos para empatar o más. El Villarreal cambió su traje de etiqueta de otras ocasiones por el mono de trabajo. Marcó, defendió y rozó la victoria. Se quedó con la miel en los labios.

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort




Twitter Delicious Digg Stumbleupon Favorites More