El Atlético gana la Europa League de la mano de Griezmann

Los rojiblancos derrotaron al Olympique de Marsella con un doblete del delantero francés

Biografía de Alfredo Di Stéfano

Repasamos la vida profesional de Alfredo Di Stéfano en esta completa biografía. Contiene sus inicios en River Plate y Millonarios, la historia de su fichaje, la tremenda influencia en el Real Madrid de las cinco Copas de Europa, su secuestro, su trayectoria como entrenador...

Reporte Especial: Diego Armando Maradona

Repasamos la carrera del crack argentino. Conoce sus inicios, sus éxitos y sus retos más difíciles a lo largo de su trayectoria profesional.

Ciao Ancelotti - El arte de pasar de todo


No hubo sorpresas en la rueda de prensa convocada por el Real Madrid, donde su presidente anunció la destitución de Carlo Ancelotti como entrenador del primer equipo sin aportar argumentos sólidos de porqué se echa a uno de los mejores entrenadores que han pasado por el Santiago Bernabéu en los últimos tiempos. La ausencia de títulos en este 2015 ha condenado al técnico italiano tras dos temporadas al frente del club blanco con el que ha conseguido cuatro títulos, todos durante el 2014; Copa del Rey, Supercopa de Europa, Mundialito de Clubs i el más importante, la Copa de Europa, la gran obsesión del madridismo y sobre todo la de su presidente desde que Fernando Hierro levantará la Champions de 2002 en Glasgow. Ni la consecución de La Décima le ha servido al bueno de Carlo para evitar ser el séptimo entrenador que destituye Florentino Pérez en sus dos etapas como máximo mandatario de la entidad de Concha Espina, pues José Antonio Camacho presentó su dimisión al inicio de la temporada 2004 tras ver el panorama que había dentro de la plantilla de Los Galácticos. Tampoco ha sido suficiente el respaldo de la plantilla, encabezada públicamente por sus capitanes, ni el de la afición. Florentino pasa de todos y de todo, y así nos va.
Caso parecido al de Del Bosque
Antes de que aterrizara en Madrid, a Carlo Ancelotti se le comparó con Vicente Del Bosque por su templanza, su señorío y sobre todo por ser un entrenador con muy buena mano para dirigir vestuarios plagados de estrellas, algo que le ha llevado a tener uno de los mejores currículums de todo el panorama futbolístico. Lo que nadie podía imaginar es que al italiano le iba esperar un destino exactamente igual al del actual seleccionador español. El salmantino fue destituido al término de la campaña 2002/03 tras ganar el título de Liga y también la novena Copa de Europa, trofeo ya mencionado anteriormente, que ganó la temporada anterior. Una vez más se ha demostrado que no importan los títulos que hayan podido ganar ni lo bien que hayan podido hacer jugar al equipo, si hacen un año en blanco están sentenciados. Presión extra para el nuevo entrenador más allá de la que supone entrenar a un club de la entidad del Real Madrid.
Los errores de Ancelotti
Evidentemente el ex entrenador del PSG ha cometido algunos errores durante el ejercicio que acaba de finalizar y que le han llevado a no ganar nada y al consecuente despido. La pésima gestión a la hora de confeccionar la plantilla ha sido el mayor problema del cuadro merengue a parte de las importantes lesionas que han sufrido algunos de los puntales del equipo, dos hechos que van de la mano y que no necesariamente tienen en Ancelotti al mayor de sus culpables porque aunque lo podemos intuir nunca sabremos el poder de decisión que tienen los entrenadores para Florentino Pérez, mientras que en la plaga de lesiones algo tendrá que decir el preparador físico Giovanni Mauri.  
En el primero de ambos casos vale decir que Ancelotti sí tiene su parte de culpa, ya que fue él quien decidió no reforzar el centro del campo como se necesitaba confiando únicamente en Toni Kroos para que fuera el medio centro puro del equipo pese a no tener las cualidades necesarias para llenar el hueco que dejó Xabi Alonso, y también fue él quien decidió no rotar hasta el mes de Abril. Esto último ha ido destapando  la falta de confianza en jugadores como Illarramendi, Lucas Silva -desde Enero-, Jesé (que a día de hoy sigue acusando la lesión) o Chicharito. Es cierto que el Madrid hizo uno de los mejores inicios de temporada que se le recuerdan jugando el mejor fútbol que se haya podido ver durante bastantes años en el Santiago Bernabéu, pero también es cierto que no iba a poder mantener ese nivel durante toda la temporada y para entonces necesitaría a todos y cada uno de los integrantes del banquillo.
El bajón blanco comenzó en Noviembre con la lesión de Luka Modric y continuó con las de James, Marcelo y Sergio Ramos ya en pleno mes de Diciembre. El croata volvió a principios de Marzo y el equipo empezó a recuperar parte del buen nivel que había tenido en el primer tramo de campaña. Sin embargo, el ex del Tottenham volvió a caer en el dique seco, seguramente por la carga de minutos que le dio Ancelotti después de haber pasado una lesión tan importante, junto a Gareth Bale y Karim Benzema justo antes de afrontar el partido de vuelta de los cuartos de final de la Champions ante el Atlético de Madrid. A parte, jugadores como Kroos e Isco empezaban acusar el desgaste físico tras haberlo jugado prácticamente todo. Quién sabe qué hubiera pasado si Ancelotti hubiera decidido hacer rotaciones desde el principio. Igual no se hubieran producido tantas lesiones y todos habrían llegado enchufados al tramo decisivo en el que se deciden los títulos. Igual Ancelotti seguiría siendo hoy entrenador del Real Madrid.
Volviendo a lo referente a la falta de confianza hacia ciertos jugadores del banquillo, no son pocos los que se preguntan por qué Casemiro está en el Oporto cuando Illarramendi no ha contado para nada en toda la temporada. Y no vale la escusa de que cuando ha salido no ha cumplido –el encuentro en Dortmund aún le pasa factura por lo que se ve- porque un jugador como él necesita jugar con regularidad y no 20 minutos cada cinco partidos. Pero claro, tras costar 40 millones en qué situación hubiera quedado el club y su presidente de haber sido él el que hubiera tenido que salir del equipo. Desde este punto de vista tampoco se entiende el fichaje de Lucas Silva. El brasileño llegó en el mercado de invierno para cubrir las lesiones de Modric y Khedira. ¿No hubiera sido mejor confiar en algún canterano para evitar gastarse 15 millones que a día de hoy no parecen haber estado bien invertidos? Más que nada porque estaba cantado que cuando volviera el croata iba a desaparecer de los planes de Ancelotti. E incluso sin él, Ramos fue la primera opción antes que el ex jugador de Cruzeiro y que el propio Illarra.
En definitiva. Ancelotti ha cometido errores muy graves en esta la que ha sido su segunda y última temporada al frente del Real Madrid, errores que él mismo podría haber solucionado de cara a la temporada 2015/16 para seguir construyendo los cimientos del cambio de ciclo que anunció en la rueda de prensa posterior a la victoria del pasado 24 de Mayo de 2014 en Lisboa.    
Sin identidad
El mayor problema del Madrid no es que Florentino cambie cada una o dos temporadas de entrenador, que también, sino que el club no tiene un estilo propio ni sabe a lo que quiere jugar. Es decir, no hay una misma filosofía para la cantera y el primer equipo, aspecto que facilitaría la elección del perfil de entrenador que más le convendría al club. Pasamos de Pellegrini a Mourinho, de Mourinho a Ancelotti y ahora seguramente pasemos de Ancelotti a Benítez. Estamos hablando de cuatro técnicos que para nada comparten una misma idea de juego y de entender el fútbol, son muy diferentes. Todos son grandes entrenadores sí, pero si no se les da tiempo para que desarrollen su proyecto es imposible que el Madrid encuentre su identidad.
Parecía que con la llegada de Ancelotti la cosa empezaba a cambiar. El italiano había sido el gran sueño de Florentino incluso en su primera etapa al frente del club hasta que por fin pudo ficharle. Y no le falló. Llegó, consiguió que el equipo jugara su mejor fútbol en años y le trajo La Décima. Sin duda ha hecho más méritos que Manuel Pellegrini y que José Mourinho para no ser destituido, pero finalmente ha tenido el mismo final que sus dos predecesores.  
Lo primero que dijo Florentino Pérez tras ganar las elecciones en 2009 fue que no iba a cometer los mismos errores que había tenido en su primera etapa y que le llevaron a presentar su dimisión después de la derrota por 2-1 frente al Mallorca en Son Moix. Con la destitución de Ancelotti podemos decir sin temor a equivocarnos que no, que no ha aprendido de sus errores e incluso podemos ir más allá, los sigue cometiendo. Es un maestro en las finanzas, eso no lo puede negar nadie, pero para ser presidente de un club de fútbol se necesita algo más que saber hacer números. 



Marc Pérez
Twitter: @ksillas_petit

Twitter Delicious Digg Stumbleupon Favorites More