El Atlético gana la Europa League de la mano de Griezmann

Los rojiblancos derrotaron al Olympique de Marsella con un doblete del delantero francés

Biografía de Alfredo Di Stéfano

Repasamos la vida profesional de Alfredo Di Stéfano en esta completa biografía. Contiene sus inicios en River Plate y Millonarios, la historia de su fichaje, la tremenda influencia en el Real Madrid de las cinco Copas de Europa, su secuestro, su trayectoria como entrenador...

Reporte Especial: Diego Armando Maradona

Repasamos la carrera del crack argentino. Conoce sus inicios, sus éxitos y sus retos más difíciles a lo largo de su trayectoria profesional.

Los pericos vuelan alto



El RCD Espanyol vive un momento único. Es segundo. Suma 21 puntos, a tan sólo tres del líder, el Barcelona. Histórico. Rubi y sus pupilos han hecho lo inimaginable posible. Para disfrutarlo.

No hay un único factor para explicar este sorprendente arranque, sino muchos: la labor de Rubi, la piña entre el grupo, la solidez defensiva, la efectividad y el fortín del RCDE Stadium.

El éxito de cualquier grupo se forja en el vestuario. En el Espanyol, más que compañeros de profesión, son amigos. Colegas. Y se nota en el campo. La conexión entre el grupo de amigos y Rubi es total. El técnico les ha señalado el camino, inculcando una motivación y ambición traducida en una fortaleza inquebrantable. Las palabras del técnico tras ganar al Athletic hablan por sí solas: “Se creen buenos porque lo son”. Rubi les ha sacado los complejos que la pasada temporada les acongojaron y les impidieron mirar arriba. Este curso están desatados. Y disfrutan. Es lo importante.

La base de los 21 puntos del Espanyol reside en el RCDE Stadium, dónde ha arañado 15 de los 21. Como local, cinco partidos, cinco victorias. Pleno. 2-0 al Valencia, 1-0 al Levante, 1-0 al Eibar, 3-1 al Villarreal y 1-0 al Athletic. El conjunto blanquiazul ha hecho del RCDE Stadium un fortín. Arropado por una grada ilusionada cómo hacía tiempo que no lo estaba, los pupilos de Rubi juegan con una marcha más en torno al 4-3-3. Rubi ha formado un Espanyol compacto y equilibrado. Tácticamente ordenado, asentado en una sólida pareja de centrales, un centro del campo creativo y una delantera que mezcla talento, velocidad y olfato. Por eso los números son los que son.

Basta con analizar el nivel actual de los protagonistas para entender el por qué del segundo puesto espanyolista. Empezando por Diego López. Los años no pasan para él. A sus 37 años sigue siendo decisivo, sus paradas dan puntos. El portero gallego vive tranquilo con Mario Hermoso y David López, posiblemente la pareja de centrales más fiable de La Liga en este momento. Javi López y Dídac no desentonan en los laterales. En la línea medular destaca la creatividad de Granero y Darder y sobresale el trabajo de Marc Roca, creciendo a pasos agigantados. En la dupla ofensiva, Sergio García vive una segunda juventud. Sus gotas de calidad levantan al público. El carril diestro es sinónimo de velocidad con Baptistao o Hernán Pérez. Y en punta, una de las revelaciones de este inicio, Borja Iglesias, máximo goleador perico con 6 tantos. En Primera hace lo mismo que hacía en Segunda (anotó 22 dianas con el Zaragoza), marcar goles. Está haciendo olvidar a Gerard Moreno.

El cuadro perico no se conforma con lo alcanzado. Borja Iglesias avisa de la ambición del grupo: “Queremos más. Vamos a ir a Sevilla a ganar”. No será fácil ganar en el Pizjuán, pero el Espanyol va a por todas, dispuesto a alargar al máximo el subidón. Evidentemente, vendrán rachas negativas. Los grandes que van por abajo apretarán dispuestos a meterse en su hábitat habitual. Con más de media Liga por disputarse, el conjunto perico está preparado para todo, pero ya ha avisado de que quiere hacer algo grande.

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

Samu Chukwueze, juventud al poder



Sorprendió Calleja alineando ante el Levante a Samu Chukwueze y Miguelón Llambrich, 19 y 22 años, respectivamente. El técnico sentó a Mario para apostar por Miguelón. Y lo mismo con la perla nigeriana. Samu dejó a Cazorla en el banquillo y a Layún fuera de la convocatoria. Calleja apostó por el hambre en lugar de la veteranía. Miguelón y Samu le dieron la razón. Ante todo, Chukwueze.

Los 19 años de Samu Chukwueze no fueron un impedimento para que liderara al Villarreal ante el Levante. La perla de la cantera fue el mejor del Villarreal, el que más inquietó a la defensa granota, especialmente en quince minutos de exhibición tras el descanso. Actuando en la derecha, a pierna cambiada, trazó diagonales con la zurda que superaron líneas a base de descaro y desborde. Así tuvo el gol hasta en cuatro ocasiones. Un disparo se le fue fuera, otro lo sacó Róber Pier y dos Oier. La ocasión más clara, un disparo raso y seco al primer palo que repelió Oier. Ahí tuvo el gol Samu, hubiera sido la guinda al primer partido de titular del nigeriano en La Liga.

La pasada temporada Samu Chukwueze llamó la atención con sus exhibiciones con el filial. En la promoción, en San Mamés ante el Athletic B, dejó su impronta con un golazo maradoniano. Este curso hizo la pretemporada con el primer equipo, lo que ya dejaba a las claras la intención de hacerle participe del primer equipo. Calleja le ha cocido a fuego lento, introduciéndole poco a poco. Jugó dos partidos en la Europa League y uno de Copa del Rey. Fue titular ante el Almería y marcó un gol. En la competición europea, salió de inicio ante el Spartak de Moscú y tuvo minutos ante el Rangers. En La Liga no había jugado hasta la titularidad. Y vaya estreno. Un debut que muestra su candidatura a tener más oportunidades, incluso como titular. ¿Quién saca a Samu del once después de ser el MPV groguet ante el Levante?

Sin el mal momento del Villarreal y de otros jugadores llamados a ser importantes, posiblemente Samu no hubiera tenido esta oportunidad. El mal momento de Layún, Cazorla y Raba le facilitó a Samu la titularidad. Y ante el bache futbolístico de Gerard Moreno y Trigueros, Samu se erige como un nuevo brote verde, una esperanza de cara a reflotar al submarino amarillo. Chukwueze, a sus 19 años, tiene un gran futuro por delante. La perla de la cantera ha llegado para brillar con luz propia.

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

Udinese 0-1 Milan. Romagnoli da la victoria al Milan en el 97´


Un gol del capitán milanista en el minuto 97 decidió un partido que parecía sentenciado sin goles. Una pérdida de balón de Opoku en el centro del campo acabó con las esperanzas locales de sumar un punto ante uno de los grandes. Los de Gattuso se sobrepusieron a la lesión de Higuaín y suman su tercera victoria en una semana que les reafirma en puestos de Champions antes de enfrentarse al Betis, mientras ahondan en la crisis de los de Velázquez, que han sumado un punto de los últimos dieciocho y están a sólo tres de la zona de descenso.

0- Udinese (3-5-2): Musso; Opoku, Ekong, Samir; Mandragora, Larsen, Fofana, De Paul (D’Alessandro 91’), Ter Avest (Nuytinck 84’); Lasagna, Pussetto (Balic 84’).

1- Milan (4-4-2): Donnarumma; Abate, Zapata, Romagnoli, Rodriguez; Suso, Kessie, Bakayoko, Laxalt (Borini 73’); Higuaín (Castillejo 34’), Cutrone.
Gol: 0-1 Romagnoli min. 97.

Árbitro: Marco Di Bello. Enseñó la amarilla a Samir (28’), Kessie (48’), Ekong (64’), Zapata (68’), Pussetto (70’) y Romagnoli (97’). Expulsó con roja directa a Nuytinck (94’).

Datos: Encuentro de la 11ª jornada de la Serie A 2018/19 disputado en el Dacia Arena. 22.500 espectadores.

Todo parecía indicar que el encuentro entre Udinese y Milan acabaría sin goles, pero los diez minutos de descuento lo remediaron. Tras un intercambio de golpes con pocas ocasiones claras de gol, una pérdida de balón en el centro del campo acabó en un gol de Romagnoli que supone la tercera victoria consecutiva de los de Gattuso y que hunde un poco más al Udinese, que ha sumado un punto de los últimos dieciocho.

La primera parte transcurrió sin un dominador claro, con un Udinese que supo contener al Milan y sorprendió con una gran condición física. Ante la falta de espacios, ambos equipos intentaban llegar a la puerta contraria con balones directos y sólo lograron crear peligro con disparos lejanos. Las ocasiones más claras fueron una para cada equipo: un centro raso desde la línea de fondo de Fofana que se paseó por el área visitante sin encontrar rematador y un chute de Crutone que obligó a lucirse a Musso, que jugaba su segunda partido consecutivo de titular en detrimento de Scuffet.

Poco después de la media hora de juego, Higuaín tuvo que abandonar el campo tras recibir un golpe en la espalda y resentirse de su lesión y es duda para el partido contra el Betis de Europa League. En su lugar entró el ex del Villarreal Samu Castillejo, que acabó siendo uno de los mejores en el campo.

El Udinese empezó la segunda parte demostrando su necesidad de puntos y logró acercarse con más claridad al área de Donnarumma en los primeros minutos, pero pronto el Milan logró sacarse de encima la presión y mover el juego al campo rival, con Castillejo como principal referencia ofensiva obligando a Musso a despejar varios balones peligrosos.

La locura se desató en los minutos finales: en el 95 llegó la expulsión con roja directa de Nuytinck por una falta por detrás a Castillejo cuando se iba por velocidad. Y dos minutos después llegó la jugada clave del encuentro, cuando una pérdida de balón de Opoku en el centro del campo dio pié a un contraataque visitante con una serie de pases rápidos dentro del área entre Suso, Cutrone y Romagnoli, que el capitán milanista remató con un gran chute diagonal a la izquierda de Musso que desató la euforia entre los seguidores rossoneri. Tras unos momentos de duda por la revisión del VAR de un posible fuera de juego, los árbitros acabaron concediendo el gol.

Romagnoli vuelve a salvar al Milan, marcando de nuevo en el descuento después de hacerlo también ante el Genoa el pasado miércoles. El futuro de Julio Velázquez está en el aire tras su quinta derrota en seis jornadas, aunque el calendario ahora debería favorecerle, tras haberse enfrentado en casa a todos los grandes de la Serie A.

Iago Viñas Alonso
MotivaGoal

Villarreal 1-1 Levante. Pedraza da aire a Calleja


Pedraza, en el añadido, evitó la derrota del Villarreal y le dio oxigeno a Calleja. El Levante, tras adelantarse con un gol de Funes Mori en propia puerta, rozó la quinta victoria consecutiva.

1- Villarreal CF (4-4-2): Asenjo; Miguelón, Álvaro, Funes Mori, Jaume Costa; Samu Chukweze, Trigueros, Cáseres, Fornals; Gerard Moreno, Ekambi.

1- Levante UD (3-5-2): Oier; Rober Pier, Postigo, Chema; Jason, Rochina (Prcic´71), Campaña (Doukouré´85), Bardhi, Toño Rodríguez; Roger, (Borja Mayoral´60) Morales.
Goles: 0-1 Funes Mori (pp) min.76, 1-1 Pedraza min.92.

Árbitro: Iglesias Villanueva (Comité gallego). Mostró la amarilla a Jaume Costa (30´), Jason (30´), Rochina (38´), Cáseres (39´), Bardhi (78´) y Álvaro (95´). 

Datos: Encuentro de la 7ª jornada de La Liga Santander 2018/19 disputado en El Estadio de la Cerámica. 16.499 espectadores.

Pintaban bastos hasta que Pedraza lo maquilló. La Cerámica estaba a punto de sufrir una nueva derrota, el enésimo tropiezo en casa, dónde el Villarreal cuenta sus partidos sin victorias en La Liga. El tanto de Pedraza en el 92´ evitó males mayores y aflojó la soga de Calleja. La derrota llevaba, prácticamente, el camino de la destitución. Empatar, obviamente, es mejor que perder, pero en este caso no quita el poso amargo. Los números son para preocuparse. El precipicio asoma y amenaza. El submarino dominó y pudo ganar. La mala puntería volvió a jugarle una mala pasada. 

Mientras sus vecinos lloran (el Valencia también vive una crisis preocupante), el Levante ríe. Paco López ha forjado un conjunto difícil de batir y de ideas claras. Después de un comienzo delicado, se ha rehecho sumando 10 puntos de 12 en los últimos cinco partidos y roza puestos europeos. En La Cerámica se vio un Levante correoso, sólido atrás, reforzado por la buena racha y también con la pizca de suerte necesaria. El Villarreal propuso y tiró más, pero el conjunto granota encontró el camino tras un jugadón de Campaña. En el añadido se le fue el premio.

Pese a tener más el balón, el Villarreal no calentó los guantes de Oier hasta la segunda parte. En la primera parte la acción más clara recayó en la cabeza de Róber Pier. Asenjo neutralizó sin problemas su remate con la testa, demasiado centrado. La defensa de tres centrales levantinista no pasó apuros en la primera parte. El submarino, con un once llamativo, no encontró rendijas. Jugarse el crédito no impidió que Calleja no fuera valiente. Tiró de Miguelón en detrimento de Mario y lo mismo hizo con Samu Chukweze, también titular. 

Precisamente, Samu Chukweze fue el mejor del submarino. En su primera titularidad en La Liga, los 19 años no fueron impedimento para que liderara al Villarreal en la segunda parte. Si el Villarreal mejoró y esta vez sí tuvo pólvora fue por la omnipresencia de la perla nigeriana. Descaro, regate y pegada. Rozó el gol en diversas ocasiones. La más clara se la sacó Oier por abajo, mano llena de reflejos.

Villarreal y Levante hicieron de la segunda parte un toma y daca. Bardhi, Chukweze, Gerard Moreno, Fornals y Borja Mayoral tuvieron el gol. Aunque estaba más cerca del lado amarillo, el gol cayó del lado de los de Paco López. Campaña inició un jugadón de campo propio en el que sorteó cuatro casacas amarillas hasta plantarse en tres cuartos. Se la cedió a Morales, cuyo centro fue despejado al fondo de las mallas por Funes Mori. Gol en propia puerta que parecía desatar la pesadilla. Pedraza evitó el Halloween, celebración polémica incluida, y Calleja respira. De momento.

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort


Lopetegui y los otros culpables de la crisis del Real Madrid



El sonrojante 5-1 del Camp Nou acabó con el escaso crédito que le quedaba a Julen Lopetegui al frente del Real Madrid. Un paso efímero, finiquitado por una racha negativa que ha terminado con un adiós cantado.

Ya en el primer día serio, el vasco empezó con el pie izquierdo. Perdió 2-4 la Supercopa de Europa ante el Atlético. Luego se rehizo en La Liga, en un comienzo esperanzador en cuanto a resultados y juego. Los claros fueron un empejismo. Los nubarrones llegaron, asomó la tormenta y ya no cesó. La sequía de goles, sin los habituales 50 de Ronaldo, asomó en todo su esplendor. Las derrotas ante el Sevilla, el CSKA Moscú, el Alavés y el Levante dejaron al equipo sin confianza. Irreconocible. Frente al Barcelona, la debacle definitiva. Y Julen cayó. Meses durísimos de digerir para el ex seleccionador, de los que hacen mella. El fichaje por el Real Madrid horas antes del Mundial y la posterior destitución, la paupérrima trayectoria al frente de la nave merengue que ha provocado otro despido, el segundo en cuatro meses.

Lopetegui no es, ni mucho menos, el único culpable de la crisis. Florentino y los jugadores también se llevan su parte. Florentino, por la mala planificación. No pudo o no quiso retener a Cristiano y Zidane. La arriesgada apuesta de confiar en Bale y Benzema para hacer los goles de Cristiano, ni mucho menos, está dando resultado. Sin Neymar, Mbappé u otro gran goleador, lo de este curso huele a transición hasta que el próximo verano lleguen los fuegos artificiales. Sólo que transición no entra en el vocablo del Real Madrid, sólo vale ganar año tras año.

Hace años que el Real Madrid cuenta con un plantel que lo ha ganado todo y ha hecho historia. El éxito ha evitado la savia nueva, mientras la edad y la disminución del hambre cargan la mochila. Cada vez más. En este inicio de temporada, prácticamente, la totalidad de los pesos pesados han cometido errores groseros, impropios de ellos. Viven un momento alarmante los Bale, Benzema, Ramos, Varane, Modric, Kroos, Asensio. Sin Modric y Kroos finos, el equipo no carbura. Asensio no está aprovechando su momento. Bale y Benzema ya hace tiempo que agotaron su crédito. Ramos y Varane son claros exponentes de la fragilidad defensiva, acompañada de errores impropios de centrales de su talla. Hasta Nacho, de lo más fiable, se ha contagiado.

Y para cortar la sangría llega Santiago Solari. El hasta ahora técnico del Castilla se hace cargo del Real Madrid de forma interina. Se especuló con Antonio Conte, que parecía que iba a ser el elegido pero, al menos de momento, Solari será el que dirigirá los designos del trece veces campeón de Europa.

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

Villarreal 5-0 Rapid Viena. Manita revitalizante


El Villarreal le endosó una manita al Rapid Viena con triple mensaje. Endereza el rumbo en Europa, firma la primera victoria en casa del curso y recupera la pegada. Necesitaba un partido así, amén de un flojo Rapid que defensivamente hizo aguas y dio facilidades. Gerard Moreno y Ekambi, el hombre del partido con dos goles y dos asistencias, se reencontraron con el gol. Raba y Fornals también se unieron a la fiesta. Jaume Costa acabó expulsado en la recta final.

5- Villarreal CF (4-2-3-1): Andrés Fernández; Miguelón, Álvaro, Funes Mori, Jaume Costa; Cáseres (Cazorla´77), Trigueros; Layún, Fornals (Samu Chukweze´64), Raba (Gerard Moreno´70); Ekambi.

0- SK Rapid Wien (4-1-4-1): Strebinger; Müldur, Sonnleitner, Barac, Bolingoli; Ljubicic; Potzmann (Ivan´46), Murg (Knasmüllner´77), Schwab, Berisha (Thurnwald); Alar.
Goles: 1-0 Fornals min.26, Ekambi min.30, 3-0 Ekambi min.45, 4-0 Raba min.63, 5-0 Gerard Moreno min.85

Árbitro: Halis Özkahya (Turquía). Expulsó a Jaume Costa por doble tarjeta amarilla (79´) y (73´). Enseñó la tarjeta amarilla a Trigueros (20´), Murg (24´) y Cáseres (40´),

Datos: Encuentro de la 3ª jornada de la fase de grupos de la UEFA Europa League 2018/19 disputado en El Estadio de la Cerámica. 14.558 espectadores.

El Villarreal encontró en el Rapid de Viena el analgésico perfecto para quitarse el malestar. La superioridad fue tan aplastante como blando el Rapid. Noche para olvidar de los centrales, Sonnleitner y Barac. Dieron un curso avanzado de cómo no defender, fatal al espacio y dando regalos. Pero, por mucha superioridad, cinco goles no se marcan sin virtud y esfuerzo. Y eso que el Villarreal empezó con la mosca detrás de la oreja, pero se rehizo y se gustó. Ekambi fue el fiel reflejo. Empezó cómo una escopeta de feria y acabó cómo un rifle de precisión. También marcó Gerard. Curada la falta de gol. El 4-2-3-1, el punto de partida.

Los primeros minutos fueron una oda a las pifias. Los centrales cometieron errores graves que dejaron a Ekambi sólo ante el portero Strebinger. La mala finalización del camerunés en esos compases rivalizó con los fallos de los zagueros. El Rapid Viena, que demostró por qué ocupa la zona baja de la Bundesliga austriaca, pudo ponerse por delante en los minutos los que el Villarreal se estaba encontrando. Alar, el punta, el único que creó peligro, no estuvo atinado en posición franca para marcar. Andrés evitó el 0-1. 

Al final, la clara superioridad amarilla cayó por su propio peso y, cómo tal, llegaron los goles. Tres antes del descanso, dejándolo sentenciado. Ekambi se resarció y de qué manera. Marcó dos y le dio otros dos a Fornals y Raba. También buena imagen de Fornals y Raba. En la mediapunta Fornals baila, escorado se minimizan sus virtudes. Raba también jugó suelto y aprovechó los minutos. También el Villarreal recuperó la solidez defensiva, cómo se echaba de menos a Cáseres, nuevamente titular. Todos sumaron. 

Con la renta a favor, el Villarreal bajó una marcha en la segunda parte. Y aún le valió para meter dos más. Nada más salir del descanso, Barac evitó un gol cantado de Ekambi que hubiera supuesto el hat-trick. Después de unos minutos de respiro que agradeció el Rapid, llegó el cuarto. Lo cocinaron entre Jaume Costa y Ekambi. Raba puso la firma. Más tarde, en la recta final, llegó la expulsión de Jaume Costa por doble amarilla. No afectó. En una contra, Gerard Moreno cerró el marcador y se reencontró con el gol un mes después. Le hacía falta. El partido murió con la segunda ocasión clara del Rapid. De nuevo Alar, de nuevo Andrés. Primera victoria en casa, malas sensaciones bajo tierra de momento y en el rumbo adecuado a dieciseisavos.

Manuel. Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort



Villarreal - Rapid Viena: Final en la tercera jornada



Sólo es la tercera jornada de la fase de grupos de la Europa League y el Villarreal ya tiene una final. Tras empatar ante Rangers y Spartak de Moscú, el submarino está obligado a no fallar ante el Rapid de Viena.

Villarreal CF (4-2-3-1): Andrés Fernández; Mario, Bonera, Funes Mori, Jaume Costa; Trigueros, Cáseres; Cazorla, Fornals, Sansone; Ekambi.

SK Rapid Wien (4-2-3-1): Strebinger; Potzmann, Dibon, Sonnleitner,Bolingoli-Mbombo; Schwab, Ljubicic; Murg, Ivan, Barac; Pavlovic.

Árbitro: Halis Özkahya (Turquía).

Datos: Encuentro correspondiente a la 3ª jornada de la fase de grupos de la UEFA Europa League disputado en el Estadio de la Cerámica el jueves 25 de octubre de 2018 a las 21:00h.

Rangers y Rapid de Viena lideran el grupo con 4 y 3 puntos, respectivamente. El Villarreal es tercero con 2 puntos y lo cierra el Spartak con 1 punto. Ante lo ajustado de la situación, el submarino necesita estrenar el casillero de victorias en Europa. También sería el primer triunfo este curso en el Estadio de la Cerámica, dónde el Villarreal aún no sabe lo que es ganar. Tres empates (Rangers, Valencia y Atlético) y tres derrotas (Real Sociedad, Girona y Valladolid) en seis choques.

La falta de gol ha sido el principal lastre del Villarreal, especialmente como local. El submarino genera, pero no mata. Y eso que esta temporada presumía de un ataque como pocas veces. Gerard no anda fino y Ekambi, al menos, empieza a carburar. Para complicar las cosas, Bacca se lesionó ante el Atlético y será baja de cuatro a seis semanas. La solución para marcar pasa por primero por el buen juego. Trasladar la mejoría ofrecida en el empate ante el Atleti, dónde Oblak evitó la derrota rojiblanca, para los próximos duelos. Sólo así el submarino saldrá a flote en Europa, mejorará en La Liga y Calleja, cuestionado, respirará.

Calleja seguirá con el 4-2-3-1, que funcionó ante el Atlético, pero no repetirá el mismo once. La principal novedad, Santiago Cáseres. Con Bruno y Javi Fuego en el dique seco y con Iturra fuera, la recuperación de Santiago Cáseres supone un claro alivio. El medio defensivo argentino, que ante el Atlético ya dispuso de minutos, será titular, por lo que Funes Mori volverá al centro de la defensa, acompañando a Bonera. Álvaro descansará y Víctor Ruiz está fuera por lesión. En la portería repetirá Andrés, titular ante el Rangers y el Spartak. Sansone, Layún y Ekambi también cuentan con papeletas de apuntarse a las rotaciones.

El Rapid tampoco está para tirar cohetes. Instalado en la zona baja de la Bundesliga austriaca, acumula tres derrotas en los últimos cuatro choques. El reciente 3-0 que le endosó el TSV Hartberg, un recién ascendido, aún escuece. El Rapid llega con Didi Kühbauer en el banquillo. El que fuera jugador de la Real Sociedad, entre 1997 y 2000, cogió las riendas hace tres jornadas en sustitución de Goran Djuricic. Kühbauer busca una reacción en Villarreal, pese a que los números a domicilio no inviten a la esperanza. Sólo una victoria en los últimos diez desplazamientos en la Europa League. El técnico verdiblanco no podrá contar con Gatler, Hofmann, Mocinic, Schobesberger y Szanto.

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

La sequía de Gerard Moreno



Gerard Moreno está reñido con el gol. Sólo 2 tantos en 860 minutos, desglosados en nueve partidos de La Liga y dos de la Europa League. Un bagaje pobre para el ex perico que, de momento, no está teniendo el rendimiento esperado en su vuelta al Villarreal.

Gerard Moreno sólo ha visto puerta ante la Real Sociedad y el Rangers. El 18 de agosto, en la primera jornada, abrió la lata ante la Real Sociedad. Pero su tanto no impidió la derrota tras la posterior remontada txuri-urdin. Ante el Rangers salió desde el banquillo (no ha sido titular en competición europea, en La Liga de inicio en todos los partidos) y su tanto puso por delante al submarino. Al final, el Rangers empató y se llevó un punto. El gol frente al combinado escocés, su último tanto, dista del 20 de septiembre. Gerard acumula ya poco más de un mes sin marcar.

Desde entonces, el gol le ha dado un portazo. Le falta el acierto que sí tuvo en el Espanyol y no será por no intentarlo. Ha dispuesto de ocasiones claras de todos los colores. Mano a mano errado ante el Valladolid, Espanyol y Atlético de Madrid. Penalti fallado ante el Valladolid. Tiro al palo también ante los de Pucela. Ya sea por mala fortuna o mala puntería, Gerard está negado y, al final, la confianza se va agotando. Parece casi más un factor psicológico que deportivo.

Tampoco los otros delanteros del Villarreal van sobrados. Ekambi y Bacca han marcado 3 y 2 goles, respectivamente. Pero en contra de Gerard un dato: tanto uno como otro igualan o superan sus goles disputando menos minutos. Ekambi ha jugado 572 minutos entre La Liga y la Europa League, Bacca 452 minutos entre las dos competiciones. Sansone, el cuarto en discordia, no se ha estrenado en los 148 minutos que ha disputado. La calidad de los delanteros está probada. Los números señalan lo contrario.

Gerard volvió este verano al Villarreal a cambio de 20 millones. En las tres temporadas en el Espanyol, creció considerablemente y dejó 39 dianas a la saca. En la anterior etapa de amarillo no era titular. Soldado y Bakambu le cerraban las puertas, pero estaba cerca de tirar la puerta al aprovechar los minutos en las rotaciones de Marcelino. Llegó la oferta del Espanyol y no se lo pensó dos veces. En el conjunto espanyolista desarrolló el potencial que se le presuponía.

Tras diversos intentos por recuperarlo, el Villarreal se hizo con sus servicios. Volvió siendo mejor jugador. Calleja le dio galones desde el primer día. Y lo que parecía un valor seguro no está dando el rédito esperado. Para los delanteros es cuestión de estadística. La de Gerard está jugando en su contra, pero tiene calidad de sobra para revertir la situación.

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

El Napoli golea al Udinese y se acerca a la Juventus

Foto: udinese.it

Los de Ancelotti aprovecharon el tropiezo del líder e impusieron su calidad para golear a un Udinese que suma su cuarta derrota consecutiva. El ex bético Fabián Ruiz abrió el marcador, Mertens amplió la ventaja de penalti y Rog sentenció cerca del final para acercarles a 4 puntos de la Juve. Los de Julio Velázquez dieron muestras de recuperarse y mejoraron al principio de la segunda mitad, pero acabaron hundidos al encajar una goleada que pudo ser aún mayor.


0- Udinese (4-4-1-1): Scuffet; Stryger, Troost-Ekong (Opoku 35’), Nuytinck (Wague 86’), Samir; Behrami (Barak 67’), Pusetto, Fofana, Mandragora; De Paul; Lasagna.

3- Napoli (4-4-2): Karnezis; Hysaj, Albiol, Koulibaly, Malcuit; Allan, Zielinski (Rog 84’), Verdi (Ruiz 3’), Callejón; Milik (Hamsik 73’), Mertens.
Goles: 0-1 Ruiz min.13, 0-2 Mertens (p) min.80, 0-3 Rog min.85.

Árbitro: Mariani. Enseñó la amarilla a Pussetto (15’), Milik (35’), Albiol (44’), Allan (55’), Stryger (56’), Mertens (58’).

Datos: Encuentro de la 9ª jornada de la Serie A 2018/19 disputado en el Dacia Arena. 22.000 espectadores.


El Napoli llegaba a Udine con la baja de su máximo goleador Insigne, pero salió al campo dispuesto a aprovechar el primer tropiezo de la Juventus en este campeonato para reducir distancias con el líder e impuso su control absoluto de posesión y juego desde los primeros minutos. Poco antes de cumplirse el primer cuarto de hora se adelantó el ex bético Fabián Ruiz, que había entrado a los 3 minutos sustituyendo al lesionado Verdi, con un gran chute colocado y con efecto que desde el pico derecho del área de Scuffet entró por la escuadra contraria.

Los de Ancelotti mantuvieron un juego muy vistoso para seguir controlando el partido a base de pases rápidos y precisos y dispusieron de más ocasiones para ampliar su ventaja, la más clara fue un remate que Zielinski envió al lateral de la red rematando sin oposición en el área pequeña.

El Udinese lo intentaba al contraataque y con un juego muy directo, lo que desesperaba a su creador de juego, Rodrigo De Paul. Pero a fuerza de insistir, en el descuento de la primera mitad llegaron las dos ocasiones más claras para los de Julio Velázquez, con un remate de Pussetto que no logró definir en el área pequeña y a continuación un balón largo controlado por Lasagna, que pese a disponer de metros sin defensores por delante lanzó una volea que se fue a las nubes.

Al principio de la segunda parte cambió el guión: los locales salieron a buscar el empate con insistencia y presionaban mucho más arriba y con más intensidad y los napolitanos se vieron obligados a recular para defender su estrecha ventaja. Pero la falta de precisión en algunos pases y la circulación lenta de balón evidenciaron los problemas para crear juego de los locales, que asumieron unos riesgos que se acabarían materializando en ocasiones visitantes.

En el minuto 78, un penalti por mano de Opoku tras un tiro de Callejón, que confirmó el VAR tras no ver fuera de juego en la jugada, supuso el 0-2 que convirtió Mertens. Ese segundo gol dejó muy tocado al Udinese, que bajó los brazos y vio cómo Marko Rog, que llevaba menos de un minuto en el terreno de juego, sentenciaba con el tercero. Un resultado más abultado de lo que se pudo ver sobre el campo, ya que los blanquinegros siguieron en el partido hasta 10 minutos del final, pero que pudo ser incluso mayor en los minutos finales, controlados de nuevo por los napolitanos.

Antes de la jornada de Champions, el Napoli no desaprovechó la oportunidad que le dio el Genoa al empatar en campo de la Juventus y se sitúa a 4 puntos de un líder que parecía indiscutible. Por su parte, el Udinese continúa su larga racha de malos resultados y necesita sumar con urgencia para evitar acercarse más a la zona de descenso.

Iago Viñas Alonso
MotivaGoal

Los jóvenes tulipanes traen a Holanda de vuelta



En el Mundial de Brasil 2014, Holanda cayó ante Argentina en las semifinales. Los penaltis dejaron a los Robben, Sneijder y Van Persie sin la final de Maracaná. Ese día supuso el fin de un ciclo y el inicio de una larga época de sequía. Los tulipanes se marchitaron y estuvieron casi un lustro sin asomar, hasta que recientemente han aparecido los primeros tallos. Brotes verdes. Esperanza.

Los jóvenes tulipanes golearon 3-0 a Alemania en la Nations League y empataron 1-1 ante Bélgica en un amistoso. Resultados a tener en cuenta ante combinados de prestigio, amén de una Alemania en crisis. De Holanda sorprendió la personalidad, la forma de competir, el posicionamiento y las rápidas transiciones. El trabajo de Ronald Koeman en el banquillo pesa y mucho.

No es la tradicional Holanda de toque y estrellas en sus filas. La principal figura, con permiso de Depay, reside en el colectivo, plasmado en el orden defensivo y el contraataque. Así destrozó a Alemania y compitió contra Bélgica. Koeman utilizó dos sistemas distintos: el tradicional 4-3-3 holandés ante los de Löw y el 5-3-2 frente los diablos rojos. Ambos le funcionaron.

Koeman ha construido una Holanda desde los cimientos. La ha asentado en torno a la solidez defensiva. La oranje puede ser dominada y defender bien gracias al buen nivel de los centrales y el portero. El verdadero cordón de seguridad, el formado por Cillessen, De Vrij, Van Dijk y De Ligt. De Vrij, Van Dijk y De Ligt sobresalen por la altura, garantía en el juego aéreo y el balón parado.

Arriba, los veloces Depay, Quincey y Babel causan estragos. Son perfectos para jugar a la contra. Con espacios, resultan totalmente dañiños. Memphis Depay ha encontrado en el Lyon el fútbol que prometía en el PSV y no explotó en el United. Vive un momento, especialmente, dulce.

También brilla con luz propia, Frankie de Jong, el actual cerebro de la oranje y para muchos años. Excelente nivel técnico y visión de juego. Junto a De Roon, Strootman, Wijnaldum y Blind, que también puede jugar de medio defensivo, Koeman tiene una medular de diversas características. De Jong, con 21 años, tiene un futuro esplendido. Barcelona y Real Madrid le siguen de cerca.

Lo mejor para Holanda es que posee un margen de mejora indudable. Ante Alemania, la media del once fue de 25 años. Una Holanda rejuvenecida, a largo plazo. El presente asoma prometedor, el futuro aún mejor. Los jóvenes tulipanes quieren volver a poner a la oranje en el mapa futbolístico.

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

Piatek, el capocannoniere de la Serie A



Krzysztof Piatek, hasta hace poco un desconocido, ha irrumpido cómo una de las principales sensaciones del inicio de temporada. El delantero polaco de 23 años del Genoa ha dejado maravillada a Italia por su idilio con el gol: 7 tantos en nueve jornadas, pichichi de la Serie A. El nuevo Lewandowski, como se le conoce en el país transalpino, está destacando por una constancia fuera de lo común, por repartir los goles en cada jornada. Partido que ha jugado, partido que ha marcado.

A los siete goles del campeonato doméstico, se unen los cuatro que consiguió en Coppa ante el Lecce. En total, 13 dianas en ocho partidos; 1,6 goles por encuentro, amenazando con alcanzar la barrera de dos por partido, una media fuera de lo común. Sólo Cristiano Ronaldo alcanzó una media similar en el Real Madrid. El portugués, de momento, no ha repetido estos número en la Juventus, pese a haber mejorado en los últimos duelos la marca goleadora. Piatek está eclipsando incluso a Ronaldo. Y no es nada sencillo en un fútbol históricamente de defensas férreas como el italiano, y más jugando en un equipo de nivel medio-bajo que no es un referente de la Serie A.

Piatek está resultando decisivo para que el Genoa respire tranquilo, en mitad de la tabla, alejado a 7 puntos de la zona fatídica. Aún con el objetivo cumplido y con un partido por disputarse ante el Milan, Enrico Preziosi, decidió destituir al técnico Davide Ballardini (cuatro victorias y tres derrotas) tras la derrota ante el Parma. Juric, que ya entrenó y jugó en el Genoa, es el nuevo técnico rossoblu. Habrá que ver cómo afecta este cambio al Genoa y a Piatek.

Las características de Piatek giran en torno al prototipo de delantero clásico, alejado del punta moderno. Un nueve al uso que hace del área su territorio de caza, siempre situado en el momento y lugar oportuno. La finalización, el remate de cabeza y los disparos lejanos, sus puntos fuertes.

El gol es lo que más cotizado y los delanteros, las piezas más deseadas. Es la demarcación que más partida de presupuesto se lleva, aunque siempre hay excepciones. Gangas. Como Piatek. El Genoa lo fichó este verano del Cracovia por 4,5 millones. Este verano, con los grandes llamando a las puertas, Enrico Preziosi sacará tajada. Juventus, Inter y Roma tienen a Piatek apuntado en su agenda. Y también al Barcelona le ha llamado la atención su irrupción.

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

La Juventus mantiene su pleno de victorias en Udine


El líder sigue imparable y se mostró muy superior al Udinese durante todo el encuentro. Sentenció en 4 minutos de la primera mitad con goles de Bentancur y Ronaldo. En la segunda, Scuffet evitó la goleada y los locales evidenciaron sus carencias. Ocho victorias en ocho jornadas para los de Allegri, mientras que el Udinese sufre su tercera derrota consecutiva y se acerca a la zona baja justo antes del parón en el campeonato.

0- Udinese (4-1-4-1): Scuffet; Stryger, Troost-Ekong, Nuytinck, Samir; Behrami (Pussetto 61’); Fofana, Mandragora, De Paul; Barak (Teodorczyk 76’); Lasagna (Vizeu 85’).

2- Juventus (4-3-3): Szczesny; Cancelo, Bonucci, Chiellini, Alex Sandro; Betancur, Pjanic (Barzagli 88’), Matuidi (Emre Can 45’); Dybala (Bernardeschi 65’), Mandzukic, Ronaldo.
Goles: 0-1 Bentancur min.33, 0-2 Ronaldo min.37.

Árbitro: Rosario Abisso. Enseñó la amarilla a De Paul (50’), Samir (79’), Lasagna (82’) y Manzukic (94’).

Datos: Encuentro de la 8ª jornada de la Serie A 2018/19 disputado en el Dacia Arena. 25.000 espectadores.

El duelo de blanquinegros en Udine confirmó las tendencias de ambos equipos, suponiendo la octava victoria en ocho partidos de la Juventus, diez de diez si sumamos los de Champions, y la tercera derrota consecutiva del Udinese, que fue a remolque durante casi todo el partido.

Tras unos primeros 15 minutos de tanteo y algunas alternativas, la Juve encerró al Udinese en su propio campo y empezó a asediar la portería de Scuffet. Aunque en un primer momento sin claro peligro, ya dejaba claro que era cuestión de tiempo.

Poco después de la media hora de juego, en un contraataque después de un córner a favor de los locales, el balón llegó a Cancelo en la banda derecha y el lateral lanzó un buen centro que Bentancur remató de cabeza a placer, al borde del área pequeña sin apenas oposición. Tres minutos después, una buena jugada de Manzukic por la izquierda acabó con un pase atrás a Ronaldo, que lograba el 0-2 con un zurdazo potente y cruzado.

La primera parte acababa con un claro dominio visitante, reflejado en el marcador y en el juego, y el encuentro parecía sentenciado. Incluso sin un juego brillante, los de Allegri se mostraron muy superiores.

En la segunda mitad, el Udinese salió más preocupado de no encajar un resultado demasiado doloroso que de intentar remontar, a lo que el líder respondió ahorrando fuerzas y dominando la posesión del balón sin correr riesgos. Pese a ello, se pudieron ver varias oportunidades de gol claras y Scuffet evitó la goleada en varias ocasiones, especialmente ante disparos de Bernardeschi y Cristiano Ronaldo, como había hecho ante Manzukic en la primera parte.

En definitiva, la Juve hizo valer su calidad y su experiencia para mantener su pleno de puntos, mientras que los de Julio Velázquez sumaron una nueva derrota que les acerca a la zona baja de la tabla, con un calendario aún complicado por delante. Pese a todo, el salmantino declaró sentirse satisfecho con la reacción y el trabajo de unos jugadores que siguen ganando experiencia, aunque criticó la falta de picardía de un equipo muy joven, sobre todo para hacer faltas en algunos montes puntuales.

Iago Viñas Alonso
MotivaGoal

Montaña rusa del Villarreal en Moscú



El Villarreal vivió en Luzhniki una auténtica montaña rusa. Nunca mejor dicho. El submarino se puso dos veces por delante, tenía el partido controlado y parecía que los tres puntos estaban en el bolsillo. Pero en la recta final el Spartak de Moscú remontó con dos goles, la nueva hecatombe estaba a punto de consumarse. Hasta que un penalti transformado por Cazorla rescató un punto. En la última jugada.

El 3-3 plasma el reflejo del actual Villarreal de Calleja. Cuando combina creatividad y pegada sencillamente es letal; pero lo minimiza con una fragilidad defensiva que le hace vulnerable, tal y como ocurrió ante el combinado dirigido por Massimo Carrera. Cómo jugar a la ruleta rusa.

Se han cometido errores de marca e individuales que han costado puntos. Sin embargo, el problema no es sólo la línea defensiva. El principal lastre reside en la defensa en bloque. El Villarreal se muestra especialmente vulnerable en las contras rápidas que exigen un repliegue rápido y ordenado. Los desajustes parten al equipo por la mitad. El sistema de líneas adelantadas de Calleja exige centrales rápidos, algo de lo que carece el Villarreal. Víctor Ruiz, Álvaro, Funes Mori y Bonera no destacan por esta cualidad.

Calleja ha probado distintas variantes tácticas que tampoco han solucionado los problemas. El rombo en el centro del campo es el dibujo preferido del técnico, pero también el menos fiable por dejar desprotegido el exterior. Aunque en Moscú se utilizó el 4-2-3-1 que dio resultado al final de la pasada temporada, el más utilizado anteriormente es el 4-4-2 en línea, sistema por antonomasia del submarino. Tampoco con este encuentra la solución definitiva, pero sí se muestra más fiable.

Ante el Espanyol nueva prueba para un Villarreal que no encuentra el rumbo en este inicio de temporada. Ni tampoco Calleja.

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

Villarreal 0-1 Valladolid. Leo Suárez castiga a su Villarreal


Al Villarreal le catapultó la maldición del cedido. Una volea de Leo Suárez, cedido por el submarino, dio el triunfo al Valladolid ante un Villarreal negado de cara a gol. Gerard Moreno, el más incisivo y desafortunado, falló un penalti en el 83´ pitado mediante el VAR. Segunda victoria seguida del conjunto pucelano, que coge aire. Nefasto bagaje del Villarreal en casa con tres derrotas y un empate.

0- Villarreal CF (4-4-2): Asenjo; Mario (Layún´46), Álvaro, Víctor Ruiz, Jaume Costa (Pedraza´76); Fornals, Trigueros, Funes Mori, Cazorla (Ekambi´65); Gerard Moreno, Bacca.

1- Real Valladolid CF (4-4-2): Masip; Moyano, Kiko Olivas, Calero, Nacho; Antoñito, Míchel (Borja´93), Rubén Alcaraz, Toni (Ivi´84); Leo Suárez (Anuar´69), Cop.
Goles: 0-1 Leo Suárez min.53.

Árbitro: Iglesias Villanueva (Comité gallego). Mostró la amarilla a Mario (34´), Cop (35´), Bacca (44´), Cazorla (60´), Kiko Olivas (83´), Layún (85´) y Nacho (85´)

Datos: Encuentro de la 7ª jornada de La Liga Santander 2018/19 disputado en El Estadio de la Cerámica. 15.602  espectadores.

Es la segunda vez que lo sufre. En la 2006/07 Cazorla, cedido en el Recreativo, dio la estocada al Villarreal en El Madrigal. En esta ocasión fue Leo Suárez el que castigó a un Villarreal que no puso la cláusula del miedo (Enes Ünal si la tenía en el partido de La Cerámica) y lo pagó. Dejando de lado debates sobre la conveniencia de utilizar o no estas cláusulas, el submarino jugó mejor que en anteriores partido en casa, pero pagó la falta de puntería. Lo falló todo, penalti incluido, ni tampoco tuvo la suerte de cara, tiro al palo. Sigue sin conocer la victoria ante su parroquia. 1 punto de 12 posibles en La Cerámica. Preocupante.

Sobre Leo Suárez, Masip y Nacho se asentó la trabajada victoria del Valladolid. Leo Suárez, en los 69´ que jugó, marcó y causó sensación de peligro. Nacho las sacó todas en defensa, cuando subió siempre dio sensación de peligro; pudo coronar su actuación con un gol anulado en el descuento por un dudoso fuera fuera de juego anulado por el VAR. El VAR hizo justicia con el penalti en contra, pero Masip se engrandenció ante el mal penalti tirado por Gerard Moreno. El portero contó con un frontón defensivo que despejó remates, pero cuando no lo hizo sus manos resultaron salvadoras. En definitiva, un Valladolid solvente en defensa, con criterio con el balón y peligroso a la contra que suma la segunda victoria de La Liga, la segunda consecutiva. Ya le ha cogido el puso a la categoría.

En el Villarreal volvió Cazorla al once y se mostró animado desde el inicio, moviendo los hilos y buscando el espacio. La inspiración del asturiano no resultó suficiente sobre todo al inicio, cuando peor lo pasó el Villarreal. Al Valladolid le bastó con estar ordenado, mediante dos líneas de cuatro, para dificultar a un submarino que no encontró huecos en la primera media hora. El Valladolid no sólo defendió, en el ecuador se animó por medio de Cop. Al Villarreal le costó, hasta que en el último cuarto encontró la profundidad y rozó el gol. Gerard inició su particular mal fario, tiro al palo y parada de Masip. 

Tras el descanso Calleja dejó en la caseta a Mario, que había sufrido las intromisiones del Valladolid por su banda, y dio entrada al mexicano Layún. Y cuándo parecía más cerca el 1-0 llegó el 0-1. El karma le dio la oportunidad a Leo Suárez, en Valladolid buscando las oportunidades que no iba a tener en Villarreal y finiquitando al propio Villarreal. Su zurda, en el 53´, enganchó una volea exterior por el palo largo de Asenjo. El Valladolid, reforzado, se replegó e intensificó el cordón defensivo.

Con Bacca desaparecido, sólo Gerard inquietaba. Calleja metió más pólvora dando entrada a Ekambi por Cazorla. Tres delanteros, pero ni con esas. El Villarreal piso el área, centró, disparó; siempre había algún obstáculo blanquivioleta, ya sea algún defensor a Masip. En el 83´ Masip paró la pena máxima a Gerard Moreno, un penalti pitado en el 79´ por manos de Kiko Olivas a remate de cabeza de Funes Mori y resuelto por el VAR mediante unos minutos agónicos. Inicialmente, Iglesias Villanueva señaló córner. Con la ayuda de la tecnología pudo consultarlo y verlo en el vídeo. Pero ni de penalti se salvó el Villarreal. En los siete de añadido Nacho marcó, el tanto fue eliminado por fuera de juego tras consultarlo con el VAR. Dudoso. No fue dudoso el triunfo pucelano. Sí el panorama groguet.

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort



Cuarta victoria consecutiva de la Lazio en casa del Udinese


Tras una primera parte sin ocasiones claras, en la segunda los celestes se adelantaron 0-2 con goles de Acerbi y Correa. Nuytinck hizo el 1-2 con un espectacular remate a diez minutos del final y el Udinese tuvo varias ocasiones para empatar, pero los romanos supieron contemporizar y lograron 3 puntos que les colocan en la zona alta de la tabla.

1- Udinese (4-1-4-1): Scuffet; Samir, Nuytinck, Troost-Ekong, Stryger; Machis (Pussetto ´66); De Paul, Mandragora, Fofana, Barak (Teodorczyc ´72); Lasagna (Vizeu ´87).

2- Lazio (3-5-2): Strakosha; Luiz Felipe (Quissanga ´74), Acerbi, Wallace; Patric, Lulic (Durmisi ´55), Badelj, Parolo, Luis Alberto; Correa, Caicedo (Immobile ´55).
Goles: 0-1 Acerbi min.60, 0-2 Correa min.67, 1-2 Nuytinck min.80.

Árbitro: Fabio Maresca. Enseñó la amarilla a Lulic (42’), Immobile (80’), Badelj (83’), Pussetto (85’), Bastos (87’), Durmisi (89’), Ekong (91’) y Strakosha (97’).

Datos: Encuentro de la 6ª jornada de la Serie A 2018/19 disputado en el Dacia Arena. 20.000 espectadores.

Udinese y Lazio llegaban a la sexta jornada de la Serie A con buenas sensaciones, separados por un punto y luchando por estar en la parte alta de la clasificación. Los celestes de Simone Inzaghi presentaron en Udine un equipo con cinco cambios respecto a la jornada anterior, pensando en el derbi contra la Roma del próximo sábado, mientras el salmantino Julio Velázquez hizo tres variaciones.

La primera mitad estuvo marcada por un juego táctico de mucho control por parte de ambos equipos, que combinaban bien pero sin correr ningún riesgo, por lo que concluyó sin apenas ocasiones de gol.

Todo sucedió en la segunda parte. Los blanquinegros salieron a hacer el mismo juego y dispusieron de las primeras ocasiones, hasta que la Lazio empezó a imponerse y su ligera superioridad acabó traduciéndose en goles. A los 60 minutos, cinco después de la entrada al campo de Immobile y Durmisi, este último provocó una falta en el pico del área que centró Luis Alberto y el rechace de Scuffet cayó a los pies de Acerbi, que logró el 0-1. Poco después fue el argentino Joaquín Correa quien, en una gran jugada individual cerca de la línea de fondo, regateó dos veces al central Larsen para encontrar la red con un tiro raso cruzado.

Tras el 0-2 reaccionó el Udinese, que se volcó al ataque animado por un público que no dejó de cantar en todo el encuentro y por la entrada de Pussetto, Teodorczyk y finalmente Vizeu. Así, en el minuto 80 llegó el 1-2 con un espectacular remate de semichilena del central Nuytinck, tras un centro largo de Rodrigo De Paul.

Los últimos minutos fueron un caos y estuvieron marcados por los nervios, con siete tarjetas amarillas y mucho tiempo perdido. La Lazio supo llevar el tempo ante las constantes embestidas del Udinese, que dispuso de hasta cinco ocasiones para empatar.

Finalmente los de Inzaghi consiguieron su cuarta victoria consecutiva para situarse terceros antes de visitar a la Roma la próxima jornada, mientras que el Udinese se mantiene en mitad de la tabla y viajará a Bolonia. Pese a la derrota, Velázquez calificó el partido de los suyos como el mejor de la temporada y se mostró orgulloso del trabajo de su joven equipo y de la entrega de su afición.

Iago Viñas Alonso
MotivaGoal

Opinión. Cristiano y Messi, niños malcriados



Cómo ya sucediese en los premios de la UEFA, Luka Modric volvió a triunfar en los de la FIFA. El croata ganó el Premio The Best a mejor jugador del mundo, sucediendo a Cristiano Ronaldo, ganador de las dos anteriores ediciones.

Cristiano Ronaldo y Messi fueron los grandes ausentes del The Best, que contó con la plana mayor del fútbol. Messi y Ronaldo ya intuían que no iban a ser coronados y, por esta razón, decidieron quedarse en casa. Messi tan siquiera estaba entre los tres finalistas, mención que recayó en Modric, Cristiano y Salah. Cristiano se olía que el premio volvería a recaer en su ex compañero del Real Madrid, tal y cómo ocurrió hace casi un mes en los galardones de la UEFA.

No acudir les supuso un goteo de críticas. Empezando por la FIFA. Gianni Infantino, su presidente, no ocultó el disgusto de no contar con los astros que han dominado el fútbol en los últimos diez años. Las opiniones de Fabio Capello, Davor Suker y Paolo Maldini iban todas en la misma dirección: falta de respeto, de señorío, de haber ganado demasiado y no saber perder.

Y no les falta razón. Cristiano y Messi hicieron, sencillamente, el ridículo no acudiendo a la gala The Best. No han sido buenos deportistas y buenos compañeros. Para serlo no sólo vale con ganar, levantar trofeos, pulverizar récords y levantar trofeos individuales. Es tan importante saber ganar cómo saber perder. Dar ejemplo y más siendo iconos tan mediáticos. Cristiano y Messi no faltarán a una cita que les dé posibilidades de ganar, pero no dudan en dar plantón cuando son conscientes de que no tienen posibilidades, cómo en los premios de FIFA y UEFA de este año. Su no presencia deshonra y afea el fútbol y es una falta de respeto para los compañeros y rivales que les han hecho ser mejores para alcanzar la cima.

El comportamiento infantil de Messi y Cristiano choca con la humildad y valores de Modric. El croata concibe el fútbol cómo lo que es, un deporte de equipo; comandar desde el centro del campo con su barita mágica y dejar los focos para otros. Este año ha sido la excepción, merecida por cierto. Modric agradece ser valorado a título individual, pero lo que de verdad le llena es el éxito con Croacia y el Real Madrid. Jugar con Croacia una final del Mundial reconoce que es lo más grande que le ha pasado, así como levantar tres Champions seguidas, cuatro en cinco años, con el Real Madrid. Pero Modric no saca pecho. Siempre habla de equipo, no cómo otros que todo lo conciben en un sólo yo; tanto que cuando pierdes te cabreas y menosprecias a los que fueron tus compañeros. Este año UEFA y FIFA han premiado la trayectoria y la constancia por delante de los números. 2018 es el año de Modric, pese a que Cristiano y Messi no les guste.

El croata, que emocionó a su ídolo Boban con un emotivo discurso, baja del trono a Cristiano y Messi, empachados de éxitos y faltos de deportividad. Y aún queda el plato fuerte, el Balón de Oro, el más emocionante en años. Modric llega reforzado. Se espera más protagonismo de los campeones del Mundo, de Francia, especialmente de Varane, Griezmann y Mbappé. ¿Cristiano y Messi? En un principio no parten con ventaja. Veremos. Cómo no acudan tampoco...


Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

Villarreal 0-0 Valencia. Empate a nada


Villarreal y Valencia compartieron miserias en un derbi igualado sin fútbol y goles, disputado bajo un sofocante calor. Bacca, en la primera parte, no atinó en la mejor ocasión de un Villarreal plano y sin ideas. El Valencia aguantó con diez la última media hora por la expulsión de Parejo en el 58´. Con inferioridad, Guedes tuvo la mejor opción ché; Asenjo, con una gran parada, salvó los muebles.

0- Villarreal CF (4-4-2): Asenjo; Mario, Álvaro, Víctor Ruiz, Jaume Costa (Cazorla´73); Layún, Trigueros, Funes Mori, Fornals (Pedraza´64); Gerard Moreno, Bacca (Ekambi´81).

0- Valencia CF (4-4-2): Neto; Piccini, Gabriel Paulista, Diakhaby, Gayá; Ferrán Torres (Guedes´56), Carlos Soler, Parejo, Cheryshev; Gameiro (Coquelin´61), Santi Mina (Batshuayi´46).
Goles: 

Árbitro: Jaime Latre (Comité aragonés). Expulsó a Parejo (58´) y también a Marcelino (58´). Mostró la amarilla a Diakhaby (21´), Víctor Ruiz (32´), Jaume Costa (38´), Layún (63´), Funes Mori (84´), Mario (89´).

Datos: Encuentro de la 5ª jornada de La Liga Santander 2018/19 disputado en El Estadio de la Cerámica. 18.373 espectadores.

El mal inicio de Villarreal y Valencia se vio reflejado en el derbi valenciano. Pasará a la historia como uno de los peores entre groguets y blanquinegros. Predominó el miedo a un nuevo revés. La emoción y adrenalina típicas de los duelos regionales brilló por su ausencia, así como el buen fútbol. Tampoco ayudó el calor, los 31 grados dejó secuelas en jugadores y aficionados. Así no se puede jugar ni disfrutar del fútbol.

Ante la exigencia del calendario, Calleja y Marcelino oxigenaron sus onces. Hubo diversos cambios respecto a los recientes choques europeos. Pero daba igual quién jugara. Desde el principio hasta el final el resultado fue el mismo, aburrimiento. En la primera parte, ni Asenjo y Neto intervinieron. Las ocasiones más claras, del Villarreal. Dos. Álvaro cabeceó alto y Bacca, sólo en la frontal, recibió un centro excelente de Layún, pero se hizo un lío inexplicable de piernas y desaprovechó la ocasión más clara del submarino.

Los centros de Layún, de lo poco potable del submarino, dieron sensación de peligro. Fornals y Trigueros no tuvieron imaginación. Funes Mori repitió de medio defensivo y no desentonó, fue un partido más para sus funciones, destruir. Soler dejó algún detalle y ya. Ferrán Torres no lució el potencial que se le presupone. Gabriel Paulista y Diakhaby sí dejaron síntomas de seguridad. También Álvaro y Víctor Ruiz. Defensivamente, ambos conjuntos mejoraron. Tampoco era difícil con lo romos que estuvieron en ataque.

El soponcio tuvo una tregua provisional con la expulsión de Parejo en el 58´, cuánto menos polémica. Jaime Latre no tuvo dudas. Marcelino también vio la roja por protestar. El Valencia jugó la última media hora en inferioridad con Coquelin, que volvió tras dos meses, junto a Carlos Soler en el doble pivote bajo un 4-4-1-1. El conjunto ché aguantó. Con un poco de orden defensivo le bastó e incluso se animó en ataque. Guedes tuvo la mejor ocasión con un peligroso disparo desde fuera del área. Asenjo, con una gran parada, puso el candado.

El Villarreal no encontró soluciones ni con la inferioridad del Valencia. No está para tirar cohetes. Tampoco generó ni tuvo la ambición necesaria. El atasco, la carencia de ideas se tradujo en casi ningún disparo sobre los tres palos. El Villarreal terminó atacando y sin poner apuros a los de la capital del Turia. El Valencia, replegado, le bastó con un poco de orden para resistir. Entre desencanto terminó un derbi que prolonga las malas sensaciones de dos equipos que pueden y deben hacerlo muchísimo mejor.

Manuel Monfort Marzá
MotivaGoal
Twitter: @Manuelmonfort

Twitter Delicious Digg Stumbleupon Favorites More