El Atlético gana la Europa League de la mano de Griezmann

Los rojiblancos derrotaron al Olympique de Marsella con un doblete del delantero francés

Biografía de Alfredo Di Stéfano

Repasamos la vida profesional de Alfredo Di Stéfano en esta completa biografía. Contiene sus inicios en River Plate y Millonarios, la historia de su fichaje, la tremenda influencia en el Real Madrid de las cinco Copas de Europa, su secuestro, su trayectoria como entrenador...

Reporte Especial: Diego Armando Maradona

Repasamos la carrera del crack argentino. Conoce sus inicios, sus éxitos y sus retos más difíciles a lo largo de su trayectoria profesional.

Djokovic se impone a Nadal en una final eterna



29/01/2012

Novak Djokovic venció su tercer Abierto de Australia, el segundo consecutivo, al vencer a Rafa Nadal en un partido dramático a cinco sets, por 5-7, 6-4, 6-2, 6-7 (5), 7-5, que se ha convertido en la final más larga de un Grand Slam, con una duración de casi seis horas.

El serbio comienza el año a lo grande, como hizo el año pasado precisamente contra Nadal en la final de Melbourne, y reafirma su condición de número uno del mundo. De esta manera, el serbio se ha impuesto en las últimas siete finales a Nadal, incluidas tres finales de Grand Slam (Wimbledon, Abierto de Estados Unidos y Abierto de Australia).

A diferencia de los últimos encuentros entre los dos tenistas, el balear ha comenzado muy sólido desde el primer set, con una mentalidad agresiva y muy seguro con su servicio. A pesar de los 33 grados que marcaba el Rod Laver Arena, ambos jugadores exhibieron un gran nivel, aunque el serbio falló más y su saque dejaba mucho que desear.

Los finalistas se rompieron el servicio y llegaron con igualdad al final del set. Pero con 5-5 en el marcador, Nadal estuvo más acertado y consiguió poner la primera distancia a su favor en el marcador (5-7).

El drive de Nadal puso en serios apuros al serbio

Lejos de amilanarse, Djokovic, con un balance de 52 victorias por 92 derrotas tras perder el primer set, empezó con un juego más agresivo, sabedor de que debía soltar más el brazo para llevar la iniciativa de los puntos si quería cambiar el panorama en la segunda manga. Con menos errores no forzados y un juego menos permisivo, Nole hizo un break en el quinto juego (4-1).

El número dos del mundo tenía la difícil misión de remontar y a punto estuvo de hacerlo, ya que salvó una bola de rotura con su saque y otras dos cuando servía su adversario. Nadal, con pelota para igualar a cinco juegos, vio cómo una revisión del Ojo del Halcón dio la razón al serbio, que se llevó el juego y el set por 6-4 en la cuarta oportunidad de que dispuso, después de una doble falta del manacorí.

Con un Djokovic lanzado y un Nadal cabizbajo, el tercer set pareció una prolongación del segundo. El pupilo de Marian Vajda cada vez estaba más metido en la pista y el recuerdo de las anteriores finales parecía rondar en la mente de Rafa Nadal. Un Djokovic bien situado, paciente y demoledor en el momento preciso cerró un cómodo 6-2 y se puso con dos sets a uno a favor.

El cuarto set decidió que la tensión del partido debía empezar a tomar tintes de drama y los intercambios entre los dos mejores tenistas del planeta empezaron a recrudecerse. La intensidad y los nervios también aumentaron. Con un 4-4, Nadal demostró que es, de largo, el jugador que mejor se sobrepone a los puntos de rotura contrarios y el que mejor sabe jugar bajo presión, y remontó un 0-40 para llevarse el juego y ponerse por delante.

El manacorí se superó y remontó en el cuarto set

Justo después, una suave llovizna interrumpió el partido durante 10 minutos, lo que tardó el techo retráctil en cubrir la pista. El juego se retomó y el tie-break, inexorable, impartió justicia sin miramientos. A pesar de que ambas raquetas firmaron intercambios de altísimo desgaste, Nadal jugó los puntos importantes un poco mejor y se adjudicó el cuarto set por 7-6 (5), que llegó a los 88 minutos.

El quinto y definitivo parcial empezó con la sensación de que Nadal estaba más cerca de la victoria que Djokovic. De hecho, se le veía más entero tanto física como psíquicamente que su oponente y, además, el balear dominaba por 4-2. Pero entonces Djoker volvió a las andadas, como solía hacer antaño para desviar la atención del partido, cuando las cosas se ponían feas, y empezó a desplegar muecas de dolor y gestos de cansancio.

Djokovic, que por momentos recordó a aquel Sampras que venció dramáticamente a Corretja en los cuartos de final del Abierto de Estados Unidos de 1996, sacó fuerzas de flaqueza, igualó el marcador cuando la estoica parecía haberle vencido y rompió a Nadal en el undécimo juego.

El balcánico, que hasta entonces había tenido pie y medio fuera de la final, sonrió al público como incrédulo, con la mirada perdida ante la acalorada concurrencia, y besó la cruz que llevaba en el cuello. Era el momento de la verdad, con 5-4, debía cerrar el partido, algo que no se antojaba nada fácil y menos ante el peor rival posible, que deviolvía todas las bombas del serbio.

Como no podía ser de otra manera, el último y definitivo juego fue sufrido: del 30-0 para Djokovic, a un 30-40 para el de Manacor. Esta vez, sin embargo, el serbio consiguió cerrar su servicio y proclamarse campeón de una de las mejores finales de la historia.

Alegría y decepción. La cara y cruz de una final de ensueño
Al término del encuentro, Rafa Nadal no escatimó elogios para su rival. “Djokovic se merece la victoria porque ha hecho un gran partido, así que solo me queda felicitarle a él y a todo su equipo después del gran torneo”, comentó.

El campeón, por su parte, reconoció el extraordinario partido de su rival en un partido para recordar: “Es una pena que no pueda haber dos ganadores, porque el partido de hoy pasará a la historia”, aseguró. Asimismo, dijo que espera tener “muchos partidos y finales así”, señal inequívoca de que las cosas se estarían haciendo bien.

Novak Djokovic, de 24 años, suma su quinto Grand Slam y convierte en el cuarto jugador que ha ganado tres o más veces en Australia después de Federer (4), Agassi (4) y Willander (4). Ahora, uno de los retos a los que, por juventud, puede aspirar, además de conseguir los cuatro grandes –solo le falta por ganar Roland Garros-, es igualar o superar el mítico registro de Roy Emerson, que venció seis veces en Melbourne.

El reloj marcó un nuevo récord en una final de Grand Slam




Fidel Rubio
 Traductor-intérprete y periodista deportivo
Carrera en Diario Metro, Diario 20 Minutos,8tv
Cadena COPE Barcelona, Radio Loca FM, y TV3
Twitter: @Fidel_Rubio 



Joselu: “El equipo ha estado impecable a nivel defensivo”


29/01/2012

Partidazo del Villarreal contra todo un F.C. Barcelona.

Sabíamos la dificultad del partido y estábamos concienciados que había que dar lo mejor de cada uno ante el mejor club del mundo. Eso es lo que hemos hecho y al final hemos sumado un punto que nos viene bastante bien para abandonar la zona baja de la clasificación.


Te ha tocado jugar contra Puyol, Piqué, Busquets, pero te has hecho grande tú también. Era lo que buscabas, ¿no?

Para mí este es el partido más grande que he jugado durante estos veinte años. Había que darlo todo ante los mejores jugadores del mundo. Hay que meterle ganas y eso es lo que hemos hecho.


Defensivamente, el equipo ha estado muy bien a sabiendas del potencial que tiene el Barcelona.

Con jugadores de la talla de Messi, Fàbregas, Xavi… Sabíamos la categoría que tenían y el equipo ha estado impecable, sobre todo, a nivel defensivo. Hemos tenido también oportunidades, pero no hemos podido transformarlas en gol.


Al margen de que este es el mejor partido que has jugado durante estos veinte años, ¿también ha sido en el que más has corrido?


Sí. No me caracterizo por ser un jugador muy técnico y como no tengo esa técnica, tengo que echarle coraje y dar lo mejor de mí. Es lo que me pide el entrenador y lo que me pide el equipo. Para salir de donde estamos, hay que correr el doble que antes.


Si a principio de temporada te dicen que ibas a ser titular en este partido, con los delanteros que hay en el primer equipo, ¿qué pensarías?


No me lo creería. Pensaría que quien me lo dijera está loco. Es el camino a seguir, con los pies en el suelo e intentar que no me saquen de ahí.


El público de El Madrigal te lo has ganado. La gente está contigo y eso lo debes notar. Debe ser un estímulo que un campo como esté, que ha visto tan grandes futbolistas, coree tu nombre.


Estoy muy orgulloso y satisfecho por la afición. Se ha portado conmigo muy bien y mi palabra de agradecimiento a ellos. Siempre me voy a dejar la vida en el campo.


A título personal, ¿te ves en el primer equipo? Se está hablando que, con la salida de Nilmar, puedan venir otros delanteros. ¿Cómo lo ves tú?


No sé lo que hará el club. Trabajo con la ilusión de ganarme un puesto en mi primer equipo, es mi máxima ilusión. Si el club decide que me quede en el primer equipo, yo orgulloso y muy contento. Si me quedo en el B, a ayudar a mantenerse y a final de temporada ya veremos. 




Manuel Monfort Marzá
Redactor de Fútbol - MotivaGoal
Colaborador - Villareal CF
manuelmonfortmarz8@gmail.com
Twitter: @Manuelmonfort

El Barça choca con un Submarino acorazado y se complica la Liga


29/01/2012

Duro revés para el Barcelona, a siete puntos del Real Madrid tras ser incapaz de romper el cerocerismo en El Madrigal. Los azulgrana no encontraron su fútbol y tampoco les bastó su fuerte arreón final para llevarse el triunfo. El Villarreal, con un gran nivel defensivo, araña un punto de oro que le fortalece en su lucha por la salvación.

El triunfo del Real Madrid ante el Zaragoza le obligaba a no fallar para mantenerse a cinco puntos de los blancos. Y, finalmente, todo quedó en un empate que complica aún más la misión de levantar el título. Ciertamente, en Villarreal se vio a un Barça mermado físicamente, posiblemente, por el esfuerzo realizado en la Copa del Rey. Tuvo mucho toque, pero careció de la profundidad necesaria en zona de tres cuartos. Le costó romper la tela de araña amarilla y, cuando lo hizo, se topó con un gran Diego López.

La posesión correspondió al Barcelona durante buena parte del partido. El Villarreal, mientras tanto, cerró bien los espacios, junto las líneas y apostó por una fuerte presión en el centro del campo para ahogar la creatividad azulgrana. Gran parte de este mérito le corresponde al excelente trabajo de la línea defensiva, pero sin olvidarse también del equilibrio que transmiten Senna y Bruno en el doble pivote. El hispano-brasileño, un partido más, estuvo a un gran nivel y fue un bastión en tareas de contención.

Los cambios mejoraron al Barcelona

Al Barcelona le pesó la baja de Andrés Iniesta. Sin el manchego, Pep Guardiola, en su 3-4-3, optó por Mascherano en lugar de Thiago para acompañar a Busquets en el centro del campo. Ganó en contundencia y en fuerza física, pero perdió en lo que aporta el brasileño: último pase y llegada. El de Santpedor tiró de él en la segunda parte, junto a Alexis Sánchez y Tello, y el equipo lo agradeció exhibiendo sus mejores minutos.

A destacar, también, la participación de Tello. Su inclusión en el último cuarto de hora le dio muchos quebraderos de cabeza a la defensa del Villarreal. No en vano, de sus botas nació una de las mejores ocasiones de su equipo, en la que desbordó por la izquierda, pisó la línea lateral y asistió a Cesc. El ex del Arsenal se sacó un derechazo desde la frontal que fue repelido por Diego López y el poste. El cancerbero se mostró igual de providencial en un mano a mano ante Messi en una acción que era gol cantado.

Posible penalti de Busquets sobre Borja Valero

Los últimos minutos fueron los mejores de un Barcelona que dominó el partido en fases. Fue así desde el comienzo hasta la media hora del encuentro, donde disfrutó de una vaselina de Messi que acarició el gol. A partir del ecuador de la primera parte y durante los primeros instantes de la reanudación, el partido se tiñó de amarillo. Valdés tuvo que emplearse a fondo ante un latigazo de Senna en el 35´ y, más tarde, la grada protestó un posible penalti de Busquets sobre Borja Valero. El colegiado si acertó al anular un tanto a Gonzalo por claro fuera de juego del argentino.

En los instantes finales, el Barcelona se volcó, sin fortuna, en busca del gol que le hubiera dado los ansiados tres puntos, pero no pudo ser. El Real Madrid se queda a siete puntos y, sin tiempo para lamentaciones, el miércoles toca una cita crucial de Copa en Mestalla. El Villarreal, por su parte, tiene que esperar que Granada y Sporting no ganen sus respectivos duelos para no ir, la próxima semana, al Pizjuán en puestos de descenso.

0- Villarreal C.F: Diego López; Ángel, Gonzalo, Musacchio, Joan Oriol; Cani (Castellani´72), Senna (Marchena´89), Bruno, Borja Valero; Marco Ruben (Camuñas´82), Joselu.

0- F.C. Barcelona:
Víctor Valdés; Puyol, Piqué (Alexis´60), Abidal; Busquets, Mascherano, Xavi (Thiago´76), Cesc Fábregas; Dani Alves, Messi, Adriano (Tello´76).

Goles:

Árbitro:
José Antonio Teixeira Vitienes (Colegio cántabro). En el Villarreal C.F. amonestó a Musacchio (30´), Marco Ruben (39´), Senna (69´), Joselu (77´), Gonzalo (84´). Además, expulsó en el 21´ al segundo entrenador, Igor Tasevski (21´). En el F.C. Barcelona mostró la amarilla a Dani Alves (90´).

Datos: Encuentro de la vigésimo segunda jornada de Primera División disputado en El Madrigal ante 23.000 espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones. Se guardó un minuto de silencio en memoria del periodista Dani Montesinos y del ex jugador del Villarreal, José Navarro.
 

Manuel Monfort Marzá
Redactor de Fútbol - MotivaGoal
Colaborador - Villareal CF
manuelmonfortmarz8@gmail.com
Twitter: @Manuelmonfort

Twitter Delicious Digg Stumbleupon Favorites More