El Atlético gana la Europa League de la mano de Griezmann

Los rojiblancos derrotaron al Olympique de Marsella con un doblete del delantero francés

Biografía de Alfredo Di Stéfano

Repasamos la vida profesional de Alfredo Di Stéfano en esta completa biografía. Contiene sus inicios en River Plate y Millonarios, la historia de su fichaje, la tremenda influencia en el Real Madrid de las cinco Copas de Europa, su secuestro, su trayectoria como entrenador...

Reporte Especial: Diego Armando Maradona

Repasamos la carrera del crack argentino. Conoce sus inicios, sus éxitos y sus retos más difíciles a lo largo de su trayectoria profesional.

Set a cero del Barça al Rayo


Golpe encima de la mesa del líder que ha ganado fácil a un Rayo Vallecano demasiado frágil defensivamente. Todo el gremio del fútbol conoce la idea futbolística de Paco Jémez de intentar practicar un fútbol vistoso, de toque y ofensivo. Quizás en el Camp Nou debes ser más conservador y no dejar tantos huecos atrás. Esto le ha pasado factura y los hombres de Martino se dieron un festín de goles a su costa. Brilló el colectivo azulgrana, Cesc, Iniesta y Leo por encima del resto, que contribuyeron a la realización del mejor partido de la temporada. Victoria que permite al Barcelona seguir una jornada más, en lo más alto de la clasificación.

F.C. Barcelona: Valdés, Adriano, Puyol (Mascherano 67´), Piqué, Alves, Busquets, Iniesta, Cesc, Pedro (Neymar 61´), Alexis, Messi (Tello 73´).

Rayo Vallecano: Rubén, Mojica, Saúl, Z. Castro, Arbilla (Tito 4’), Baena (Viera 61´), Trashorras, Bueno, Falqué, Rochina, Larrivey (Longo 72´).

Goles: 1-0 Adriano min 2, 2-0 Messi min 36, 3-0 Alexis min 47, 4-0 Pedro min 55, 5-0 Messi min 68, 6-0 Neymar min 88.

Árbitro: Juan Martínez Munuera del Comité de Árbitros de la Comunidad Valenciano.

Datos: Encuentro correspondiente a la jornada vigésimo-cuarta disputado en el Camp Nou.

Los goles. El partido se le ponía muy de cara al Barça. Ya en el minuto 2, Adriano en una de sus típicas jugadas partiendo desde la banda y a pierna cambiada, corrió en diagonal hacia el área y golpeó duro a la pelota al palo largo. 1-0 en el marcador nada más empezar que encarrilaba un encuentro con claro color azulgrana. Pasaban los minutos y continuaban las ocasiones, el Barcelona dominaba y creaba peligro, además con muy buen fútbol. El dos a cero llegaría de las botas de Messi en el 35. Cesc, espléndido, robó en medio campo y con un pase al hueco dejó sólo al argentino ante Rubén, que de una forma muy sutil picó por encima del guardameta. Este segundo gol enfadó muchísimo al entrenador visitante, que no esperó ni un instante y sustituyó inmediatamente a Arbilla, jugador que protagonizó la pérdida en medio campo.

Finalizó la primera parte y el Barcelona con dos goles, dos palos y muchas ocasiones de peligro, se iba al descanso con el partido resuelto. El Rayo Vallecano apenas inquietó la portería local. La más clara la tuvo Rochina en un pequeño desajuste defensivo que Valdés tapó bien. Nada más empezar la segunda mitad, Messi se vistió de asistente, cedió a Alexis que batió por bajo al cancerbero y anotó su décimo-quinto gol en liga y que hasta la fecha sigue siendo el máximo anotador del Barça. La superioridad era muy clara y los de Vallecas poco a poco iban bajando los brazos, mientras que los culés querían más. En el 55 llegaría una obra maestra. Los arquitectos de la misma serían Cesc e Iniesta, que con una pared de tacón consiguieron colocarse mano a mano con el portero y Cesc, nada egoísta, le envolvió un regalo a Pedro que a puerta vacía no desaprovecho.
Los máximos artilleros del Barça, Alexis, Messi y Pedro ya habían marcado, pero la cosa no se iba a quedar ahí. Con 4-0 en el marcador los de Martino seguían presionando muy arriba y ahogando la salida del equipo rival. Jémez, desde el banquillo alentaba a los suyos para que siguieran tocando. De poco les iba a servir en resultado porque Messi iba hacer el quinto. Antes fue la pulga para el chileno pero en esta ocasión la asistencia fue inversa. Con este tanto Messi suma su décimo-tercer gol en liga y parece que vuelve a estar entonado de cara a gol. Números aparte, el Barcelonismo iba tener la oportunidad de ver la reaparición de Neymar. Entró en el minuto 61 y suyo iba ser el último gol. Corría el minuto 88 cuando el brasileño cogió un balón en medio campo, lo condujo, se deshizo de su marcador y con un disparo endiablado clavó en la mismísima escuadra un chut al que nada pudo hacer Rubén. Un golazo en toda regla que cerraba un choque dominado de principio a fin por los locales.

La sintonía de Cesc, Iniesta y Messi. Está claro que cuando estos tres hombres están en forma y se asocian son muy difíciles de parar. Cesc e Iniesta rozaron la perfección en su juego y contribuyeron notoriamente a la victoria final. Por su parte, Leo, además de los dos goles, se le vio rápido, con chispa y como en los viejos tiempos. Con su segundo gol en el partido, batió otro record que quedará para la historia, superando al mítico Alfredo Di Stéfano e igualando a Raúl González Blanco en la tabla de los máximos goleadores en la historia de la Liga. Messi suma la friolera de 228 goles y está a tan solo seis de Hugo Sánchez y a 23 de Zarra que ocupa la primera posición.

Los tres llegan en facultad plena de condiciones para el partido de Champions y parte de las posibilidades que el Barça tiene para pasar de ronda y conseguir títulos, pasa en que estos tres futbolistas estén a tono.
Por otro lado, la recuperación de Neymar será clave para todo el barcelonismo. El Barça necesita al brasileño, y el brasileño necesita al Barça.

A pensar en la Champions. Ahora, el equipo de Martino no piensa en otra cosa. El próximo martes disputará el partido más importante del curso. Sus pupilos llegan a tope y muy bien físicamente para el tramo destacado de la temporada y se la juegan contra el City. En cuanto al juego, el mostrado en el partido de hoy, es el que se necesita para vencer a los mejores.

La cara el Barça que es líder y la cruz el Rayo que continúa en puestos de descenso. Paco Jémez tendrá que plantearse si continuar con este plantel tan ofensivo. El Rayo es el equipo que más goles encaja, una media de más de dos goles por encuentro, que de seguir así, les va costar mucho continuar en primera la próxima temporada. Una reflexión que queda en el aire pero que debe preocupar a los seguidores rayistas. 



Jonathan Giráldez Costas
Redactor de MotivaGoal del F.C. Barcelona
jony_g10@hotmail.com
Twitter: @jony_g10


Victoria del Celta sobre el Villarreal en una noche aciaga para el fútbol


Una acción intolerable y lamentable empañó el Villarreal - Celta a cuatro minutos del final del partido. Un impresentable lanzó, desde la parte elevada del Fondo Sur, un bote con gas lacrimógeno. Bajo estos efectos, los jugadores abandonaron el campo y la afición fue desalojada del estadio entre problemas respiratorios, escozor en los ojos y picor en la garganta. El partido estuvo parado alrededor de 20 minutos hasta que cesó la nube de humo. Luego ambos conjuntos volvieron al rectángulo de juego y disputaron los minutos que restaban. El Celta ganó (0-2) y se llevó tres puntos valiosos de El Madrigal. El fútbol es lo de menos. Lo que importa es que no hubo que lamentar heridos. Ojalá se pueda localizar al infractor, que le caiga un castigo ejemplar y, por supuesto, que nunca vuelva a pisar un estadio. Individuos así no representan a ninguna afición y menos a una de 10 como la del Villarreal.

Punto final. Ya le he dado mucha cola al indeseable. Ahora toca fútbol, fútbol y solo fútbol.

0- Villarreal C.F: Juan Carlos; Mario, Musacchio, Dorado (Gabriel´76), Jokic; Moi Gómez, Pina, Bruno, Trigueros (Nahuel´73); Giovani (Jonathan Pereira´76), Perbet.

2- R.C. Celta de Vigo: Yoel; Hugo Mallo, Cabral (Iñigo López´46), Aurtenetxe, Jonny; Fontás; Augusto Fernández (Alex López´69), Rafinha, Krohn-Dehli (Nolito´57), Orellana; Santi Mina.

Goles: 0-1 Orellana min.83, 0-2 Nolito min.89.

Árbitro: Fernández Borbalán  (Comité andaluz). En el Villarreal C.F. amonestó a Jokic (9´), Musacchio (66´). En el R.C. Celta de Vigo  mostró la amarilla a Cabral (22´), Aurtenetxe (40´), Augusto Fernández (57´) y Nolito (89´).

Datos: Encuentro de la jornada 24 de Primera División disputado en El Madrigal ante 17.000 espectadores. Terreno de juego en perfectas condiciones.

El Celta vive su mejor momento de la temporada (10 puntos de 12 posibles en los últimos cuatro choques) y ha dado otro paso importante para permanecer en Primera. Sacó petróleo de El Madrigal. Ni mereciendo ganar se le resistió el triunfo. Tal vez sean las ‘meigas’ o, simplemente, que cuando las cosas vienen de cara todo se antoja más sencillo. También podríamos llamarlo justicia en el sentido de que no ganó cuando jugó mejor que los rivales y, ahora, el fútbol le devuelve lo que le robó en su día. Como el fútbol es muy caprichoso, más adelante quizás salde dicha deuda con el Villarreal. Por méritos, hizo más para ganar teniendo en cuenta que esgrimió muchos más argumentos ofensivos que el cuadro gallego.

El Celta sacó tajada a balón parado

El Villarreal jugó mejor, fue superior, pudo ganar sobrado, pero perdonó y quién perdona la paga. La clave estuvo en la efectividad. El Submarino dispuso de más y mejores ocasiones que no encontraron el camino del gol. El Celta, con menos opciones, se llevó los tres puntos. Construyó su victoria a balón parado con un tanto de falta directa y otro de cabeza que nació de idéntica modalidad. Orellana abrió la lata en el minuto 83, justo antes de producirse el incidente. Cuando el juego se reanudó, el Celta volvió mejor y sentenció la contienda. El definitivo 0-2 lo firmó Nolito de falta en el minuto 89 en un golpe franco. La barrera se abrió en el lado de Pina y Nolito encontró el resquicio necesario para batir a Juan Carlos.

El Villarreal no mereció perder, hizo méritos para ganar

Hasta el minuto 20, imperó la igualdad. A partir de ahí y hasta el final, el Villarreal se hizo dueño del mismo pese a que el resultado refleje lo contrario. El Celta, inicialmente, imprimió presión y ritmo queriendo igualar la batalla de la posesión pero, ya sea por inercia o por ser superado, retrocedió. El Villarreal sacó su repertorio de buen fútbol, moviéndola rápido y en vertical en campo enemigo. El Submarino lo intentó de todas las maneras: centros, pases filtrados, disparos desde fuera del área, remates a bocajarro… Unas vez Joel y otras la mala puntería le dejaron sin premio. Perbet, que fue titular, no tuvo su noche y erró dos buenas ocasiones. El linier le anuló bien un gol por fuera de juego claro de Moi Gómez. Este último tuvo el gol en un mano a mano que Yoel le desbarató. Bruno de cabeza y Pina desde fuera del área se sumaron a las ocasiones falladas. Sus remates no vieron puerta por poco. El Celta no dispuso de ocasiones claras hasta la segunda mitad. Quitando los dos goles, sus opciones siempre se produjeron con disparos desde la frontal. Destacar uno de Alex López que no vio puerta por centímetros. Un latigazo que hizo temblar a El Madrigal.

Las sustituciones que realizó Luis Enrique, decisivas

Luis Enrique acertó de lleno con los cambios. Tras el descanso, retiró a Cabral –el más desentonado de la zaga hoy–  y dio entrada a Iñigo López. Este último llegó en el mercado invernal y disputó sus primeros minutos con la casaca celeste. El Celta estuvo a buen nivel defensivo e Iñigo López contribuyó a ello junto a Hugo Mallo, Aurtenetxe y Jonny. Sin obviar a Fontás, habitual central, hoy de medio defensivo. ‘Lucho’ le puso en esta posición para ganar en robo en el centro del campo y equilibrar. Misión cumplida. El defensor cedido por el Barcelona dio equilibrio y ofreció las ayudas necesarias a los defensores, convirtiéndose en un central más cuando la situación así lo requería. Los otros dos jugadores que entraron, Alex López y Nolito, fueron decisivos. El primero dio mucho criterio en la circulación y, además, permitió ganar también en llegada desde segunda línea. Nolito, a parte del gol, aportó profundidad. El que no estuvo muy acertado en esta ocasión, Rafinha. La sensación celtiña estuvo individualista.

Con este resultado, el Celta se mantiene decimoprimero y amplía su ventaja respecto al descenso en 8 puntos. Una renta cómoda que invita al Celta a mirar, momentáneamente, hacia arriba. Ahí se sitúa un Villarreal que pierde fuelle en su lucha por la Champions. Si el Athletic vence al Espanyol en San Mamés, la cuarta plaza que ocupan los leones se quedaría a 7 puntos… 


Manuel Monfort Marzá
Editor Ejecutivo - MotivaGoal
manuel.monfort@motivagoal.com
Twitter: @manuelmonfort

Twitter Delicious Digg Stumbleupon Favorites More