El Atlético gana la Europa League de la mano de Griezmann

Los rojiblancos derrotaron al Olympique de Marsella con un doblete del delantero francés

Biografía de Alfredo Di Stéfano

Repasamos la vida profesional de Alfredo Di Stéfano en esta completa biografía. Contiene sus inicios en River Plate y Millonarios, la historia de su fichaje, la tremenda influencia en el Real Madrid de las cinco Copas de Europa, su secuestro, su trayectoria como entrenador...

Reporte Especial: Diego Armando Maradona

Repasamos la carrera del crack argentino. Conoce sus inicios, sus éxitos y sus retos más difíciles a lo largo de su trayectoria profesional.

Villarreal 2-1 Betis. Gerard, Chukwueze y Cazorla le dan la vida al Villarreal


El Villarreal logró una victoria vital y necesaria sobre el Betis, la primera en La Cerámica en La Liga, y se aleja a tres puntos del descenso. Gerard Moreno y Samu Chukwueze lo encarrilaron en el 51´ y 53´. El Betis reaccionó sin premio. Lo Celso redujo diferencias en el 89´, pero ya casi al final.

2- Villarreal CF (4-2-3-1): Asenjo; Mario (Miguelón´67), Funes Mori, Víctor Ruiz, Pedraza; Cáseres, Trigueros (Morlanes´40); Samu Chukwueze, Fornals, Cazorla; Gerard Moreno (Bacca´79).

1- Real Betis Balompié (3-5-2): Pau López; Mandi, Bartra, Feddal (Tello´60); Francis, Canales, William Carvalho, Guardado (Lo Celso´63), Junior; Joaquín (Sergio León´69), Loren.
Goles: 1-0 Gerard Moreno min.51, 2-0 Samu Chukwueze min.53, 2-1 Lo Celso min.89,
Árbitro: Prieto Iglesias  (Comité navarro). Mostró la amarilla a Mario (35´), Víctor Ruiz (87´) y Canales (88´).

Datos: Encuentro de la 13ª jornada de La Liga Santander 2018/19 disputado en El Estadio de la Cerámica. 16.028  espectadores.

Villarreal y Betis ofrecieron una primera parte disputada. Hubo igualdad en cuanto a juego. No en las ocasiones. El Villarreal tuvo las mejores. Fornals y Samu Chukwueze llamaron a las puertas del gol. Pau, con dos grandes intervenciones, sostuvo a los de Setién. El Betis, en la primera parte, no tuvo mordiente. El ritmo, demasiado lento, le alejó de Asenjo más allá de dos sustos de Loren y Joaquín. Setién optó por Francis en lugar de Tello y, ofensivamente, al combinado verdiblanco le faltó fuelle en la derecha. Ni tampoco Junior fue el del Camp Nou.

La mejoría del Villarreal fue evidente y Cazorla resultó fundamental para lograrla. Su labor en funciones de apoyo para Trigueros y Cáseres oxigenó el centro del campo. A parte, se gustó con detalles de calidad y dejó la guinda con dos asistencias. Cazorla, con los dos regalos a Gerard y Samu, se ha convertido en el máximo asistente en la historia del Villarreal. Leyenda.

El Villarreal avisó en la primera parte, en la segunda no perdonó. Antes del primer tanto, Víctor Ruiz cabeceó ajustado y Pau volvió a ejercer de salvavidas. Fue el preludio. Un corner propició otro corner y llegó el gol que abrió la lata. Cazorla volvió a ponerla con calidad y Gerard no perdonó. Cabezazo potente y ajustado ante el que Pau no pudo hacer nada. Y dos minutos después, Samu Chukwueze, que hizo un partidazo, puso tierra de por medio. Dos mazazos que resultaron decisivos. 

La desventaja de dos goles tocó el orgullo del Betis. Hasta entonces no fue el Betis que se esperaba, ni mucho menos el del Camp Nou. A partir de ahí se le pareció. Setién metió  a Lo Celso, Tello y Sergio León y deshizo el sistema de tres centrales. El submarino dio un pasó atrás, al tiempo que el fútbol ofensivo y asociativo bético se manifestó sobre las inmediaciones de Asenjo. Al igual que Pau, Asenjo también mantuvo un buen nivel. Fue salvador ante Mandi y Lo Celso. Asenjo no pudo evitar, eso sí, el golazo de Lo Celso justo antes de entrar en el descuento. Demasiado tarde para el Betis que, aún así, hizo resoplar al submarino hasta el final.

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

Udinese 1-0 Roma. Un sólido Udinese se reencuentra con la victoria gracias a De Paul

Un gol de Rodrigo De Paul cortó la racha de ocho jornadas sin ganar del Udinese. Davide Nicola se estrenaba en el banquillo local y resultó un revulsivo, aportando mucha solidez a un equipo que no concedió espacios ni errores graves y se mostró muy compacto y ordenado. Aunque su juego fue menos vistoso, se acabó confirmando mucho más efectivo que el visto hasta el momento. La Roma pagó sus errores y se aleja de la zona Champions antes de recibir al Real Madrid.

1- Udinese (3-5-2): Musso; Nuytinck, Troost-Ekong, Samir (Pezzella 68’); Ter Avest, Fofana, Behrami, Mandragora, Larsen; Pussetto (D’Alessandro 92’), De Paul (Machis 78’).

0- Roma (4-2-3-1): Olsen; Santon, Fazio, Juan Jesús, Kolarov; Cristante, Nzonzi; Kluivert (Ünder 64’), Pellegrini (Zaniolo 79’), El Shaarawy; Schick (Dzeko 70’).
Gol: 1-0 De Paul min. 53.
Árbitro: Fabbri. Enseñó la amarilla a De Paul (63’), Behrami (64’).

Datos: Encuentro de la 13ª jornada de la Serie A 2018/19 disputado en el Dacia Arena. 19.000 espectadores.

La Roma llegaba a Udine con la intención de sumar los tres puntos y dormir en zona Champions y Eusebio Di Francesco no se guardó nada, más allá de las bajas obligadas, pese a que el martes se enfrentará al Real Madrid en la máxima competición continental. Por su parte, Davide Nicola se estrenaba como entrenador del Udinese tras la destitución del salmantino Julio Velázquez antes del parón de selecciones, y lo hacía con la necesidad urgente de puntuar al encontrarse en zona de descenso tras una pésima racha de resultados, tanto en casa como fuera.

Los romanos controlaron el partido desde el principio, con largas posesiones de balón y encerrando al Udinese en su propio campo, aunque sin crear ocasiones claras. Por contra, la más clara de la primera mitad fue para los locales, cuando Pussetto recuperó un balón en el centro del campo que abrió a la banda derecha para que De Paul lograra un buen centro, rematado por el propio Pussetto de cabeza, fuera por poco.

El esquema de Nicola, un 3-5-2 con dos carrileros que ayudan mucho en defensa y las líneas muy juntas, se mostraba muy efectivo atrás, evidenciando su intención de no encajar goles aunque fuera a costa de conceder la posesión al contrario y de limitar visiblemente su faceta ofensiva.

La segunda mitad empezó con la misma tónica, con la Roma dominando la posesión y jugando la mayor parte del tiempo en campo contrario. Pero fue el Udinese quien golpeó primero en el 53’, cuando el argentino Rodrigo De Paul realizó una gran jugada individual colándose entre Santon y Juan Jesús y batiendo a Mirante. Y ocho minutos después pudieron incluso ampliar la ventaja si el VAR no hubiera anulado el gol de Pussetto por ayudarse con la mano al controlar un pase largo del mismo De Paul.

Desde ese momento el conjunto romano apretó para buscar el empate, con El Shaarawy asumiendo el protagonismo en ataque, pero el Udinese confirmó su solidez defensiva y sólo concedió tiros lejanos con poco peligro. Los pocos que fueron a puerta acabaron en las manos de un seguro Juan Musso, que parece haberse confirmado como titular también con el cambio de entrenador, en detrimento de Scuffet. Pese al control visitante, fueron de nuevo los blanquinegros quienes pudieron ampliar su ventaja en dos contraataques, pero Pussetto y Mandragora no acertaron en sus remates.

Importante victoria para el Udinese que la afición celebró como un título, que le permite abandonar la zona de descenso provisionalmente y, sobre todo, ganar confianza al no encajar goles tras haberlo hecho en los siete partidos anteriores. Por su parte, la Roma controló el partido pero no supo crear ocasiones claras y podría perder la posición europea en función del resto de resultados de la jornada.

Iago Viñas Alonso
MotivaGoal

España se la pega ante Croacia



El fulgurante inicio de la España de Luis Enrique disparó la euforia. La Selección ha vuelto. Decían. Pero las derrotas ante Croacia e Inglaterra han contenido el optimismo. La Selección de Lucho ni está para ganar un Mundial ni para hacer un desparrame. Está en construcción.

España lo tenía todo de cara para ser primera y asegurarse la Final Four. Ganar y ya está. Pero perdió 3-2. Cayó en el añadido. Duele, sí. Siempre a remolque de una Croacia a la que sólo le valía ganar para seguir con vida. Ahora España sólo será primera si empatan Inglaterra y Croacia.

Luis Enrique ha hecho una revolución de cromos. Ahora debe de encontrar las piezas. El engranaje perfecto. La clave es Busquets, el del Barcelona no está en su mejor momento y se nota. Sufre en el repliegue. La buena noticia es que en el banquillo está el futuro Busquets. Rodrigo Hernández. Quizá va siendo hora de ir metiendo poco a poco al del Atleti. España tiene mediocentro para años.

Jordi Alba, que volvía a una convocatoria, fue titular. En la segunda parte aportó en ataque, como viene siendo habitual. En defensa sufrió, como Sergi Roberto. Mejor Ramos e Iñigo Martínez. Defensivamente, España floja. Demasiados espacios que aprovecharon Perisic, Kramaric y Rebic.

Que España no probara al portero Kalinic hasta el 45´ habla de los problemas que tuvo en la primera parte. Le superó la presión y la verticalidad croata. Se pagó el mal momento de Saúl, Asensio y, especialmente, Isco. Tres piezas clave que deben de volver a ponerse a tope. Si no hay otros.

Pero no todo fueron malas noticias. Suso dejó buenos minutos, confirmando que está para ser titular. Dani Ceballos fue de lo mejor: arrojo, calidad y llegada. Creció en una segunda parte de puro espectáculo, de descontrol e intercambio de golpes. España mejoró, pero lástima que los delanteros tuvieran la pólvora mojada. Aspas y Morata, desafortunados. Rodrigo sigue reñido con el gol.

Independientemente de conseguir o no el billete para la Final Four, el futuro de España pasa por la Eurocopa de 2020. Luis Enrique tiene tiempo para moldear una España a su antojo, una Selección que vuelva a enamorar y a recuperar el brillo. Ofensivamente la idea gusta, pero en defensa se ven lagunas. Lo primero para Luis Enrique pasa por encontrar el equilibrio y la solidez para ser fiables.

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort



El sello de Solari en el Real Madrid



Santiago Solari no sólo le ha cambiado la cara al Real Madrid en forma de resultados. Con el argentino, que se ha ganado el contrato fijo, se aprecian una serie de cambios respecto a la efímera etapa de Julen Lopetegui.

De la sequía de cara a puerta se ha pasado a golear. Quince goles en cuatro partidos, con Benzema como fino estilete. También la suerte ha sido aliada. Los palos que evitaban goles ahora sonríen a Courtois. Tácticamente, el equipo se agrupa mejor en torno al 4-3-3; y, defensivamente, se evidencia una mejoría en pos de alcanzar una mayor solidez. También se ven brotes verdes en el juego. El siguiente paso apunta a lograr el control de los partidos durante los noventa minutos.

También hay diversos cambios a título individual, empezando por la portería. Con Lopetegui, Courtois era titular en la Liga y Keylor en la Champions. Solari empezó dándole el puesto a Keylor ante el Melilla en la Copa. Luego lo ha jugado todo Courtois, incluido en Plzen, por lo que el debate se ha zanjado con galones para el belga. El damnificado Keylor. El tico nunca ha contado con el beneplácito de las altas esferas, pese a su relevancia en las tres Champions consecutivas. Solari ha tomado una decisión de club.

Odriozola y Reguilón han sido dos puñales en los laterales. El donostiarra, que no era fijo con Julen ni estando Carvajal lesionado, ha recordado al que deslumbró en la Real Sociedad. En el otro carril, el Real Madrid ha encontrado el sustituto de Marcelo sin necesidad de invertir en Theos. En sus cuatro partidos de titular con Solari, Reguilón ha deslumbrado con sus subidas y precisos centros. La pena para el canterano es la lesión que le tendrá apartado cerca de un mes. Junto a Nacho y Casemiro, Reguilón salió KO de Balaídos. Solari pierde efectivos, pero tras el parón recupera a Marcelo, Varane, Carvajal y Mariano. Además, Javi Sánchez tendrá nuevos minutos.

Vinicius Júnior, con Solari, es del primer equipo a todos los efectos. Se acabaron las aventuras con el Castilla. Empezó cómo titular ante el Melilla y brilló. Frente al Valladolid agitó y fue decisivo, se le concedió un gol que realmente fue de Kiko Olivas en propia puerta. Ante el Plzen regaló una asistencia a Kroos. Vini no sólo ofrece filigranas. También alegría. Un soplo de aire fresco.

Con Solari, Isco y Asensio han perdido claramente el sitio. El balear ha tenido oportunidades, pero la intermitencia le ha pasado factura. Isco, ya sea por falta de confianza de Solari o por no estar al 100%, se ha visto relegado a un rol secundario. Y la lesión de Casemiro no mejora el panorama. Cómo se vio en Balaídos, Ceballos fue el elegido y el de Utrera aprovechó su oportunidad: golazo y buena actuación. Todo hace indicar que Ceballos será titular en ausencia de Casemiro.

Por delante de Isco y Asensio, de momento Solari prefiere a Lucas Vázquez. El gallego vuelve a tener el protagonismo que tuvo con Zidane. Aún no estando en su mejor momento, Lucas ofrece trabajo y equilibrio, algo que poco a poco el Real Madrid va recuperando con Solari.

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

Los pericos vuelan alto



El RCD Espanyol vive un momento único. Es segundo. Suma 21 puntos, a tan sólo tres del líder, el Barcelona. Histórico. Rubi y sus pupilos han hecho lo inimaginable posible. Para disfrutarlo.

No hay un único factor para explicar este sorprendente arranque, sino muchos: la labor de Rubi, la piña entre el grupo, la solidez defensiva, la efectividad y el fortín del RCDE Stadium.

El éxito de cualquier grupo se forja en el vestuario. En el Espanyol, más que compañeros de profesión, son amigos. Colegas. Y se nota en el campo. La conexión entre el grupo de amigos y Rubi es total. El técnico les ha señalado el camino, inculcando una motivación y ambición traducida en una fortaleza inquebrantable. Las palabras del técnico tras ganar al Athletic hablan por sí solas: “Se creen buenos porque lo son”. Rubi les ha sacado los complejos que la pasada temporada les acongojaron y les impidieron mirar arriba. Este curso están desatados. Y disfrutan. Es lo importante.

La base de los 21 puntos del Espanyol reside en el RCDE Stadium, dónde ha arañado 15 de los 21. Como local, cinco partidos, cinco victorias. Pleno. 2-0 al Valencia, 1-0 al Levante, 1-0 al Eibar, 3-1 al Villarreal y 1-0 al Athletic. El conjunto blanquiazul ha hecho del RCDE Stadium un fortín. Arropado por una grada ilusionada cómo hacía tiempo que no lo estaba, los pupilos de Rubi juegan con una marcha más en torno al 4-3-3. Rubi ha formado un Espanyol compacto y equilibrado. Tácticamente ordenado, asentado en una sólida pareja de centrales, un centro del campo creativo y una delantera que mezcla talento, velocidad y olfato. Por eso los números son los que son.

Basta con analizar el nivel actual de los protagonistas para entender el por qué del segundo puesto espanyolista. Empezando por Diego López. Los años no pasan para él. A sus 37 años sigue siendo decisivo, sus paradas dan puntos. El portero gallego vive tranquilo con Mario Hermoso y David López, posiblemente la pareja de centrales más fiable de La Liga en este momento. Javi López y Dídac no desentonan en los laterales. En la línea medular destaca la creatividad de Granero y Darder y sobresale el trabajo de Marc Roca, creciendo a pasos agigantados. En la dupla ofensiva, Sergio García vive una segunda juventud. Sus gotas de calidad levantan al público. El carril diestro es sinónimo de velocidad con Baptistao o Hernán Pérez. Y en punta, una de las revelaciones de este inicio, Borja Iglesias, máximo goleador perico con 6 tantos. En Primera hace lo mismo que hacía en Segunda (anotó 22 dianas con el Zaragoza), marcar goles. Está haciendo olvidar a Gerard Moreno.

El cuadro perico no se conforma con lo alcanzado. Borja Iglesias avisa de la ambición del grupo: “Queremos más. Vamos a ir a Sevilla a ganar”. No será fácil ganar en el Pizjuán, pero el Espanyol va a por todas, dispuesto a alargar al máximo el subidón. Evidentemente, vendrán rachas negativas. Los grandes que van por abajo apretarán dispuestos a meterse en su hábitat habitual. Con más de media Liga por disputarse, el conjunto perico está preparado para todo, pero ya ha avisado de que quiere hacer algo grande.

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

Samu Chukwueze, juventud al poder



Sorprendió Calleja alineando ante el Levante a Samu Chukwueze y Miguelón Llambrich, 19 y 22 años, respectivamente. El técnico sentó a Mario para apostar por Miguelón. Y lo mismo con la perla nigeriana. Samu dejó a Cazorla en el banquillo y a Layún fuera de la convocatoria. Calleja apostó por el hambre en lugar de la veteranía. Miguelón y Samu le dieron la razón. Ante todo, Chukwueze.

Los 19 años de Samu Chukwueze no fueron un impedimento para que liderara al Villarreal ante el Levante. La perla de la cantera fue el mejor del Villarreal, el que más inquietó a la defensa granota, especialmente en quince minutos de exhibición tras el descanso. Actuando en la derecha, a pierna cambiada, trazó diagonales con la zurda que superaron líneas a base de descaro y desborde. Así tuvo el gol hasta en cuatro ocasiones. Un disparo se le fue fuera, otro lo sacó Róber Pier y dos Oier. La ocasión más clara, un disparo raso y seco al primer palo que repelió Oier. Ahí tuvo el gol Samu, hubiera sido la guinda al primer partido de titular del nigeriano en La Liga.

La pasada temporada Samu Chukwueze llamó la atención con sus exhibiciones con el filial. En la promoción, en San Mamés ante el Athletic B, dejó su impronta con un golazo maradoniano. Este curso hizo la pretemporada con el primer equipo, lo que ya dejaba a las claras la intención de hacerle participe del primer equipo. Calleja le ha cocido a fuego lento, introduciéndole poco a poco. Jugó dos partidos en la Europa League y uno de Copa del Rey. Fue titular ante el Almería y marcó un gol. En la competición europea, salió de inicio ante el Spartak de Moscú y tuvo minutos ante el Rangers. En La Liga no había jugado hasta la titularidad. Y vaya estreno. Un debut que muestra su candidatura a tener más oportunidades, incluso como titular. ¿Quién saca a Samu del once después de ser el MPV groguet ante el Levante?

Sin el mal momento del Villarreal y de otros jugadores llamados a ser importantes, posiblemente Samu no hubiera tenido esta oportunidad. El mal momento de Layún, Cazorla y Raba le facilitó a Samu la titularidad. Y ante el bache futbolístico de Gerard Moreno y Trigueros, Samu se erige como un nuevo brote verde, una esperanza de cara a reflotar al submarino amarillo. Chukwueze, a sus 19 años, tiene un gran futuro por delante. La perla de la cantera ha llegado para brillar con luz propia.

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

Udinese 0-1 Milan. Romagnoli da la victoria al Milan en el 97´


Un gol del capitán milanista en el minuto 97 decidió un partido que parecía sentenciado sin goles. Una pérdida de balón de Opoku en el centro del campo acabó con las esperanzas locales de sumar un punto ante uno de los grandes. Los de Gattuso se sobrepusieron a la lesión de Higuaín y suman su tercera victoria en una semana que les reafirma en puestos de Champions antes de enfrentarse al Betis, mientras ahondan en la crisis de los de Velázquez, que han sumado un punto de los últimos dieciocho y están a sólo tres de la zona de descenso.

0- Udinese (3-5-2): Musso; Opoku, Ekong, Samir; Mandragora, Larsen, Fofana, De Paul (D’Alessandro 91’), Ter Avest (Nuytinck 84’); Lasagna, Pussetto (Balic 84’).

1- Milan (4-4-2): Donnarumma; Abate, Zapata, Romagnoli, Rodriguez; Suso, Kessie, Bakayoko, Laxalt (Borini 73’); Higuaín (Castillejo 34’), Cutrone.
Gol: 0-1 Romagnoli min. 97.

Árbitro: Marco Di Bello. Enseñó la amarilla a Samir (28’), Kessie (48’), Ekong (64’), Zapata (68’), Pussetto (70’) y Romagnoli (97’). Expulsó con roja directa a Nuytinck (94’).

Datos: Encuentro de la 11ª jornada de la Serie A 2018/19 disputado en el Dacia Arena. 22.500 espectadores.

Todo parecía indicar que el encuentro entre Udinese y Milan acabaría sin goles, pero los diez minutos de descuento lo remediaron. Tras un intercambio de golpes con pocas ocasiones claras de gol, una pérdida de balón en el centro del campo acabó en un gol de Romagnoli que supone la tercera victoria consecutiva de los de Gattuso y que hunde un poco más al Udinese, que ha sumado un punto de los últimos dieciocho.

La primera parte transcurrió sin un dominador claro, con un Udinese que supo contener al Milan y sorprendió con una gran condición física. Ante la falta de espacios, ambos equipos intentaban llegar a la puerta contraria con balones directos y sólo lograron crear peligro con disparos lejanos. Las ocasiones más claras fueron una para cada equipo: un centro raso desde la línea de fondo de Fofana que se paseó por el área visitante sin encontrar rematador y un chute de Crutone que obligó a lucirse a Musso, que jugaba su segunda partido consecutivo de titular en detrimento de Scuffet.

Poco después de la media hora de juego, Higuaín tuvo que abandonar el campo tras recibir un golpe en la espalda y resentirse de su lesión y es duda para el partido contra el Betis de Europa League. En su lugar entró el ex del Villarreal Samu Castillejo, que acabó siendo uno de los mejores en el campo.

El Udinese empezó la segunda parte demostrando su necesidad de puntos y logró acercarse con más claridad al área de Donnarumma en los primeros minutos, pero pronto el Milan logró sacarse de encima la presión y mover el juego al campo rival, con Castillejo como principal referencia ofensiva obligando a Musso a despejar varios balones peligrosos.

La locura se desató en los minutos finales: en el 95 llegó la expulsión con roja directa de Nuytinck por una falta por detrás a Castillejo cuando se iba por velocidad. Y dos minutos después llegó la jugada clave del encuentro, cuando una pérdida de balón de Opoku en el centro del campo dio pié a un contraataque visitante con una serie de pases rápidos dentro del área entre Suso, Cutrone y Romagnoli, que el capitán milanista remató con un gran chute diagonal a la izquierda de Musso que desató la euforia entre los seguidores rossoneri. Tras unos momentos de duda por la revisión del VAR de un posible fuera de juego, los árbitros acabaron concediendo el gol.

Romagnoli vuelve a salvar al Milan, marcando de nuevo en el descuento después de hacerlo también ante el Genoa el pasado miércoles. El futuro de Julio Velázquez está en el aire tras su quinta derrota en seis jornadas, aunque el calendario ahora debería favorecerle, tras haberse enfrentado en casa a todos los grandes de la Serie A.

Iago Viñas Alonso
MotivaGoal

Villarreal 1-1 Levante. Pedraza da aire a Calleja


Pedraza, en el añadido, evitó la derrota del Villarreal y le dio oxigeno a Calleja. El Levante, tras adelantarse con un gol de Funes Mori en propia puerta, rozó la quinta victoria consecutiva.

1- Villarreal CF (4-4-2): Asenjo; Miguelón, Álvaro, Funes Mori, Jaume Costa; Samu Chukweze, Trigueros, Cáseres, Fornals; Gerard Moreno, Ekambi.

1- Levante UD (3-5-2): Oier; Rober Pier, Postigo, Chema; Jason, Rochina (Prcic´71), Campaña (Doukouré´85), Bardhi, Toño Rodríguez; Roger, (Borja Mayoral´60) Morales.
Goles: 0-1 Funes Mori (pp) min.76, 1-1 Pedraza min.92.

Árbitro: Iglesias Villanueva (Comité gallego). Mostró la amarilla a Jaume Costa (30´), Jason (30´), Rochina (38´), Cáseres (39´), Bardhi (78´) y Álvaro (95´). 

Datos: Encuentro de la 7ª jornada de La Liga Santander 2018/19 disputado en El Estadio de la Cerámica. 16.499 espectadores.

Pintaban bastos hasta que Pedraza lo maquilló. La Cerámica estaba a punto de sufrir una nueva derrota, el enésimo tropiezo en casa, dónde el Villarreal cuenta sus partidos sin victorias en La Liga. El tanto de Pedraza en el 92´ evitó males mayores y aflojó la soga de Calleja. La derrota llevaba, prácticamente, el camino de la destitución. Empatar, obviamente, es mejor que perder, pero en este caso no quita el poso amargo. Los números son para preocuparse. El precipicio asoma y amenaza. El submarino dominó y pudo ganar. La mala puntería volvió a jugarle una mala pasada. 

Mientras sus vecinos lloran (el Valencia también vive una crisis preocupante), el Levante ríe. Paco López ha forjado un conjunto difícil de batir y de ideas claras. Después de un comienzo delicado, se ha rehecho sumando 10 puntos de 12 en los últimos cinco partidos y roza puestos europeos. En La Cerámica se vio un Levante correoso, sólido atrás, reforzado por la buena racha y también con la pizca de suerte necesaria. El Villarreal propuso y tiró más, pero el conjunto granota encontró el camino tras un jugadón de Campaña. En el añadido se le fue el premio.

Pese a tener más el balón, el Villarreal no calentó los guantes de Oier hasta la segunda parte. En la primera parte la acción más clara recayó en la cabeza de Róber Pier. Asenjo neutralizó sin problemas su remate con la testa, demasiado centrado. La defensa de tres centrales levantinista no pasó apuros en la primera parte. El submarino, con un once llamativo, no encontró rendijas. Jugarse el crédito no impidió que Calleja no fuera valiente. Tiró de Miguelón en detrimento de Mario y lo mismo hizo con Samu Chukweze, también titular. 

Precisamente, Samu Chukweze fue el mejor del submarino. En su primera titularidad en La Liga, los 19 años no fueron impedimento para que liderara al Villarreal en la segunda parte. Si el Villarreal mejoró y esta vez sí tuvo pólvora fue por la omnipresencia de la perla nigeriana. Descaro, regate y pegada. Rozó el gol en diversas ocasiones. La más clara se la sacó Oier por abajo, mano llena de reflejos.

Villarreal y Levante hicieron de la segunda parte un toma y daca. Bardhi, Chukweze, Gerard Moreno, Fornals y Borja Mayoral tuvieron el gol. Aunque estaba más cerca del lado amarillo, el gol cayó del lado de los de Paco López. Campaña inició un jugadón de campo propio en el que sorteó cuatro casacas amarillas hasta plantarse en tres cuartos. Se la cedió a Morales, cuyo centro fue despejado al fondo de las mallas por Funes Mori. Gol en propia puerta que parecía desatar la pesadilla. Pedraza evitó el Halloween, celebración polémica incluida, y Calleja respira. De momento.

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort


Twitter Delicious Digg Stumbleupon Favorites More