El Atlético gana la Europa League de la mano de Griezmann

Los rojiblancos derrotaron al Olympique de Marsella con un doblete del delantero francés

Biografía de Alfredo Di Stéfano

Repasamos la vida profesional de Alfredo Di Stéfano en esta completa biografía. Contiene sus inicios en River Plate y Millonarios, la historia de su fichaje, la tremenda influencia en el Real Madrid de las cinco Copas de Europa, su secuestro, su trayectoria como entrenador...

Reporte Especial: Diego Armando Maradona

Repasamos la carrera del crack argentino. Conoce sus inicios, sus éxitos y sus retos más difíciles a lo largo de su trayectoria profesional.

El Sevilla supera al GD Estoril Praia (1-2)


El conjunto sevillano contó con varias oportunidades, aunque fue en la segunda mitad en la que consiguieron lograr los dos tantos. El modesto equipo portugués le puso las cosas difíciles al Sevilla, que sufrió para lograr la victoria en el estadio Antonio Coimbra da Mota.
En un partido muy competido, el cuadro de Unai Emery comenzó pisando fuerte y la primera oportunidad llegó en el minuto 8 con Carlos Bacca, y poco después, en el 14, un balón cayó en las botas de Marko Marin, que disparó desde la izquierda escorado, pero su disparo se marchó fuera.
El Sevilla que llevó iniciativa en todo momento, supero en el minuto 58 al guardameta adversario con un derechazo de Vitolo, en una jugada iniciada por Marko Marin, que fue superando a los defensas.
Cuando las cosas se iban poniendo más claras para el Sevilla, los locales reaccionaron dos minutos después con un gol del exmadrilista Evandro.
Finalmente, el partido se decantó en el 77 del lado andaluz por un error defensivo del equipo local que Gameiro transformó en el último tanto. Con este triunfo, el conjunto hispalense se sitúa como líder de grupo, ya que Friburgo y Liberec empataron en el otro encuentro.
1 - Estoril: Vagner Silva; Mano (Anderson Luiz, m.71), Tavares, Bruno Miguel, Babanco; Gonçalo, Filipe (Joao Pedro Galvao), Evandro; Javier Balboa (Gerso, m.62), Leal y Sebá.

2 - Sevilla: Javi Varas; Diogo Figueiras, Cala, Fernando Navarro, Alberto Moreno; Iborra (Rakitic, m.64), M'bia; Vitolo, Marko Marin, Bryan Rabello (Jairo, m.71); y Bacca (Gameiro, m.65).

Goles: 0-1, M.58: Vitolo. 1-1, M.60: Bruno Miguel. 1-2, M.77: Gameiro.

Árbitro: Alon Yefet (ISR). Mostró la tarjeta amarilla por parte de los locales a Babanco (m. 28) y Evandro (m. 38) y del lado visitante a M'bia (m.38).

Incidencias: Partido correspondiente a la primera jornada de la fase de grupos de la Liga Europa disputado en el estadio António Coimbra da Mota, en Estoril (Lisboa), ante 4.200 espectadores.

Estrella Rojo
Periodista Deportiva
Redactora en MotivaGoal
Sevilla & Betis
Twitter: @EstrellaRojo

Betis y Olympique de Lyon firmaron tablas (0-0)


Los verdiblancos arrancaron su regreso a Europa en un partido muy equilibrado, en el que los franceses realizaron una buena organización defensiva consiguiendo que los andaluces no pudieran terminar sus jugadas.

Este partido, correspondiente a la primera jornada del grupo I de la Europa League, estuvo marcado por la falta de ocasiones en la mayoría de la primera parte, sin ningún dominador claro en todo el encuentro.

La mejor ocasión para los pupilos de Mel en los primeros cuarenta y cinco minutos fue una combinación entre Nosa y Cedrick a la que únicamente le faltó el remate. Por parte de los franceses avisó Lacazette en un disparo.

En la segunda parte los franceses intentaron hacer daño aprovechando los huecos que dejó el Betis, pero sin fortuna alguna. Su mejor ocasión llegó  de la mano de Samuel Umtiti, quien no consiguió conectar con la cabeza un balón cerca de la línea de gol.

Por parte de los locales, la entrada de Salva Sevilla dio al equipo los mejores minutos en el tramo final, pero finalmente el almeriense no consiguió abrir marcador.
El Lyon no fue el equipo que años atrás asustaba en Europa y que lo galardonaba como favorito del grupo, mientras que el Betis muy renovado y plagado de suplentes, no mostró el buen ritmo que goleó al Valencia en Liga.
0- Betis: Andersen; Steinhofer, Perquis (Amaya, m. 77), Jordi Figueras, Didac; Nosa, Verdú; Vadillo (Juanfran, m. 54), Verdú (Salva Sevilla, m. 67), Cedrick; y Chuli. No utilizados: Guillermo Sara; Nono, Braian y Rubén Castro.
0- Lyon: Lopes; Dabo (Fofana, m. 77), Koné, Umtiti, Bedimo; Gonalons, Ferri; Lacazette, Grenier (Mvuemba, m. 90), Briand; y Gomis (Fekir, m. 67). No utilizados: Gordelin; Zeffane, Malbranque y Plea.

Árbitro: Stefan Johansson. Amonestó a Steinhofer, Gonalons, Dabo, Grenier y Jordi Figueras.

Incidencias: Benito Villamarín. 22.463 espectadores. Primera jornada de la fase de grupos de la Liga Europa. Se guardó un minuto de silencio por la muerte del exjugador del Ajax y Betis, Gerrie Mühren.

Estrella Rojo
Periodista Deportiva
Redactora en MotivaGoal
Sevilla & Betis
Twitter: @EstrellaRojo

Especial Kempes. Capítulo 2: Mundial de Argentina´78, la consagración

Kempes explotó contra Polonia y se convirtió en héroe ante Holanda
Especial Kempes. Capítulo 1: El nacimiento del gran 'matador'

Tras el batacazo de Alemania, Argentina decidió que era hora que el fútbol argentino se organizara y se tomara el trabajo de la selección con seriedad y para eso llegó César Luís Menotti con una filosofía de juego que aún perdura.

La mayor meta del entrenador consistió en formar un equipo sólido que pudiera hacer un buen papel en el mundial que se organizaba en Argentina. Su trabajo incansable que duró cuatro años le llevó a recorrer todo el país buscando a ésos hombres que a posteriori se convertirían en leyenda viva del fútbol argentino.

En el prólogo del libro “El matador” de Federico Chaine, César Menotti escribió que cuando Kempes emigró al Valencia, un buen día le envió una carta que decía: “Alguna vez creo que le dije que lo único que dejaba el fútbol y que realmente importaban eran amigos. Cuando uno trata con gente como usted no tiene dudas de que eso será una realidad apenas transcurra el tiempo que nos permita conocernos.”

Kempes fue el único jugador de la lista oficial para el Mundial 78 proveniente del exterior ya que el entrenador confiaba plenamente en él y en su trabajo. “Cuando se unió al grupo lo hizo como si su ausencia hubiera sido solamente por unos días. Bromeó con los muchachos y se habituó al ritmo de trabajo pese a que la semana anterior había concluido el extenso campeonato español donde se acababa de consagrar como máximo goleador por segundo año consecutivo”.

Argentina comenzó el mundial con pie de plomo intentando hacer pie en terreno seguro. Ante Hungría en su partido inaugural pudo superar el shock de ir perdiendo. Finalmente ganó 2 a 1.
El segundo partido con Francia fue otra historia. Un comienzo complicado, falta de coordinación en el juego y los franceses con Platini como bandera que no se rindieron. Finalmente llegó el triunfo de la tranquilidad.

El gran tropiezo vino ante Italia, el catenaccio mató la ilusión. Argentina terminó segunda del grupo y tuvo que marchar a Rosario para afrontar una segunda ronda a suerte o verdad.
Rosario Central, Kempes y el Gigante de Arroyito la trilogía perfecta para el gran despegue. “Cuando viajamos a Rosario para la segunda ronda, mitad en serio, mitad en broma, le aconsejé que se afeitara los bigotes. Casualidad o no jugó un partidazo y le hizo dos goles a Polonia y otros dos a Perú contó Menotti.

El 14 de junio apareció Mario Kempes y su alma goleadora para librar el primer escollo, la selección de Polonia. Argentina ganó dos a cero aunque sufrió bastante especialmente con aquel cabezazo del polaco Lato que Kempes salvó con la mano porque iba en camino directo hacia el gol.

“Muchos dijeron que llegaba el momento sagrado para mí pero no, fue el momento sagrado para Mario  quien tuvo aquél reflejo para sacar la pelota al ángulo con la mano” (Ubaldo “pato” Filiol, portero titular) quien a posteriori atajara el penalti a Deyna.

El partido con Brasil dejó un 0-0 insulso que obligó a golear a Perú para pasar a la final. El amplio triunfo por 6-0  ante los peruanos es otro de los misterios sin resolver. Se habló de soborno a algunos jugadores y de acuerdos económicos entre los gobiernos. La gran verdad fue que Kempes abrió la puerta hacia la gran final y marcó su segundo gol que dio esperanzas a todo un país.





La gran final: Argentina 3-1 Holanda

“La charla previa antes de subir al bus de Menotti fue la más corta de todas porque ya estaba todo dicho. Duró menos que un cigarrillo, no más de cinco minutos” reconoció Kempes.

El 25 de junio de 1978 en el estadio Monumental de River Plate setenta mil almas y once jugadores hicieron el mayor pacto en la historia del fútbol argentino: conseguir vencer a la naranja mecánica para consagrarse por primera vez en su historia campeones del mundo.
Recordando aquel memorable partido Kempes dijo: “Hacía mucho frío, pero al salir al campo y ver a la gente sentimos calor por la responsabilidad que teníamos antes ellos. Y el gran matador no defraudó.

El partido se caracterizó por la lucha, la pelea, la entrega y la pasión de los jugadores quienes en ningún momento bajaron los brazos.

“Nunca me tiré al suelo para marcar un gol hasta ese día. Los defensores se confiaron demasiado en una jugada muy bien empezada por Ardiles con el puntazo de Luque. La salida del portero me benefició.”

El segundo gol de Kempes hizo vibrar al estadio “Yo no vi quienes venían a por mí, solo vi la pelota. Después de mi gol, Holanda perdió los papeles. El gol de Bertoni nos dio la copa. A nivel mundial y personal el 25 de junio fue mi techo”,


“El gol es todo, es lo que me mueve a jugar. Es una especie de sedante. A medida que va jugándose el partido me voy cargando de sensaciones y cuando veo el balón en la red contraria me desahogo, exploto. Cuando siento el grito de la gente ahí estoy tranquilo, muy tranquilo”. 

Todos tenemos nuestra máquina del tiempo ¿no? Las que nos llevan hacia atrás, son recuerdos; las que nos llevan hacia adelante, son sueños.




Sandra Vadillo
Periodista Deportiva
Twitter: @sandrapress

Twitter Delicious Digg Stumbleupon Favorites More