El Atlético gana la Europa League de la mano de Griezmann

Los rojiblancos derrotaron al Olympique de Marsella con un doblete del delantero francés

Biografía de Alfredo Di Stéfano

Repasamos la vida profesional de Alfredo Di Stéfano en esta completa biografía. Contiene sus inicios en River Plate y Millonarios, la historia de su fichaje, la tremenda influencia en el Real Madrid de las cinco Copas de Europa, su secuestro, su trayectoria como entrenador...

Reporte Especial: Diego Armando Maradona

Repasamos la carrera del crack argentino. Conoce sus inicios, sus éxitos y sus retos más difíciles a lo largo de su trayectoria profesional.

Entrevista: Miguel Ángel Llera, jugador español del Sheffield Wednesday


Nuestro protagonista de hoy es Miguel Ángel Llera (Castilleja de la Cuesta, Agosto de 1978), jugador formado en las categorías inferiores del Recreativo de Huelva. Jugó dos temporadas con el filial del Decano (98/99-99/00) antes de irse al CD San Fernando de 2ªB. A la siguiente temporada fichó por el Alicante FC, completando 4 campañas muy buenas que le valieron para fichar por el Nàstic de Tarragona en la 2005-06. El central andaluz fue pieza clave en el ascenso a Primera División del cuadro tarraconense. Los grana no pudieron mantenerse en la máxima categoría y descendieron quedando en última posición. Llera jugó 12 partidos marcando 2 goles. En la 2007-08 reforzó al Hércules, club en el que tan solo estuvo una temporada. Entonces le surgió la posibilidad de jugar en el futbol inglés, y tras pasar por varios equipos de la segunda y tercera categoría, parece que finalmente ha encontrado su sitio en el Sheffield Wednesday.

En esta entrevista a MotivaGoal, Miguel Ángel Llera nos cuenta su trayectoria en el fútbol inglés. 

-Con 34 años y Miguel Angel Llera sigue al pie del cañón en una competición tan exigente como es la Championship. ¿Esperabas seguir estando aquí cuando llegaste hace 6 años?

-La verdad es que no , al principio no esperaba estar aquí este tiempo pero tras mi primera temporada me gustó tanto que no dudé en seguir aquí. 

-En verano del ya lejano 2008, acabas tu contrato con el Hércules y decides fichar por el MK Dons, equipo que por aquel entonces estaba en la League One. ¿Cómo y porqué decides irte para allí? Imagino que la adaptación no fue nada fácil…

Fue un paso importante en mi vida y en mi carrera profesional, lo vi como una aventura y una oportunidad de jugar en un país donde siempre quise jugar. Estaba en un momento difícil por aquel entonces porque en el Hércules nos debían muchos meses y la situación en España empezaba a ser complicada en lo económico. En lo personal, yo acababa de terminar la carrera de económicas y mi mujer la carrera de turismo y lo vimos como una gran oportunidad para los dos.

-Poca gente sabrá que tu primer entrenador en las islas fue nada más y nada menos que Roberto Di Matteo, el mismo que condujo al Chelsea a ganar la Champions League del 2012. ¿Cómo era por aquel entonces el italiano? ¿Cuál fue tu reacción al verle levantar la Copa de Europa?

De mucha alegría porque se lo merecía, gran entrenador y una buena y sencilla persona que me ayudó muchísimo con mi adaptación. Sin él no estaría aquí jugando. 

-Volviendo a ti, ese año os quedasteis muy cerca de lograr el ascenso a la Championship tras quedar terceros y caer en los play-off. ¿Gran comienzo para tu nueva aventura, no?

Si, la verdad que mi primera temporada fue muy bonita. Gracias a lo bien que me fue en lo deportivo fue más sencilla mi adaptación con el idioma y las costumbres de aquí. La verdad es que no tengo mucha suerte con las tandas de penaltis porque he perdido dos ascensos por esta vía. 

-Para la siguiente campaña fichaste por el Charlton Athletic (League One), en el que estuviste dos temporadas. ¡En la primera de ellas, volviste a quedarte a un paso del ascenso tras quedar en cuarta posición!

Tras mi primera temporada, firmé por un clásico de Londres, el Charlton Athletic, equipo con mucha tradición en Inglaterra con el que me volví a quedar a las puertas del ascenso a la Championship por culpa de otra tanda de penaltis.

-Tras una temporada algo más discreta, fichas libre por un equipo de la Championship, el Blackpool. Sin embargo, tan solo disputas un encuentro de Carling Cup antes de ser cedido al Brentford dirigido por Uwe Rösler, actual entrenador del Wigan. ¿Le ves capaz de llevar al Wigan de nuevo a la Premier?

Tras dos años en Charlton firmé por un equipo recién descendido de la Premier, el Blackpool.
Sólo pude disfrutar un partido con ellos por un problema en el contrato, porque aunque estuve entrenando desde el 1 julio con ellos, mi contrato empezaba el 1 de agosto y de esta forma no jugué ningún amistoso por miedo a alguna lesión y el míster me aconsejó no jugar. Esto me perjudicó muchísimo y tuve que salir cedido en busca de minutos y tuve la suerte de recalar en un equipo entrenado por Uwe Rösler (Brentford). No solo no tengo ni una duda de que lo está haciendo fenomenal ya en el Wigan, sino que será entrenador de Premier League muy pronto.

-Estás tan solo 3 meses en Griffin Park y luego vuelves a salir cedido hacia el Sheffield Wednesday (League One), con el que por fin logras ascender a Segunda División. ¿Qué sentiste al conseguir este logro que se te había escapado ya dos veces?

Tras 3 meses cedido en Brentford (acaba de ascender a Championship) era muy duro dejar a la familia sola y estar viajando de Blackpool a Londres varias veces por semana. Pese a ello, me fue muy bien en lo deportivo y logré desde enero la cesión al Sheffield Wednesday , un histórico de Inglaterra que estaba peleando por ascender a Championship. Tras un mes allí, conseguí desvincularme del Blackpool y firmar permanente en enero. Conseguimos el ascenso a Championship y fue una experiencia inolvidable porque la ciudad se volcó con nosotros y, especialmente, conmigo. En el tramo final del campeonato fui elegido el jugador del mes de Abril de toda la liga al marcar 5 goles en 6 partidos a pesar de ser central y son momentos que no se olvidan.

-Al acabar la temporada quedas desvinculado del Blackpool y el Sheffield Wed. decide contratarte para afrontar el reto de mantenerse en la Championship. ¿Te costó adaptarte a la nueva categoría?

Mi primera temporada en la Championship la aguardaba con mucha ilusión porque una de mis metas era jugar al menos en la segunda categoría de Inglaterra porque es una de las mejores ligas y más igualadas de Europa, con un gran nivel y del qué es muy difícil llegar a jugar. Mi primer año, aunque nos costó lograr la permanencia, acabé muy contento. Jugué 46 partidos y marque 8 goles, siendo así el defensa con mejor registro goleador, cosa que me hizo mucha ilusión.

-Al final de la temporada pudisteis festejar la permanencia, algo que en el actual ejercicio tenéis a tiro de piedra. ¿Qué jugador destacarías de tu equipo?

Esta segunda temporada hemos logrado la permanencia bastante antes de lo previsto y por lo tanto cumplimos el objetivo. Este año conseguí superar la cifra de los 150 partidos aquí en Inglaterra, por allá del mes de octubre, y me siento bastante orgulloso porque sé lo difícil que es jugar aquí y mantenerte jugando como he hecho los últimos 6 años. 

No somos un equipo con jugadores de renombre, aunque sí he tenido compañeros que vinieron cedidos por sus equipos como Ross Barckley (jugador del Everton y que jugará el Mundial con Inglaterra) o Connor Wickham, actual delantero centro del Sunderland. 

-Has jugado tanto en la Segunda División de España como en la Segunda categoría de Inglaterra. ¿Qué diferencias has encontrado entre una y otra? ¿Crees que una puede ser más competitiva que la otra?

Sin duda, la Championship inglesa para mí es una de las ligas más fuertes y competitivas del mundo. Es mucho más fuerte que primeras ligas de otros países por el potencial económico de los clubes. El nivel físico que exige jugar en esta liga no está al nivel de cualquiera. Lo digo por experiencia, ya que el jugador extranjero que predomina es el jugador africano y aparte de jugadores ingleses no hay muchos jugadores europeos.

-¿Te sorprendió la manera en que se vive el fútbol en las islas? ¿Insertarías algo de la cultura que hay allí en la del fútbol español?

La gente vive el fútbol de otra manera, es una forma de vida y el respeto que se le tiene es total. Premian el esfuerzo y te aplauden aunque pierdas, eso no pasa en muchos sitios. 

- ¿Por qué tienen tanto éxito los jugadores españoles fuera de nuestras fronteras? ¿Se os valora más en el extranjero?

Creo que el éxito de la Selección Española ha ayudado mucho al futbolista español y por eso se nos valora más ahora.

-En el Sheffield Wed. coincidiste con Ross Barkley, una de las estrellas del Everton de Roberto Martínez y uno de los jugadores con más futuro del fútbol inglés. ¿Cómo era el Barkley que tú conociste?

Si, coincidí con Ross Barkley y lo hizo fenomenal con nosotros y no me extraña lo que está consiguiendo. Es un futbolista diferente al típico jugador inglés por la calidad que tiene.

-Aquí has conseguido un ascenso, pero tú ya habías conseguido ese mismo objetivo cuando estabas en el Nàstic de Tarragona. ¡Y a Primera División ni más ni menos! ¿Ha sido este el mayor éxito de tu carrera futbolística? ¿Recuerdas el gol que le marcaste al Lleida en el Camp d’Esports?

 Si. Como comentas mi ascenso a Primera fue mi mayor logro y fue algo inolvidable. Fui parte importante de ese equipo y claro que recuerdo ese gol, fue un derbi en el cual los fans viajaron en masa y que casi certificó nuestro ascenso.

-Te has planteado alguna vez el volver a España? ¿Qué es lo que más echas de menos?

La verdad es que no me planteó volver a España. He tenido la oportunidad de volver en varias ocasiones, pero para ser sincero no me lo planteo. Aquí estoy fenomenal. Mis hijos se están criando aquí, son bilingües los dos y eso es fenomenal para ellos. 

-En junio vence tu contrato con los Owls. ¿Seguiremos viéndote defendiendo su camiseta?

Bueno, acabo contrato ahora y la verdad es que me gustaría seguir porque estoy muy contento aquí y mi familia también. Veremos a ver qué pasa cuando acabe la temporada.

¡Muchas gracias!



Marc Pérez
Twitter: @penaltiarriba
Especialista en Fútbol Inglés de MotivaGoal
Blog personal: http://penaltiarriba.blogspot.com.es/

Stamford Bridge dictará sentencia


El partido de ida correspondiente a las semifinales de la UEFA Champions League entre Atlético de Madrid y Chelsea acabó con un estéril empate a cero que de buen seguro dejará más contento a Mourinho y los suyos. Los colchoneros no pudieron cumplir con la premisa de marcar algún gol que le dé más opciones en la vuelta pero ahora saben que con un empate a goles estarán en la final de Lisboa.

La primera parte transcurrió tal y como había planteado José Mourinho en el momento en que decidió jugar con un trivote en el centro del campo (David Luiz, Mikel y Lampard) para ayudar a la línea defensiva en su objetivo de mantener la puerta a cero. Los dos interiores, Willian y Ramires, también aportaron mucho sacrificio y trabajo para debilitar las proyecciones laterales de Juanfran y Filipe Luis. Todo este planteamiento sirvió para anular el juego interior de Koke y Diego Ribas provocando muchos centros laterales que no pusieron en problemas a la infranqueable zaga visitante. De hecho, la mejor ocasión de los colchoneros vino de un tiro lejano de Mario Suarez que se fue por poco a la izquierda de la meta de Schwarzer, que tuvo que entrar a los 15 minutos para remplazar a Peter Chech. El guardameta checo no pudo continuar tras producirse una luxación el hombro derecho al salvar un saque de esquina de Koke que iba directito hacia el fondo de la red.

Con esta propuesta, el cuadro londinense tan solo podía plantarse en el área contraria a través de los contragolpes dirigidos por Willian y Ramires. Los balones largos en la transición defensiva/ofensiva eran una constante pero ninguno encontraba a su destinatario, Fernando Torres. El de Fuenlabrada parecía fuera del partido y se mostró muy desacertado en todas las ocasiones que tocó el balón.

El segundo acto arrancó con la misma tónica que el primero y no fue hasta la hora de encuentro cuando comenzaron a pasar cosas importantes. Arda Turan entró por Diego y pese a que el cambio no ayudó a que el Atlético llegara con más insistencia a la meta de Schwarzer, se intuía bastante más de peligro cuando el turco tocaba el balón. Posteriormente, Mourinho se vio obligado a realizar un segundo cambio por lesión, un cambio que no variaría para nada el esquema táctico de los ingleses. El que se marchó fue el capitán John Terry, que dejó su sitio a Schürrle provocando que Ramires se colocara en el centro del campo del mismo modo que David Luiz se situó junto a Cahill en el centro de la zaga.

A falta de un cuarto de hora, los jugadores rojiblancos reclamaron la segunda amarilla para Cesar Azpilicueta tras tocar este el balón con la mano. Todo esto llevó a una discusión entre las dos partes que se cobró con una amarilla para Obi Mikel y otra para Gabi, que al igual que Lampard se perderán la vuelta ya que estaban apercibidos de sanción. Finalmente, el capitán colchonero botó el libre directo y su lanzamiento encontró la respuesta del veterano meta australiano. Esta fue la mejor ocasión del conjunto del Cholo que seguía insistiendo con los centros laterales que no atinaban a rematar ni Raúl García ni Diego Costa. El Chelsea no creo más ocasiones que su rival (de hecho no creó ninguna) pero cumplió con el objetivo marcado por su entrenador; no encajar ni un solo gol para poder superar la eliminatoria en el Bridge. 



Marc Pérez
Twitter: @penaltiarriba
Especialista en Fútbol Inglés de MotivaGoal
Blog personal: http://penaltiarriba.blogspot.com.es/

Twitter Delicious Digg Stumbleupon Favorites More