El Atlético gana la Europa League de la mano de Griezmann

Los rojiblancos derrotaron al Olympique de Marsella con un doblete del delantero francés

Biografía de Alfredo Di Stéfano

Repasamos la vida profesional de Alfredo Di Stéfano en esta completa biografía. Contiene sus inicios en River Plate y Millonarios, la historia de su fichaje, la tremenda influencia en el Real Madrid de las cinco Copas de Europa, su secuestro, su trayectoria como entrenador...

Reporte Especial: Diego Armando Maradona

Repasamos la carrera del crack argentino. Conoce sus inicios, sus éxitos y sus retos más difíciles a lo largo de su trayectoria profesional.

Alemania, campeona del Mundo


24 años sin ganar el Mundial, demasiado para una máquina diseñada para aplastar. Pese a la sequía, siempre ha estado ahí. En 2002, subcampeona. En 2006 y 2010, tercera. España le apeó de jugar la final en Sudáfrica y también le ganó la final de la Euro 2008. Después de cada caída no se ha descompuesto. Las heridas le han fortalecido, sabiendo que la gloria estaba cerca y ya no volvería a escaparse.

Cuarta Copa del Mundo de Alemania

Alemania se erige como una dignísima sucesora de España. ‘La Roja’ ha perdido el trono, pero el triunfo del toque sigue presente con Alemania. Mérito de Joachim Löw al apostar, firmemente, por esta idea en un país sin esta tradición. Jugando de esta manera, se ha impuesto a todos los obstáculos. Solventó sin problemas la fase de grupos. Sufrió más de lo previsto ante Argelia. Mejoró ante Francia. Le infligió una humillación histórica a Brasil. Y, por último, superó a una muy buena Argentina. Götze, en la segunda parte de la prórroga, entró en el santoral de los héroes. Su golazo vale su peso en oro. Concretamente, los 6 kg. de la preciada copa, la cuarta Copa del Mundo de la ‘mannschaft’. Alemania siempre Alemania.

Quién perdona la paga

La final tuvo emoción de principio a fin. Alemania no impuso su fútbol, en buena medida, por la excelente labor de Argentina. Un equipo que, llama la atención por su imponente delantera, ha destacado más por su enorme despliegue táctico y solvencia defensiva. Según ha avanzado el Mundial, ha crecido hasta convertirse en la Selección más fiable defensivamente. Desde octavos solo un gol encajado –en la final y en la prórroga– que le ha privado de la gloria. La delgada línea roja…

De haber tenido más acierto de cara a puerta, Argentina estaría celebrando el título. Higuaín, Messi y Palacio desperdiciaron tres ocasiones clarísimas de mano a mano ante Neuer. Siempre se preguntarán por qué erraron tres goles cantados. Messi jugó unos primeros 60 minutos de escándalo. Entonces se vio la mejor versión de Leo. Los defensas alemanes sufrieron su velocidad, intensidad y desborde. En la segunda parte, Sabella cambió del 4-4-2 al 4-3-1-2, ubicando a Messi por detrás de Agüero y ‘El Pipita’. Desde ahí sorprendió en los primeros compases de la segunda mitad, justo cuando tuvo su ocasión. A partir del minuto 60, Messi se fue apagando hasta casi irse del partido. En la prórroga, exceptuando el último compás, apareció poco. Tuvo el empate en dos ocasiones que no vieron puerta. La última de ellas, un golpe franco en el último instante que se marchó desviado y, con él, las opciones argentinas.

Argentina contuvo a Alemania

Alemania tuvo la posesión, aunque buena parte de sus ataques se toparon con un muro revestido de azul. Mascherano, un partido más, ofreció otra exhibición en tareas de contención. Apoyado por Biglia y Enzo Pérez, oxigenó a Garay y Demichelis para cerrar las vías de entrada por dentro. Kroos, Özil y Müller no encontraron líneas de pase para conectar con Klose. Las internadas por las bandas crearon más peligro. Howedes fue creciendo según avanzaba el partido. Lahm, un espectáculo. Lo hizo todo bien. Tapar su banda, dar apoyos, irse de su par, poner pases filtrados. El jugador más completo de Alemania, el favorito de Löw. Otro de sus preferidos, Khedira, se lesionó en el calentamiento. Le sustituyó Kramer, pero solo duró media hora. Cayó también lesionado y Schürrle le reemplazó. El equilibrio que la ‘mannschaft’ perdió con la entrada de Schürrle, lo ganó en verticalidad. El del Chelsea dio velocidad y pegada. Estaba bien, pero no era suficiente. Faltaba una pizca más de talento. La solución salió desde el banquillo.

Götze, el héroe

Mario Götze entró en el minuto 89, sin saber que iba a convertirse en héroe el día que todo futbolista sueña con serlo. Empezó el Mundial como titular. Pero una serie de actuaciones por debajo de su nivel le sacaron del once. Todo ha quedado ya olvidado con el tanto más valioso de su vida. Un golazo: carrera de Schürrle por la banda izquierda, centro al primer palo y Götze, sin dejarla caer, controla y bate a Romero por el palo largo. La ejecución de Götze pone de manifiesto lo que es, un talento descomunal. A sus 22 años ya es campeón del Mundo con un golazo suyo.

Alemania alcanza los cuatro entorchados, empatado con Italia, y se sitúa a uno de Brasil. Argentina se queda con dos títulos. También entra en la historia como la primera selección de Europa en ganar una Copa del Mundo en el continente americano. El fútbol vuelve a hablar alemán. 


Manuel Monfort Marzá
Editor - MotivaGoal
manuel.monfort@motivagoal.com
Twitter: @manuelmonfort

Twitter Delicious Digg Stumbleupon Favorites More